En Cuba: debate sobre consumo cultural y estético juvenil

Investigaciones sobre el consumo cultural y estético de adolescentes y jóvenes abrieron  el abanico temático del IV Taller Internacional sobre Juventud, inaugurado en esta capital con la asistencia de un centenar de especialistas de 10 países.

En el evento Iván García, especialista del Ministerio de Salud Pública, expuso aristas de la relación moda-salud en este grupo etario, influido por el uso de piercings, dientes de oro, tatuajes, siliconas, lentes de contacto con colores y otros artificios que pueden provocar daños a su calidad de vida.

García alertó sobre los perjuicios de la aceptación de ideales estéticos impuestos por los medios y el mercado, los cuales conducen a muchos jóvenes hacia la bulimia, la anorexia nerviosa, y el padecimiento de efectos innecesarios derivados de cirugías estéticas, lipectomías, prótesis mamarias y de glúteos.

Las tecnologías farmacológicas también han provocado una explosión en su consumo, con el uso de esteroides y estimulantes  con fines de belleza física y sexual, acompañados de experimentos como la peligrosa inyección de aceite común, con una secuela de destrucción de los tejidos de las articulaciones.

En otras dimensiones -explicó el especialista-, determinados grupos juveniles, condicionados por la opinión social,  perciben las drogas como estimuladoras de la actividad sexual y nerviosa, y acrecentan el consumo del alcohol y el cigarro sin darse cuenta del daño que representa para su salud.

García calificó de «lastre en el uso de la belleza» las consecuencias nocivas que trae para la masticación y el tejido de la boca la colocación de dientes de oro, cuya elevada conducción térmica llega a desgastar las mandíbulas.

El incremento de estas prácticas, aunque no lleguen a tener implicaciones severas, conduce hasta las consultas médicas a una cantidad significativa de jóvenes, puntualizó.

A partir de un estudio realizado en un Consejo Popular de La Habana, el experto Edislier Verdecia comentó sobre la influencia de patrones foráneos en adolescentes cubanos.

Los resultados arrojaron una marcada preferencia por el reguetón, los audiovisuales adquiridos en formato de DVD y las producciones de televisoras extranjeras.

Como aspecto positivo, estos chicos de entre 12 y 14 años manifestaron cierto gusto por la literatura, los museos, las artes visuales y plásticas, y el deseo de que la televisión nacional genere una programación más entretenida y actual.

Desde su experiencia, Verdecia señaló que es menester preservar la integridad moral de los jóvenes y promover, a través de un trabajo articulado de las instituciones, la auténtica cultura cubana. 

Por ACN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: