Cuidemos a la linda Cotorra cubana

Compartir

En Cuba la legislación ambiental protege esta especie amenazada a través de la Ley 81 de Medio Ambiente de 1997 y la Resolución 111 del 1996 del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente sobre Regulaciones de la Diversidad Biológica.

cotorra cubana_Amazona leucocephala

 
La Cotorra, científicamente denominada Amazona leucocephala es, con el ya escaso Catey y el desaparecido Guacamayo cubano, la representación de la familia Psittacidae en la floresta de la Isla.
Los Psittacidos tienen en común el cuerpo pesado, la cabeza grande, los picos robustos y completamente curvados, patas fuertes con dos dedos dirigidos hacia atrás y dos hacia adelante que les propician un perfecto agarre mientras están posadas o alimentándose.

Son aves tropicales, con muy vistosos colores, ruidosas, suelen formar grupos, con vuelos relativamente cortos pero rápidos y consumen una amplia gama de semillas y frutos que les ofrece la naturaleza.

cotorra cubana_Amazona Leucocephala

El máster Carlos Peña Rodríguez, especialista en Recursos Naturales del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales y Tecnológicos (CISAT) de la delegación del ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en la provincia de Holguín, señaló que la Cotorra fue descrita por el sueco Carlos Linneo en el siglo XVIII.

Regularmente el ave alcanza unos 30 centímetros de largo, con un plumaje donde predomina el color verde, pero con tonalidades rojas en las mejillas, la garganta y el pecho, blanca la frente, piel desnuda alrededor de los ojos y perpuntes azules en las alas y cola.

Escoge como hábitat áreas forestales bien preservadas, con abundancia de árboles viejos, pero no desdeña sabanas y palmares, en los que encuentra el sustento necesario.

cotorra cubana_Amazona Leucocephala

En el país se estima existen hoy más de 10 mil ejemplares, una población bien menguada en núcleos ubicados en la península de Guanahacabibes, Ciénaga de Zapata, Sierra del Rosario, Isla de la Juventud, Macizo de Guamuhaya, Sierra de Cunagua, Sierra de Najasa, Sierra Maestra y el macizo orogénico Nipe-Sagua-Baracoa.

La característica más notoria de la Cotorra es su capacidad de imitar sonidos, incluidas hasta unas 20 frases completas del habla humana y el reconocimiento de personas, cualidad que constituye su mayor vulnerabilidad y amenaza.

Esta ave es sometida a indiscriminado asedio furtivo, mediante la destrucción de sus nidos y la apropiación de los pichones con fines de mascota y mayoritariamente el comercio ilegal, acto en el cual suelen morir no pocos pequeños ejemplares durante los meses de abril a junio y se pierden nidos que pudieran ser utilizados en nuevas temporadas.

En Cuba la legislación ambiental protege a las especies endémicas amenazadas a través de la Ley 81 de Medio Ambiente de 1997 y la Resolución 111 del 1996 del ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente sobre Regulaciones de la Diversidad Biológica, que establecen regulaciones y penalizaciones por dañar, destruir o acceder a estas especies sin la necesaria autorización.

Otras amenazas para la Cotorra están en la destrucción de sus hábitats por incendios forestales, ciclones tropicales y la deforestación derivada de actividades económicas como la minería, la extracción de madera, el turismo y los programas de cultivo y cosecha del coco y el cacao.

En la provincia de Holguín se reporta la existencia de la Cotorra en los parques nacionales La Mensura – Piloto, Pico Cristal y Alejandro de Humboldt, prácticamente en toda la faja Este de la provincia, pero cada año menos visible, más escasa.

cotorra cubana_Amazona Leucocephala

Por Cuidemos a la linda Cotorra cubana

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: