Enigmas, fascinación e importancia de la flora cubana

Cuba cuenta con una de las floras insulares más ricas del mundo. Incluso tal tesoro ha sido reconocido internacionalmente por su privilegiado estado de conservación y elevado grado de endemismo, sin que los botánicos dejen de la mano los peligros enfrentados por la diversidad vegetal de la nación.

Por ejemplo, la doctora Sara Oldfield, secretaria general de la Asociación Internacional de Jardines Botánicos, hace poco expresó que la edición de una nueva publicación cubana sobre las plantas provee información científica y al mismo tiempo atractiva al público.

Oldfield es la autora del prólogo de una monografía bajo el título Las 50 plantas más amenazadas de Cuba, presentado en el Jardín Botánico Nacional.

Sus autores son especialistas de la propia institución y del Jardín Botánico de Holguín, según los cuales los problemas de la diversidad de las especies de la Isla no se restringen a un tipo de planta, hábitat o región.

La selección brindada en el texto coincidió con la campaña Las 50 plantas más amenazadas, concebida por el Subcomité de Conservación de Plantas de la Comisión de Supervivencia de las Especies, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Ofrece información sobre cada una de ellas, características para su identificación, distribución y amenazas, así como una compilación de las acciones en aras de su preservación -en caso de que ya estén en marcha, y las medidas que pudieran contribuir a su cuidado.

Por cierto, el territorio holguinero escogió en octubre de 1988 la llamada Flor de Holguín para que figurara en el escudo provincial, algo de lo que también me enorgullezco de ser promotor desde mi estancia allí durante 11 años.

La Euphorbia podocarpirolia había sido recolectada y descubierta en 1909 por J.F Shafir, en Pinares de Mayarí, pero Jacobo Urbino y un equipo de ecólogos e investigadores de la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente escogieron al Jazmín del Pinar o Manzanillo como la flor representativa.

Los especialistas tuvieron en cuenta que la especie fuera exclusiva de la región nororiental de Cuba, contara con presencia histórica y cultural en esos dominios, además de poseer características de valía estética y escénica.

Según se conoce el hecho histórico de que el látex lechoso de esta planta lo utilizaron los mambises para ocasionarles molestias estomacales a los soldados españoles en las guerras de independencia.

Advierte que es de la familia de la Pascua y la Cardona, por eso quien la cultive y corte para ambientar el hogar debe tratarla con respeto y cuidado debido al efecto que produce la savia de esta flor.

Por Lino Luben Pérez

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: