La energía solar y la salud ambiental

La energía aportada por el sol supera en miles de veces la consumida por las poblaciones humanas, de ahí que invertir para aprovecharla de forma eficiente ocupe hoy día a buena parte del orbe.
Lograr almacenarla para su transformación en electricidad, por medio de paneles fotovoltaicos, por ejemplo, resulta muy provechoso en lugares de alta irradiación, debido a que está considerada una fuente natural inagotable y menos agresiva para el medio ambiente.
De acuerdo con la organización no gubernamental Greenpeace, sólo con dicha tecnología se podrá suministrar electricidad a dos tercios de la población mundial en 2030.
Pronósticos a más largo plazo estiman que su empleo para el 2100 representará el 70 por ciento del gasto de energía.
Sobre las potencialidades de Cuba existen numerosos estudios y proyectos, encaminados al logro del progreso sostenible en una isla signada por intensas temporadas de verano, casi perpetuas durante todo el año.
Según apuntó a la revista Bohemia, Daniel Stolik Novygrod, doctor en Ciencias Físico-Matemáticas y profesor titular de la Facultad de Física en la Universidad de La Habana, este territorio alcanza un promedio de radiación de algo más de mil 800 Kilowatts/hora/metro cuadrado al año.
En el país, precisó el experto, la incidencia solar es bastante uniforme, aunque los sitios que más la reciben están cerca del Golfo de Guacanayabo y en Cienfuegos, entre otros.
Mientras la zona de menor intensidad, dijo, se localiza en El Purial, Guantánamo, y aún así su registro resulta mayor que en el mejor sitio de Alemania.
Justamente en la localidad de Cantarrana, en la Perla del Sur, en agosto último quedó lista la segunda fase del primer parque fotovoltaico, con la cual alcanzará la capacidad de diseño de la instalación, 2,6 megawatts, con 14 mil 100 paneles.
Silvio León Águila, especialista de la Empresa Provincial de Hidroenergía, indicó a la AIN que las celdas quedaron orientadas hacia el sur, con 15 grados de inclinación, para absorber con eficiencia la energía proveniente del Astro Rey.
Cuba invierte en la construcción de parques solares similares al cienfueguero, como parte del programa de desarrollo de fuentes renovables, en áreas de Guantánamo, Santiago de Cuba, Camagüey, Villa Clara, Isla de la Juventud y La Habana.
Con la entrada en funcionamiento de todos ellos se podrá aportar en conjunto una generación anual de 15.5 gigawatts/hora (GWh), y sustituir aproximadamente cuatro mil 948 toneladas de combustible en 12 meses, de acuerdo con especialistas de la empresa de Hidroenergía.
En el territorio cienfueguero existen otros dos proyectos con el fin de montar celdas fotovoltaicas en los municipios de Cruces y Aguada de Pasajeros, con tres y cinco (MW) de potencia, respectivamente, y nueve áreas más recibieron aprobación para su financiamiento.
De igual modo se pretende explotar al máximo tal posibilidad mediante el montaje de unos 170 calentadores en entidades del turismo y la salud, fundamentalmente.
Una muestra deviene el hotel Rancho Luna, el cual dispone de una de las mayores inversiones, con más de un centenar de esos equipos dispuestos en su campo solar.
A nivel mundial la producción de paneles fotovoltaicos crece vertiginosamente, con los fabricantes chinos como líderes en el mercado; mientras los costos se han abaratado alrededor de 100 veces.
Esa variante de generación renovable, unida a la utilización del biogás, la eólica, la hidráulica y la biomasa, constituyen prioridad para el Estado cubano en virtud de un desarrollo energético sostenible

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: