Maní y longevidad

El maní, muy económico y popular, entra en la categoría de los frutos secos. Son aquellos con menos de un 50 por ciento de agua en su composición.

Entre ellos también se encuentran las ciruelas pasas, las semillas de calabaza y girasol, las nueces y las avellanas.

Son ricos en grasas insaturadas, sobre todo las omega 3 así como proteínas y fibra vegetal; vitaminas principalmente del complejo B; minerales, como el fósforo, el magnesio, el cobre, el hierro; antioxidantes como la vitamina E y otros fitoquímicos.

Debido a sus propiedades, su consumo habitual es de gran utilidad en la prevención de múltiples enfermedades.

SUS BUENAS ACCIONES

Debido a la presencia de abundante fibra vegetal, la ingestión de frutos secos provoca un rápido tránsito de los alimentos por las vías digestivas previniendo el estreñimiento, los divertículos intestinales o el cáncer de colon.

Colaboran en la prevención de la osteoporosis, una debilidad de los huesos por falta de calcio.

También retrasan la absorción de los azúcares demorando su absorción y liberando su energía de forma progresiva y así evitar ser convertida en grasa, previniendo la obesidad.

Debido a su contenido en grasas insaturadas como el omega 3 previenen el aumento del colesterol sanguíneo y así mismo favorecen el esfuerzo intelectual por su contenido en fósforo.

NUEVAS EVIDENCIAS

En una investigación realizada en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee y publicada en la revista JAMA Internal Medicine, se pudo comprobar como el consumo de maní puede prolongar los años de vida útil.

Compararon las dietas de más de 200,000 personas de Estados Unidos y China. Los mayores consumidores de frutos secos, incluyendo maní, presentaron un riesgo un 20 por ciento más bajo de fallecimientos prematuros por enfermedades del corazón y otras diversas causas.

Su beneficio sobre la salud cardiaca radica en su composición con propiedades reductoras de inflamación.

ACCESIBLE Y ECONÓMICO

Como el maní está al alcance de todas las razas y niveles socioeconómicos pues es un alimento prácticamente universal y accesible a todos los bolsillos, la sugerencia de aumentar su consumo proporciona un método muy rentable para conservar la salud cardiovascular.

Puede ser considerado como una buena elección para mantener un estilo de vida saludable.

CANTIDAD SUGERIDAS

Se recomienda el consumo de dos cucharadas de maní entero con cáscara cada día, o sea, el equivalente a más de 18 gramos o unas 0.63 onzas.

El maní, de fácil adquisición en nuestro medio y previa fragmentación en el mortero, puede ser pulverizado en una batidora casera y añadido a diversos platos sólidos o líquidos.

Se recomienda su consumo todos los días pues los frutos secos en general deben formar parte de un plan dietético saludable.

CUIDADOS RECOMENDADOS

Las personas deben evitar asociarlos con la sal cuando consumen estos alimentos.

El maní tampoco debe proceder de barras dulces o con cualquier azúcar añadido como sucede con el popular turrón de maní pues de esa forma probablemente se neutralizarían sus beneficios.

UNA VIDA MÁS LARGA

Las enfermedades cardiacas son la segunda causa de fallecimientos en nuestro país.

Por lo tanto, todo aquello favorecedor de la salud del corazón prologa por más tiempo la esperanza de vida útil.

Y el maní también forma parte de todo aquello beneficioso para nuestros corazones.

Por Cubahora

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: