Especies de la fauna cubana entre las más pequeñas del mundo

Compartir

Entre las más de 14 mil especies de la fauna cubana figuran algunas consideradas las más pequeñas del mundo, reseña el sitio www.galeon.com, dedicado a la actualización de curiosidades referentes a diversos ámbitos de la nación caribeña.

untitled

El zunzuncito, pájaro mosca o zumbete (mellisuga helenae), que sólo vive en Cuba, está considerada la más pequeña de las aves del mundo con alrededor de seis centímetros de longitud como máximo y un peso promedio de dos gramos.

En vuelo agita sus alas unas 80 veces por segundo y durante el apareamiento hasta 200 veces, por lo que puede alcanzar una velocidad de 114 kilómetros por hora.

Fue descubierto por el naturalista y científico alemán Juan Cristóbal Gundlach en 1844 y se dio a conocer por primera vez en 1850, en el libro «Las Aves de Cuba», del también naturalista y profesor gallego Juan Lembeye.

Su nombre científico, Mellisuga, hace referencia a sus costumbres de succionar miel o néctar y helenae, a Helena Booth, esposa de Carlos Booth, compañero de estudios de Gundlach que lo invitó y alojó en la Isla para estudiar la fauna del país.

También en el Archipiélago reside el anfibio más pequeño del mundo: la rana pigmeo o sapito (sminthillus limbatus) que mide menos de 12 milímetros de longitud.

Se distinguen por su coloración marrón y su patrón de rayas doradas sobre los cantales y dorsolaterales flaqueadas en negro; partes ventrales amarillo intenso y muslos con dos rayas longitudinales amarillas.

A diferencia de las otras ranas no desova en charcas y lagunas, sino que deposita sus huevos en los árboles y debajo de las piedras, con frecuencia protegidos entre la hojarasca del suelo, lugar que conserva la humedad por largo tiempo.

Igualmente, habita en la Ínsula el murciélago más pequeño del mundo, considerado, a la vez, el menor de los mamíferos. El  murciélago mariposa (Nystiellus lepidus) solo pesa dos o tres gramos y mide alrededor de tres centímetros.

Posee un hocico ancho y corto sin hojuela nasal, sus extremidades inferiores son algo grandes, la cola es muy larga, su cráneo es alargado, pequeño y delicado y tiene 38 dientes.

Fue descrito por primera vez en 1855 por el naturalista francés Paul Gervais. Únicamente puede encontrarse en Cuba y las Bahamas y es de origen antillano.

A diferencia de Curiosidades Cubanas y otras páginas web, la enciclopedia digital cubana, EcuRed, lo presenta como el segundo más pequeño del planeta. Entre sus contrincantes más fuertes para llevarse el primer lugar se encuentran el murciélago abejorro de Tailandia o murciélago de nariz de cerdo (Craseonycteris thonglongyai) y la musaraña etrusca o pequeña musaraña europea (Suncus etruscus).

Exclusivamente de la patria de José Martí, la jutía enana (Capromys nanas) es la más pequeña de todos los de este género en el planeta. Es descrita como una rata grande de cola muy larga y pelaje con tonos cremas y amarillos.

Esta especie de roedor histricomorfo sólo se encuentra en la Ciénaga de Zapata, provincia de Matanzas y se cree que está extinta, pues no ha sido vista desde 1937.

Por ACN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: