Jóvenes cubanos rinden homenaje a víctimas del Terrorismo de Estado.

Hace 36 años un avión de cubana proveniente de Barbados fue derribado en pleno vuelo a causa de un ataque terrorista dirigido por el asesino confeso Luis Posada Carriles. En ese brutal acto murieron 73 personas a bordo, y otras acciones similares han provocado el fallecimiento de 1478 personas así como discapacidades a 2099.

 Por esos abominables actos el Consejo de Estado estableció en el 2010, este 6 de octubre,  como día de las víctimas del Terrorismo de Estado, una fecha en la que el pueblo cubano se viste de luto para pedir justicia a Washington, exigirle que deje de proteger a terroristas como Posada Carriles y que libere inmediatamente a los cinco luchadores cubanos injustamente encarcelados en territorio norteamericano.

Para recordar esta fecha, se dieron cita cientos de jóvenes cubanos en el Monte de Las Banderas de la Tribuna antiimperialista de La Habana. Allí, justo frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos se realizó una vigía donde una amplia representación del pueblo cubano hizo guardia de honor cargando en sus manos las fotos de las víctimas del terrorismo. Se respiró el reclamo de un pueblo que sufre las vidas que le han sido arrebatadas por el odio.

Estuvieron presentes en el acto, familiares de Los Cinco antiterroristas prisioneros en los Estados Unidos, autoridades diplomáticas y miembros del Comité Internacional por la libertad de Los Cinco.

 Aylí Labañino, hija de Ramón Labañino, leyó al presidente Barack Obama una carta donde pidió hiciera honor al título de premio Nobel de la Paz que le fue conferido poniendo fin a la impunidad y reiteró una vez más el llamado a continuar luchando por el fin de la injusticia.

Desde el Triunfo de la Revolución en 1959, la isla ha sido blanco de asesinatos, secuestros, ataques a funcionarios, bombardeos, invasiones a poblados que han dejado fundamentalmente  víctimas civiles y de cuantas acciones violentas y represivas han podido aplicar las administraciones norteamericanas.

Sin embargo, ni las agresiones más bestiales ni crímenes tan repugnantes como el de Barbados han podido ni podrán jamás matar las ideas por la libertad, la justicia y el honor que guían la lucha del pueblo cubano y mucho menos detener la marcha victoriosa de la Revolución.

Hoy, en el vacío del recuerdo, vemos a aquellos cubanos asesinados en Barbados como luces serenas y firmes, y ciertamente los lloramos una vez más, pero como también dijo Fidel en la Plaza de la Revolución en aquella despedida de los restos de nuestros hermanos caídos: ¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: