Miles de evacuados por fuerte réplica sísmica de 7,6 en el norte de Chile

Compartir

1211

Un fuerte sismo de 7,6 grados sacudió la noche del miércoles el extremo norte de Chile, un día después de sufrir un terremoto de 8,2 grados. El evento obligó a emitir una nueva alerta de tsunami que incluyó a Perú, pero que posteriormente fue levantada.

El sismo ocurrió a las 11:43 de la noche hora chilena, a 45 kilómetros al sur de la ciudad de Iquique, según el reporte del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (Shoa). Por esta emergencia fueron evacuadas miles de personas en la zona norte de ese país.

Tras la alerta de tsunami que alcanzó a emitirse, la población de las localidades costeras del país fueron evacuadas, especialmente en Arica, Iquique y Antofagasta, las más golpeadas por el terremoto y un tsunami menor en la noche del martes en el norte chileno, y que dejó seis muertos.

Hasta el momento, las autoridades chilenas no reportan víctimas o mayores daños materiales producto del nuevo sismo.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, quien se encontraba revisando los daños en la ciudad de Arica (2.100 km al norte de Santiago), fue evacuada a uno de los cerros de la ciudad.

Los habitantes de las ciudades de Arica e Iquique salieron rápido de sus casas alertados por las sirenas que indicaban la evacuación desde la costa hacia zonas elevadas a más de 30 metros de altura, según imágenes difundidas por la televisión chilena.

Bachelet había declarado el martes a las regiones norteñas de Arica y Tarapacá como zona de catástrofe, y se reunió este miércoles con un comité de emergencia para supervisar la situación y sobrevoló las zonas más afectadas.

 

chile-sismo-afp-020414

 

Evaluando daños

Tras el potente sismo de 8,2 grados y la alerta de tsunami de la noche del martes que se prolongó durante 10 horas y obligó a evacuar a 975.000 personas de toda la costa de Chile, se habían comenzado a evaluar este miércoles los daños estructurales en viviendas, escuelas y hospitales, con el objetivo de garantizar la seguridad y recuperar cuanto antes la normalidad.

En Iquique, la ciudad más cercana al epicentro del sismo de la víspera, y en la aledaña Alto Hospicio, fallecieron por infarto y aplastamiento una mujer y cinco hombres, uno de los cuales fue identificado como ciudadano peruano.

Unas 2.500 viviendas se reportaron con daños en Alto Hospicio, una población con residencias más precarias que Iquique.

En Iquique, se veían techos caídos, ventanales quebrados, y estantes y mercancías en el suelo en los centros comerciales, pero ningún edificio colapsado ni gran destrucción en las calles.

Antes del nuevo sismo, Bachelet había dicho que la prioridad era garantizar el acceso a agua y luz en las casas, servicios que habían ido reponiéndose de forma progresiva durante el día.

La escasez de energía eléctrica y el temor a un nuevo sismo habían desatado un frenesí entre los vecinos de Arica, al norte, por obtener pilas, linternas y alimentos. «No tengo luz en casa, tenía que viajar a Iquique y fue imposible porque suspendieron los vuelos», dijo a la agencia AFP Carla Fernández.

Los supermercados abrieron durante la tarde y en las gasolineras de Iquique se podían ver filas de personas con garrafas para abastecerse de combustible, que era racionado a compras de unos 20 dólares.

Pese a que el tsunami que siguió al sismo del martes fue de poca intensidad, con un ingreso del mar de unos 200 metros en Iquique, en el puerto de la ciudad hubo cerca de 80 embarcaciones dañadas, hundidas y otras arrastradas por el mar hacia el continente.

«Con esta catástrofe no podemos hacer nada, quedamos cesantes y esperamos la ayuda para recuperar nuestras embarcaciones», dijo Eddy Varas, un pescador.

Tras su visita a la zona, Bachelet anunció medidas de apoyo para los pescadores, y el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, aseguró que existían recursos suficientes para hacer frente a la emergencia.

Al ser uno de los países más sísmicos del mundo por encontrarse al límite de una falla geológica, Chile cuenta con altos estándares en construcción antisísmica, y entrena periódicamente a su población con simulacros de evacuación, que en esta ocasión funcionaron sin problemas.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: