El barrio chino en Cuba

Compartir

La primera evidencia de la presencia china en Cuba data de julio de 1847 cuando la fragata Oquendo, procedente del puerto de Amoy, atracó en la bahía habanera transportando a 206 chinos. g-portico-del-barrio-chino-de-la-habana-1812
A mediados del siglo XX el barrio alcanzó su máximo esplendor y llegó a ser el más populosa y famosa de Latinoamérica, con sus comercios y pequeños puestos de ventas de productos, sus periódicos, fiestas tradicionales, danzas, teatro y artes marciales. En relación con ese auge, el escritor Alejo Carpentier comentaba que esos mismos mercaderes acaudalados contrataban en Cantón, Shangai y San Francisco, algunas de las compañías chinas de artes dramáticas más importantes de ese tiempo.
Nuestro Chinatown es uno de los lugares mas visitados de La Habana, preferidos por la profusión de restaurantes de comida china. Con especial concentración en el Cuchillo de Zanja, entre Rayo y San Nicolás.
Puede ser que algún visitante o especialista en comidas chinas se sorprenda al comprobar cómo los restaurantes chinos ofertan comidas de origen chino, que realmente no lo son, como por ejemplo, el arroz frito o el chopsuey de vegetales con carne, cuando ambos platos y otros, no se le reconoce procedencia de la culinaria china asiática. La historia es la siguiente. Cuando la llamada fiebre del oro en los Estados Unidos muchos chinos deslumbrados, el brillo del oro siempre deslumbra, emigraron al país del norte, pero después de varios años y cuando descubrieron que aquel gran país no era el paraíso soñado por ellos, emigraron hacia Cuba muchos chinos californianos, que con algún dinero invirtieron en restaurantes de nombres asiáticos y platos oriundos, no de China sino de San Francisco, California.
Pero esos chinos californianos no solo trajeron sus deliciosas costumbres culinarias, sino que muchos de ellos se vieron implicados en las prácticas de la prostitución, el juego o la introducción de la droga, fundamentalmente el opio, estos hechos practicados por un reducido grupo crearon, un idea negativa sobre los asiáticos en general, pero el tiempo, su trabajo laborioso a lo largo de todo el país, y su fusión dentro de la sociedad cubana, mediante la creación de familias y prestigiosas sociedades, barrió los prejuicios sobre los chinos, y pronto se les vio como verdaderos cubanos participando en la vida social y política del país.
No olvidemos que fueron muchos los chinos que participaron en nuestras guerras independentistas, y de su conducta en el campo insurrecto expresó el patriota Gonzalo de Quesada: “No chino cubano traidor, no hubo chino cubano desertor”.

Por Juan Blas Rodríguez/ radio Enciclopedia

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

0 comentarios en «El barrio chino en Cuba»

  • el 22 de julio de 2013 a las 9:01 AM
    Enlace permanente

    Debemos seguir ilustrando la realidad de nuestra sociedad para que el mundo la conozca, y contrarestar las mentirosas y oportunistas iliustraciones de nuestra sociedad por parte de muchos «ciegos» de los medios que quieren tergiversar nuestra verdad de una sociedad que a pesar del bloqueo criminal es justa y sus niños gosan de una vida sana y alegre. CUBA debe darse a conocer !!!……

    Respuesta

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: