“Meñique”, película cubana en 3D, se estrena próximamente

Compartir

menique 1

Por Yimel Díaz

“En un país muy extraño vivió hace mucho tiempo un campesino que tenía tres hijos: Pedro, Pablo y Juancito. Pedro era gordo y grande, de cara colorada, y de pocas entendederas; Pablo era canijo y paliducho, lleno de envidias y de celos; Juancito era lindo como una mujer, y más ligero que un resorte, pero tan chiquitín que se podía esconder en una bota de su padre. Nadie le decía Juan, sino Meñique”.

Así comienza uno de los cuentos publicados por José Martí en su más acariciado proyecto para niños y niñas, la revista La Edad de Oro. Nada de azar hay en los textos propuestos allí por el Héroe Nacional. El proyecto quedó inconcluso con apenas cuatro entregas, pero estas son suficientes para instruir, educar y moldear a los pequeños hasta convertirlos en “gente de bien”.

De entre todos los cuentos de La Edad de Oro, Meñique tiene una importancia significativa. Su historia ha inspirado canciones, espectáculos musicales, libros, historietas, dibujos, y ha fecundado la imaginación de varias generaciones de cubanos entre los que sin dudas está Ernesto Padrón (1948, Cárdenas, Matanzas), director de la primera versión cinematográfica de Meñique que llega en forma de largometraje animado en 3D. La premier tendrá lugar el venidero día 20 y será el regalo del Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica (ICAIC) por el Día de los Niños.

Gracias a un proceso intenso y creativo de animación de figuras volumétricas, los espectadores podrán disfrutar durante la proyección de Meñique de una sensación de tridimensionalidad sin necesidad de los aditamentos especiales que demanda la exhibición de películas 3D, invento muy viejo que ha regresado al circuito cinematográfico mundial.

La dirección, el guión y el diseño de los personajes estuvieron a cargo de Ernesto, creador de animados como Yeyín y el cazador androide y las series Historias con hipo; Conociendo a Martí (Las hermanas, El presidio, Memorias del Hanábana) y Curiosos (Cepillo de dientes, Colores de las estrellas, Los icebergs, Músculos de los ojos…). En su aval aparecen también largometrajes antológicos en la animación cubana como son Elpidio Valdés contra dólar y cañón, Vampiros en La Habana y Más vampiros en La Habana, en los que colaboró con su hermano Juan Padrón, Premio Nacional de Cine y director de esos filmes.

Ernesto Padrón estrenará su largometraje de animación en 3D Meñique el próximo 20 de Julio
Ernesto Padrón estrenará su largometraje de animación en 3D Meñique el próximo 20 de Julio

Años llevaba Ernesto acariciando el sueño de animar la historia del “sabichoso personaje” que venció con astucia al gigante, al rey y a la princesa del cuento. Cuando aún dirigía Zunzun, la revista de los niños cubanos, creó una historieta y esa fue su primera recreación de Meñique. Luego, a pedido de su amigo Tulio Raggi, diseñó los personajes para un animado que nunca se realizó. Finalmente, en 2006, tuvo listo el guión de una versión libre y lo presentó al ICAIC. Dos años más tarde comenzó la puesta en escena.

De inicio pensó en un largometraje animado tradicional (2D o bidimensional). Pero apareció la Señora Arroyo, uno de los personajes añadidos por él en la nueva versión, quien lo sedujo y terminó diseñándola en 3D. Luego recreó con esa técnica algunos ambientes, como el de la favela de pobres que rodea al castillo. La aceptación entre los que disfrutaron de esas primeras Tiras Leikas —así se llama en el mundo cinematográfico a las escenas que se muestran al público para medir impacto— fue tal que terminaron por revolucionar el proceso creativo hasta convertir el proyecto en el primer filme cubano animado totalmente en tres dimensiones.

La mirada inquieta y profunda de Ernesto revela al curioso infante que le alienta y conduce en la búsqueda incesante de respuestas artísticas y tecnológicas.Su vasta cultura le sirve para hilvanar una conversación que, de no ser por su timidez, podría tornarse interminable. Es así que, entre frases, introduce detalles que darían para una historia diferente a la que va contando, como aquella del francés Edouard-René Lefebvre Laboulaye (1811-1883), político, orador y escritor francés, autor de Pulgarcito,“quien, por cierto, fue el que propuso al gobierno de Francia la donación de la Estatua de la Libertad a los Estados Unidos de América. El brazo de la escultura fue paseado por varias ciudades con el propósito de recaudar fondos para esculpir la gigantesca figura”, relata.

MeniLadronaPalacio

“La parte más complicada de una película como Meñique es moldear los personajes, ese el secreto de este tipo de animación. Empleamos un programa llamado Lightware que permite conformar las figuras con polígonos. Es como esculpir con plastilina pero usando herramientas informáticas hasta crear un animado que da una ilusión de tridimensionalidad diferente a la que se consigue en las proyecciones 3D que requiere aditamentos especiales”.

La mayor parte de la película fue realizada en los Estudios de Animación del ICAIC, pero en la fase final (iluminación y composición) fue preciso incorporar especialistas que dominaran y dispusieran de una tecnología que no existe en la isla. Es entonces cuando se integran al proceso Ficción Producciones, TV Galicia y la Fundación Villa del Cine de Venezuela.

“Hubo momentos en que trabajamos con un equipo de 34 personas en España. El programa con que trabajamos el 3D usa cálculos matemáticos e imágenes vectoriales que luego deben traducirse a pixeles para terminar la película. Es un proceso muy complejo que se realiza por capas y recibe el nombre de “redelización”. Esa fue la parte que hicieron los expertos en Galicia. Ellos enviaban, vía correo electrónico,los planos ya montados, yo los revisaba e indicaba las correcciones que hicieran falta”.

“Meñique ha sido una escuela —asegura Padrón—. Fue divertida como ninguna otra película pues cada uno de los desafíos que se nos presentó durante la producción, fueron resueltos sobre la marcha. Pasamos trabajo, pero aprendimos mucho y eso siempre da placer. El cine es una obra colectiva, que suma talentos, pero ningún experto te enseña sus secretos, en este mundo hay que aprender a golpes, equivocándote y regresando al punto de partida. Eso hicimos y logramos una obra de una calidad artística notable y tecnológicamente bien resuelta.”

La producción de Meñique, que ya cuenta con una versión en gallego y se trabaja otra al inglés, comprometió además a más de 150 realizadores cubanos, entre los que se encuentran animadores, moldeadores, iluminadores, pintores, informáticos, actores, músicos…

Las voces que acompañarán a los personajes en el estreno de Meñique son las de los actores cubanos Lieter Ledesma (Meñique), Yoraisy Gómez (Denisse), Corina Mestre (Barrusa), Osvaldo Doimeadiós (Espejo de la Media Naranja), Carlos Ruiz de la Tejera (Edecán), Enrique Molina (Pedro) y Aramís Delgado (Pablo).

El proceso de realización del filme fue largo, pero clasifica entre los estándares del mundo para una obra de su tipo. Wall E, por ejemplo, tardó 6 años, mientras que la primera parte de Shrek, demoró más de 3. El equipo cubano también contó con la colaboración de especialistas y estudiantes de la Universidad de las Ciencias Informáticas de Cuba (UCI).

“El largometraje te viste de largo”, repite Ernesto, y con ello deja abierta la posibilidad infinita de emplear los ambientes y personajes de Meñiqueen otras realizaciones, ya sean cortos, mediometrajes, video juegos… Y también el empleo de los diseños en productos que, como parte del marketing cultural, acompañarán al estreno de Meñique.

Meñique: la música

El ambiente sonoro de un filme resulta vital en el producto final. Bien lo saben realizadores como Ernestoque llevan años en la profesión. Pedirle entonces a Silvio Rodríguez que hiciera los temas originales fue una carta bien jugada. El cantautor compuso los temas que acompañan las peripecias de los cuatro personajes principales: Meñique, la princesa Denisse, Hachibaldo (inspirado en el hacha encantada), y la Señora Arroyo (recreación de la nuez surtidora de agua). Estas canciones fueron orquestadas por Manuel Riveiro, compositor español que va ganando prestigio en el mundo del cine y fueron interpretadas por Ernesto Joel Espinosa (Meñique y Hachibaldo), Anabel López (Denisse) y Miriam Ramos (Señora Arroyo).

Excelentes fueron también las ejecuciones de la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por Enrique Pérez Mesa; del coro Exaudi, liderado por María Felicia Pérez; y del tresero Pancho Amat. Toda esa música fluye armónicamente con la banda sonora diseñada por Edesio Alejandro.

“La música del filme es excelente. Las letras son muy originales y magníficas las orquestaciones deRiveiro, comentó Joel Espinosa. Hay una mezcla perfecta de cubanía y ambiente europeo que recorre toda la película. Se escuchan instrumentales propios del cine, también guaguancós, baladas, güiros, maracas… de todo. Quedas enganchado y con deseos de seguir escuchando”.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=9bo5hrRPUCI&feature=player_embedded]

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: