La Ciguapa, en los bosques de Moa

En los bosques de Moa, una de las regiones de mayor biodiversidad de la Isla, ubicada en el Este de la oriental provincia de Holguín, habita la ya muy rara ave conocida por Siguapa.

Es una subespecie en Cuba (Asio stygius), la también llamada Ciguapa o Ciguaya, de hábitos nocturnos semejantes a los de la Lechuza, de menor tamaño que ella y por igual de rapiña.

Las hay en otros sitios del arco antillano y países latinoamericanos, como República Dominicana y en torno a ella se tejen leyendas folclóricas, que la muestran generalmente como mujer desnuda y ataviada solamente con una larga cabellera y los pies al revés, la cual avanza en sentido contrario a lo que dejan sus huellas, aunque también hay versión masculina.

Pero el ave tiene pico corto azulado, color pardo y manchas amarillas, pecho y vientre más claro con puntos rojizos y suele procrear varios polluelos por nidada.

Se trata de una joya de la avifauna cubana de la que muy poco se habla y que convive con otras notables especies de la ornitología cubana como la Cotorra o Amazona leucocephala.

Esos bosques en su estado natural, hoy seriamente afectados por la explotación de los yacimientos de minerales lateríticos ferroniquelíferos, abrigan más de 40 especies aladas, en tanto la repoblación forestal realizada durante años no soluciona aún el aspecto ecológico.

Más del 70 por ciento de tales especies son residentes permanentes de los bosques de pinares, formaciones de galería y pluvial submontano, y de ellas sobre la mitad endémicas de Cuba, mientras el resto, unas los pueblan en invierno y otras en verano.

Entre ellas destacan, por igual, el Pechero, la Bijirita Azul de garganta negra, el Tocororo, el Zorzal Real, el Zunzuncito, el Cao Montero, la Marbella, el Chichinguaco, el Solibio y las palomas Rabiche, Aliblanca y Torcaza Cabeciblanca.

También el Cernícalo, el Gavilán de Monte, la Guacaica, el Judio, la Cartacuba, los Carpinteros Jabado y Verde, el pitirre Guatibere, el Negrito y el tomeguín de la Tierra, por citar algunas.

Precisamente las aves, dentro de los ecosistemas boscosos, resultan de excepcional importancia, pues es la clase de vertebrados cubanos con mayor número de especies y un eslabón vital en su funcionamiento.

Por Alexis Rojas Aguilera

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: