Mensaje de René González al VIII Coloquio

Compartir
Durante quince años de denodados esfuerzos se ha podido acumular un gran caudal de apoyo en todo el mundo.
Queridos participantes en el Octavo Coloquio Internacional por los Cinco:

No podemos dirigir unas palabras a esta convocatoria sin comenzar agradeciendo el esfuerzo que una vez más realizaron los compañeros de la sede, en esta ocasión multiplicado por el enfrentamiento a las secuelas de la última tormenta tropical que asoló la provincia.
Resultado de esfuerzos tales, sostenidos a través de los años, ha sido este coloquio que ya celebra su octava edición. Sus frutos se ven en los trabajos emprendidos por cada uno de los comités nacionales por los Cinco, en el apoyo a los familiares y en la cada vez más amplia repercusión que esta lucha por la justicia ha tenido en los puntos más lejanos del planeta. Hoy son miles en todo el mundo reclamando nuestra liberación, y es gracias a ustedes y a quienes por ustedes se ven representados aquí que podemos presumir de tan masivo apoyo.
No obstante, y a pesar de los éxitos, esta es también ocasión para repasar lo que nos falta: Hay un solo lugar del planeta sobre el que se hace necesario enfocar nuestros esfuerzos. Sobre él la prensa corporativa ha tenido un éxito enorme al aplicar su muro de silencio sobre el caso. Es el lugar donde realmente se decidirá el desenlace de esta lucha; hogar de los únicos poderes que podrán dar fin a esta prolongada injusticia. Ese lugar, sede del poderoso gobierno  que sobre nosotros ha dejado caer todo el peso de su odio, es el rincón oscuro del planeta sobre el que hay que verter toda la luz de la verdad que seamos capaces de generar sobre el perverso proceso contra los Cinco.
Durante quince años de denodados esfuerzos se ha podido acumular un gran caudal de apoyo en todo el mundo. Hoy, miles de personas de todos los perfiles humanos se han manifestado en solidaridad con nosotros. Toda la energía potencial de ese enorme recurso, que con pasión y trabajo metódico se ha ido juntando, debe de ponerse en función de proyectarse sobre Washington, con toda su fuerza, en un solo instante. En este momento decisivo, es nuestra humilde exhortación que este Coloquio tenga como principalísimo objetivo el lograr que la próxima jornada de acción en Washington sea una contundente demostración que sacuda a la ciudad, durante la cual todo lo que hayamos sido capaces de acumular en recursos humanos y materiales, capacidad de iniciativas o contactos políticos, religiosos y sociales, se ponga a disposición de los compañeros de la solidaridad norteamericana para que el muro de silencio que protege de la verdad a quienes deben de enmendar esta injusticia sea derribado de una vez y por todas. Es el momento de golpear con toda la fuerza y en un punto para que este Coloquio sea el último sin los Cinco.
Les deseamos todo el éxito que merecen y les reiteramos nuestro profundo agradecimiento, admiración y respeto.
Un fuerte abrazo a todos.
René González Sehwerert
25 de noviembre de 2012.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: