Permacultura

Compartir

La palabra Permacultura viene de permanente y agricultura – cultura, filosofía practica y fusión única de conocimiento científico y tradicional que aspira a una cultura sustentable.

Comenzó a promoverse bajo este nombre a finales de los años setenta en Australia, donde Bill Mollison y David Holmgren acuñaron a esta palabra para su propuesta de una cultura humana permanentemente sostenible. 

 
La permacultura enseña como observar la dinámica de los ecosistemas naturales para diseñar sistemas productivos que respondan a las necesidades humanas sin degradar a nuestro entorno natural. Tiene el objetivo de integrar plantas, animales, paisajes, construcciones, tecnologías y asentamientos humanos en sistemas armónicos y simbióticos, estableciendo una rica diversidad en flora y fauna, para lograr la estabilidad y resistencia de los sistemas naturales y un mayor potencial para la sustentabilidad económica a largo plazo.

Estos sistemas diseñadas a lo mejor requieren, una vez establecidas, un mínimo de energía, materiales y trabajo para mantenerlos. Al reciclar todos los recursos (incluyendo el desperdicio dentro del sistema), también se intenta de minimizar la contaminación.

Sistemas y diseños inspirados en los principios de la Permacultura se pueden establecer en todas las escalas, en espacios rurales y urbanos, desde campos y ranchos hasta suburbios, ciudades, jardines, escuelas, comunidades y pequeñas unidades productivas. Se pueden aplicar con éxito en muchos climas, incluyendo los trópicos, los desiertos, las montañas y las playas.

Permacultura es una filosofía de diseño integrado, que promueve un desarrollo ecológico y sustentable de los asentamientos humanos. Se ha inspirado en muchas prácticas en todo el mundo, principalmente en los sistemas tradicionales del manejo de la tierra de las diferentes culturas indígenas en el mundo.

Principios básicos para el diseño ecológico
PRINCIPIOS DE ACTITUD
Necesitamos desarrollar un pensamiento integral y holístico, para tomar en cuenta todos los aspectos de un sistema, no solo una parte.

El diseño ecológico e integrado implica el uso intensivo de la información e investigación, en vez de apuntar hacia el uso intensivo de capital y energía. Es la calidad del pensamiento y de la información lo que determina el rendimiento, no el tamaño o la calidad del sitio.

Estas son algunos de los principios de la actitud humana, que tenemos que considerar, si queremos desarrollar la permacultura en nuestra vida:

• La ecología incluye a la humanidad
• Trabajar con la naturaleza, en vez de contra de ella
• Dejar en condiciones mejores todo lo que tocamos
• Convertir problemas en oportunidades…deshechos en recursos
• Todas las situaciones necesitan tratamientos diferentes
• La naturaleza requiere una recompensa por cada regalo
• Saber cuando tenga suficiente
• Cooperación en vez de competencia
• Todo funciona en ambas direcciones…cada ventaja tiene una desventaja, cada problema puede ser un recurso
• Mejor observar, pensar e investigar que trabajar sin necesidad


1. Trabajar con la naturaleza no contra ella.
Ejemplos: En vez de quitar todas las malas hierbas las dejamos para que nos proporcionen un microclima y protección. Control biológico en vez de pesticidas. Uso de recursos renovables –
Actitud social: En general trabajar con y no contra, es una buena guía para aplicar en nuestro entorno social.

2. Convertir problemas en oportunidades, desechos en recursos
Todo trabaja en dos sentidos, todo puede convertirse en un recurso positivo. Esta es una actitud importante para tener hacia todo, muchas veces lo que puede parecer un problema encierra una oportunidad estupenda para algo, sólo tenemos que cambiar nuestra forma de pensar y de enfrentarnos a los problemas, darles la vuelta.

Ejemplos: El viento en un predio puede ser un problema o podemos utilizarlo para generar energía.
Unas rocas grandes en el lugar donde queremos construirnos la casa pueden ser un problema o podemos integrarlas dentro de la casa como elemento decorativo o estructural.

Una mala hierba que aparece de forma abundante puede ser molesta o puede ser un recurso para hacer compost o una fuente de alimentación para nuestras gallinas.

 
3. Mínimo cambio para el máximo efecto
Todas aquellas actividades que realicemos hemos de hacerlas teniendo en cuenta que causemos cambios mínimos en los ecosistemas para lograr grandes efectos o beneficios.
Ejemplos: Al elegir un emplazamiento para un estanque, habrá que hacerlo quizás en lugares donde ya se está juntando el agua, y donde se pueda junta el máximo de agua y se mueva el mínimo de tierra.

4. El rendimiento de un sistema es teóricamente ilimitado
Los límites de rendimiento o el número de usos de los recursos, están únicamente en la información disponible y en nuestra propia imaginación.

Ejemplo: En una huerta siempre podemos aprovechar el espacio de forma más intensiva y utilizar los espacios verticales como vallas o setos para que otras plantas puedan trepar en ellos.
A nivel personal suele ser fácil ver las cualidades de los demás y no las nuestras: tenemos un poder enorme y nos limitamos simplemente por nuestros miedos, hábitos, pensamientos e imaginación.

5. Todo afecta a todo.
En un ecosistema todos los elementos están conectados entre si, un cambio que afecta a uno podrá tener una consecuencia en otros y eso podemos utilizar en nuestro favor.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: