La Ceiba conserva patrimonio habanero

Compartir

Salvaguardar el patrimonio musical y audiovisual que se produce más allá del Centro Histórico de la Habana Vieja distingue el quehacer del sello discográfico La Ceiba.

Bajo esta marca de la Oficina del Historiador de la Ciudad, la añeja urbe atesora todo lo bueno que en materia de música, audiolibros infantiles, documentales y otros materiales produce Habana Radio o la división de audiovisuales de la entidad que dirige el doctor Eusebio Leal.

Con apenas dos años de existencia, La Ceiba -que venera el árbol fundacional de San Cristóbal de La Habana-, tiene en su haber tres discos, dos audiolibros y varios documentales, la mayoría de ellos referentes a la historia y la labor de restauración que se acomete en el Centro Histórico de la capital cubana.

La disquera surgió en octubre de 2010 ante la necesidad de Habana Radio de recopilar su acervo, expuesto al público a través de los programas que salen al aire por su frecuencia, en particular los históricos, como uno que condujo el desaparecido doctor José Ramón Cuevas, explicó Alina Llerena Rosell, coordinadora general del proyecto.

A este antecedente se sumó La misa cubana, un disco concebido en aquel entonces por la voz de la habana antigua con la música del compositor y pianista cubano José María Vitier.

Desde entonces comenzó la producción de discos, idea que más tarde derivó en la creación del sello, cuya presentación oficial recayó en el álbum de Canciones amatorias, grabado en el 2006 por el coro Exaudi que dirige la maestra María Felicia Pérez.

Después vendría el homenaje de la cantante Miriam Ramos y el pianista Ernán López-Nussa al célebre músico cubano Ernesto Lecuona, con Siempre en mi corazón (2010), cuya realización corrió sobre una plataforma de jazz que permitió interpretar temas del talentoso compositor y pianista.

Para el tercer fonograma, el protagonismo estuvo a cargo de la popular cantautora Liuba María Hevia con su Naranjo en flor (2012), una especie de homenaje al Tango, género que se caracteriza por lo explosivo de su ritmo y la belleza de sus canciones.

Pero ahí no termina la historia, pues actualmente existen varios proyectos en la agenda como la producción de un álbum sobre la obra del maestro cubano Guido López Gavilán, en coproducción con la disquera nacional Colibrí.

Y como si fuera poco, ya trabajamos en un disco con Lyn Milanés cantando a Sindo Garay, y otro con la soprano Johana Simón interpretando habaneras líricas, adelantó Llerena Rosell.

La música que se produce bajo La Ceiba contiene un alto valor patrimonial, enfatizó la coordinadora general del sello discográfico, mientras advirtió que lo recaudado por la venta de estos discos engrosa los fondos destinados al programa de restauración del Centro Histórico.

No obstante, hay un grupo de CD que se ubican en las bibliotecas de todo el país, escuelas y aulas-museos de la Habana Vieja, al tiempo que en las presentaciones los interesados pueden adquirirlos en moneda nacional a un precio módico, para luego formar parte de las ofertas de la red de tiendas de Habaguanex, acotó Llerena Rosell.

Títulos como Pastorita, alusivo a la vida y obra de la revolucionaria cubana Pastora Nuñez; Restaurando almas, una reseña del acontecer social de la Oficina del Historiador; y Hablemos de la Habana Vieja, la visión de sus habitantes sobre ese entorno en los próximos cinco años, figuran en el catálogo audiovisual que elabora La Ceiba.

La línea del Historiador, por su parte, prevé incorporar a los volúmenes I y II del espacio televisivo Andar La Habana, los primeros programas de su tipo que salieron al aire, agregó Llerena Rosell.

A este paquete debe sumarse en el futuro uno dedicado a los artistas plásticos cubanos, como resultado del programa Luces y Sombras, que sale por la frecuencia de Habana Radio.

Como parte de este proyecto ya están listos tres documentales, uno dedicado a Manuel Alfredo Sosabravo, y otro a Eduardo Roca (Choco), en tanto la serie se iniciará con un trabajo sobre Manuel López Oliva, con el objetivo de difundir estos materiales por la televisión nacional, al igual que Andar La Habana, precisó la especialista.

Por último, y no menos importante resulta la línea de los audiolibros infantiles, un proyecto cuyo antecedente recae en Fátima y el parque de la Fraternidad, un cuento de la autoría del escritor cubano Miguel Barnet, narrado en su voz, y donde los pequeños también pueden seguir la lectura a través de la transcripción del texto.

LIBROS INFANTILES CON VOZ Y SONIDO

Seis cuentos de José Martí, uno de los más ilustres cubanos, recogidos en su libro La Edad de Oro, abrieron el camino de la colección Si yo te contara, una recreación dramatizada de historias que fueron recopiladas por el apóstol para los niños de Nuestra América.

El nombre de estos audiolibros responde a un programa que trasmite Habana Radio todos los sábados por la mañana, dirigido a los niños y protagonizado por ellos, explicó Lisset Ametller Estévez, coordinadora de la línea infantil del sello discográfico La Ceiba.

Tesoros de la Edad de Oro (2011) es el título de esta primera entrega, que al igual que la segunda (2012), referida a los cuentos clásicos más populares entre los pequeños, siempre se acompañan por un elemento gráfico.

En el primer caso, el audiolibro estuvo asociado a un juego de postales con imágenes sobre el largometraje que produce los estudios de animación del Instituto Cubano de Animación e Industria Cinematográfica en torno a la obra de Martí, precisó la también especialista en Comunicación de Habana Radio.

En el segundo, las postales contienen páginas para colorear con una dedicatoria en la cual los niños pueden escribir un mensaje a la persona que desean obsequiar el audiolibro, una idea muy bien recibida por los pequeños, refirió Ametller.

Con una tirada que no rebasa los tres mil ejemplares, estos discos se distinguen por su carácter no comercial, pues siempre llegan a los destinatarios (escuelas, bibliotecas y otros centros de la Habana Vieja) como una cortesía de la emisora o de la Oficina del Historiador.

Durante sus presentaciones, las cuales tienen como sede el teatro de títeres El Arca, ubicado en el Centro Histórico, cada niño recibe un ejemplar de regalo una vez concluida la lectura dramatizada por el mismo equipo que trabajó en la realización del producto, acotó la coordinadora de esta línea infantil.

Pero la magia de las historias contadas a través del sonido y las imágenes también llega a niños con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, gracias al apoyo brindado por el Centro ITS-VIH-SIDA, iniciativa que se extenderá a los hospitales pediátricos del país.

Y como colofón de un proyecto que siempre mira hacia el futuro, Si yo te contara ya prepara una colección sui géneris, que a diferencia de las dos entregas anteriores, no parte de un programa radial.

En esta ocasión, dijo Ametller, proyectamos crear un audiolibro sobre la historia de la música cubana contada por niños y para ellos. El material estará acompañado de un folleto ilustrado, que deberá salir el 28 de enero del próximo año, fecha de fundación de Habana Radio.

En La música cubana: una historia infinita, en proceso de producción, el pequeño Ignacio nos involucra en la rica conversación que sostiene con su guitarra y nos ofrece un recorrido desde los aborígenes hasta mediados del siglo XX.

Con premios en las dos últimas ediciones de la Feria Internacional Cubadisco, la fiesta más importante del disco cubano, el sello La Ceiba ha demostrado con creces que solo el amor engendra la maravilla.

Por Nubia Piqueras Grosso/Juventud Rebelde

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: