Diversidad sexual en la mira del irrespeto social

Promotores de salud del Proyecto HSH-Cuba de todas las provincias del país y el municipio especial de Isla de la Juventud, debatieron sobre el irrespeto a la diversidad sexual, la violencia física y psicológica en todas sus manifestaciones y la exclusión social de aquellas personas que no se ajustan a los patrones heterosexistas arraigados en el imaginario popular cubano.

En su conferencia Diversidad-Sexualidad, Arelys Azcuy, profesora titular de la Universidad Mayor General Máximo Gómez Báez de Ciego de Ávila se refirió a la discriminación, la orientación sexual e identidad de género como principales causas de violencia hacia las personas homosexuales y bisexuales, los cuales quedan en condiciones de riesgos, vulnerabilidad y desventajas ante la población homofóbica.

Agregó que en el contexto actual, el discurso y la atención del Estado hacia la sexualidad erótica se media y centra en la prevención, atención y tratamiento de las Infecciones de Transmisión Sexual, el Virus de Inmunodeficiencia Humana y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (ITS/VIH/SIDA), principalmente, con los mensajes de bien público sobre el necesario uso del preservativo o condón en cada relación sexual.

«Salvo el Centro Nacional de Educación Sexualidad (CENESEX) que aborda políticas a favor de los derechos sexuales y el respeto a la diversidad, ninguna institución del país prioriza la educación sexual en la adolescencia, período en el que el temor a ser homosexual constituye uno de los mayores problemas de salud», puntualizó.

La intervención de Azcuy propició la proyección del cortometraje Camionero, del director Sebastián Miró, que aborda la violencia y sus consecuencias en todas sus manifestaciones, a través de las humillaciones y los maltratos sufridos por un estudiante en un instituto preuniversitario de régimen interno en el campo.

Al respecto, el MSc Pedro Ignacio Chaviano Rodríguez, especialista del Centro de Prevención de las ITS/VIH/SIDA en Villa Clara dijo que refleja una parte de la realidad latente en la sociedad actual, aún cuando ha cambiado la política del país y se hacen disímiles acciones contra la homofobia.

«Muchas leyes quedan en papeles y no se cumplen, la mayoría de los que estamos aquí hemos sido víctimas o testigos de actos violentos, de rechazos e incomprensiones y en esos casos, quienes determinan la solución, la mayoría de las veces no asumen la responsabilidad o se hacen los de la vista gorda», expresó Roberto Joan Reyes Matamoros, coordinador del Proyecto HSH-Cuba en el municipio Arroyo Naranjo en La Habana.

«El ser humano debe buscar disímiles maneras de comunicarse, y según el caso, encontrar la mejor manera de ayudar a la persona afectada porque generalmente son introvertidas, no saben cómo enfrentar o hablar del problema y para resolverlo hay que actuar en consecuencia, pero sabiamente», concluyó Alexey Cuevas Quintana, promotor del equipo provincial del Proyecto HSH en Cienfuegos.

Este viernes el programa del VIII Encuentro del Proyecto HSH-Cuba incluye un panel sobre el sexismo en el lenguaje de género y conferencias referentes a los derechos sexuales e individuales, las expresiones de la sexualidad y la participación del promotor de salud como agente de cambio, y la actividad educativa cultural participativa «el neuro-promotor intranquilo», una iniciativa de la delegación avileña asistente al evento.

Por Delicia Leyva Morales/Invasor Digital

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: