La guayaba, deliciosa y saludable

Además de sus múltiples usos culinarios y de su olor peculiar que no se puede ocultar, la guayaba posee propiedades beneficiosas para la piel y el sistema digestivo que han sido comprobadas científicamente.

Un dicho popular afirma que el café, la carne de cerdo y la guayaba son imposibles de esconder porque su aroma vence las barreras más insospechadas. Con la sabiduría que siempre encierran estas sentencias nos dirigimos a la última del trío, la guayaba. Nombrarla es transportar la imaginación a su deliciosa mermelada, a los casquitos que tanto afinan con el queso y a las barras que originaron el reconocido y nunca bien ponderado “pan con timba”.

Pero ella no es solo fuente de placer culinario, la guayaba también ofrece bondades ya comprobadas para la salud, aunque su empleo no es patrimonio del presente, sino de la sabiduría de nuestros ancestros.

La guayaba es originaria de América Tropical y con amplia distribución en regiones tropicales y subtropicales del planeta. Su nombre científico es Psidium guajava L y los botánicos la sitúan en la familia Myrtaceae.

Conocida también como guayabo, la planta que da origen al apreciado fruto, es reconocida como un arbusto fácil de identificar por su fina corteza de color cobre.

Sus hojas al triturarse son aromáticas y sus flores son blancas. Las semillas son pequeñas. En algunas variedades se muestran múltiples semillas y otras carecen de ellas. Se le atribuye su amplia distribución por el mundo a la capacidad natural de sus semillas de propagarse y al elevado índice de polinización cruzada, lo que favorece la variedad de formas de sus frutos –ovales, redondos o semejantes a una pera-.

La guayaba fruta es carnosa, con una cáscara delgada que asume colores desde el amarillo hasta el amarillo rojizo. Su aroma se aprecia cuando alcanza la madurez y su pulpa tiene un aspecto granular con variadas tonalidades -blanca, amarilla clara u oscura, rosada y hasta roja-. En estado inmaduro y muy poco tiempo antes de la maduración, el fruto es duro, de color verde y por dentro gomoso y astringente. Al madurar se convierte en jugosa, ácida, semiácida o dulce, y para muchos, muy sabrosa cruda servida en rodajas como postre o en coctel combinada con la piña, la naranja y la fruta bomba, entre otras. En varias regiones de América es muy consumida como postre en forma de mermelada o de cascos en almíbar. En ambos casos la fruta se somete a cocción con azúcar. Las barras gruesas de pasta de guayaba son de alto valor comercial y su jugo resulta una bebida refrescante en los días cálidos. En forma deshidratada, la guayaba es empleada para preparar helados y otros productos de repostería.

En Cuba las hojas de guayaba son empleadas en asados, ¡oh, los asados! colocándose manojos de ellas sobre las brasas con el objetivo de aromatizar las carnes durante el proceso de cocción.

Se considera una de las frutas con mayor contenido de vitaminas. Entre ellas es importante destacar las vitaminas C, A, algunas del complejo B, además de minerales como calcio, fósforo y hierro.

PROPIEDADES ATRIBUIDAS A LA GUAYABA

A la guayaba se le atribuyen diversas propiedades terapéuticas.

De manera tradicional se ha reportado que puede ser útil para erupciones cutáneas, vómitos y para estados depresivos, propiedades aún no confirmadas por la ciencia.

Desde la antigüedad ha sido ampliamente difundido el empleo de sus raíces, corteza, hojas y frutos inmaduros para detener trastornos gastrointestinales como la diarrea y la disentería en muchos países de África y América, incluyendo Cuba. Con estos fines se reportan los cocimientos preparados con sus hojas.

Las hojas trituradas también han sido empleadas en heridas, úlceras e incluso popularmente se reporta que su apreciable contenido en taninos es útil para usarla en el caso de enfermedades infecciosas de la piel como el impétigo.

Otra aplicación descrita de la guayaba es en la estomatología. De forma empírica se ha reportado que masticar sus hojas alivia el dolor de muela y que sus infusiones en forma de gárgaras o enjuagues son efectivas en úlceras bucales, encías inflamadas, afecciones de la garganta y las mucosas orales en general. Sus propiedades antimicrobianas descritas pueden explicar este uso.

PROPIEDADES MEDICINALES DE LA GUAYABA COMPROBADAS POR LA CIENCIA

Las propiedades comprobadas científicamente hasta el momento son: antidiarreica, antimicrobiana y espasmolítica, por ello se ha dirigido su empleo al tracto gastrointestinal, la piel y las mucosas.

Investigadores cubanos desde la pasada década estudiaron y comprobaron el efecto antidiarreico de la especie Psidium guajava L. en forma de Tintura de guayaba. Este preparado se incluye desde entonces en las Formulaciones de productos naturales según el cuadro básico de medicamentos del país que se ofrece en los dispensarios de la red nacional. La Tintura de guayaba es uno de los preparados naturales consumidos con frecuencia por la población cubana y consiste en un extracto alcohólico de hojas secas y maceradas de la planta. El efecto antidiarreico se le atribuye al flavonoide quercetina.

Estudios recientes en clínicas estomatológicas cubanas describen el empleo de fitofármacos para las aftas bucales, gingivitis y estomatitis, siendo la Tintura de guayaba la preparación más utilizada y eficiente con estos fines.

Otra formulación con la que cuentan los dispensarios de la red nacional es el Talco de guayaba como un eficiente antimicótico. Se describe que su composición química rica en vitamina C y taninos permite que recubra satisfactoriamente la piel y favorezca la cicatrización.

Múltiples investigaciones se imponen para continuar conociendo a la guayaba. Es importante no olvidar que cada planta puede contener un sugerente dispensario médico en sus raíces, hojas, cortezas, flores y frutos, en los cuales coexisten variadas sustancias que, aisladas o en conjunto, pueden ser muy útiles al ser humano. Se requiere de continuidad en este quehacer científico con el más noble de los propósitos: aprovechar la naturaleza en beneficio de la salud.

Por Alejandro Silva Rodríguez

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: