Nuevos votos por la vida en la Universidad del Adulto Mayor

Celebrar y venerar la ancianidad es un derecho de los adultos mayores en Cuba y los tuneros que hoy gozan de la tercera edad continúan preparándose a través de las Cátedras del Adulto Mayor y los Círculos de abuelos.

Conocer de la experiencia de los residentes en el reparto Aguilera de esta ciudad del oriente cubano, a casi 700 kilómetros al este de La Habana, nos da la certeza de que “la vida más que la muerte es la que no tiene fin”, como afirmó Gabriel García Márquez en su libro: “El amor en los tiempos del cólera”.

Con un ameno encuentro luego de unas vacaciones de casi tres meses, los integrantes de la Cátedra del Adulto Mayor Alternativa Bolivariana para las Américas, comenzaron su octavo curso escolar.

Esta vez se escucharon risas por la vida que se alarga con mayor calidad, poesías, improvisaciones y la actuación del dúo aficionado de los hermanos Arístides y Francisco Gutiérrez.

Mantener la mente ocupada, evitar trastornos seniles y la sobreprotección del anciano es la motivación y así lo expresó Atanasio Naval, organizador de esa modalidad de estudios y representante del sindicato de la construcción de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), para ese tipo de actividad.

“Nosotros nos proponemos dar clases de salud y conocer de distintas enfermedades como Alzheimer, Diabetes y demás padecimientos. El médico que viene a impartirlas amplía el conocimiento y enseña a combatirlas, para sentirnos mejor, saber qué podemos hacer y qué no.

“Una tarea fundamental que nos hemos trazado aquí en el aula es el estudio de la historia de la localidad, empezando por nuestro reparto y así sucesivamente hasta completar el municipio y la provincia.

“También por el Instituto Nacional de Seguridad Social, se habla de la ley nueva, porque la mayoría somos jubilados, para que podamos reclamar derechos y acerca del cese de la vida laboral.

“vamos a recibir las clases del adulto mayor los dos últimos sábados de cada mes, a partir de las ocho y media de la mañana”.

La licenciada Vicenta Vázquez Cabrera, atiende en el área de salud del policlínico Aquiles Espinosa el Programa del Adulto Mayor. Sobre esta experiencia ella comentó que es importante tener conocimientos acerca de todas las enfermedades que son crónicas, porque con un buen tratamiento, seguimiento y dieta adecuada, pueden prolongar su vida.

Jubilados de varios sectores laborales, en su mayoría del sindicato de la construcción integran esta Cátedra del Adulto Mayor, que por sus resultados es ejemplo en el territorio.

Carmen Berdecía, quien lleva cinco años compartiendo experiencias con este grupo de personas de la tercera edad, asevera: “Ya nosotros aprendemos y conocemos como convivir con cualquier tipo de enfermedad, cómo atendernos, sobrellevar las dietas, tener mayor calidad de vida y prestar mayor atención a la familia, a la sociedad y sabernos valer”.

Fredesvinda Vázquez otra integrante del equipo destacó de sus vivencias que: “todo lo que yo pueda decirte lo mismo de los círculos de abuelos que de la cátedra, es que son maravillosos para nosotros los adultos mayores”

A la sombra de un árbol en el reparto Aguilera de esta ciudad de Las Tunas, se reunieran nuevamente durante este curso escolar cerca de 20 ancianos, casi todos sobrepasan los 70 años y están empeñados en hacer sus días más felices, sintiéndose útiles entre sus seres queridos.

 Por Aleida Naval Santos/Tiempo21

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: