“El imperialismo norteamericano es un monstruo que sigue ahí “

Frei Betto en Cuba

El imperialismo norteamericano es un monstruo que sigue ahí y no necesitamos vivir en Estados Unidos para conocer sus entrañas porque hay una hegemonía ideológica capitalista y neoliberal en el planeta.

La afirmación la hizo el dominico brasileño teólogo de la liberación en una entrevista sostenida con periodistas de Prensa Latina en el Palacio de las Convenciones de La Habana, donde participò en la II Conferencia Internacional Con todos y para el bien de todos, sobre la vigencia del pensamiento político de José Martí.

Fue precisamente inspirado en aquella alerta de Martí sobre el expansionismo estadounidense en la inconclusa carta a su amigo Manuel Mercado en la que expresa que “viví en el monstruo y le conozco las entrañas”, que Betto previene de la ofensiva de la derecha continental apoyada por Estados Unidos y los peligros que se ciernen sobre los procesos revolucionarios.

El monstruo sigue ahí, repite, y la prueba más fuerte fue el desplome de la Unión Soviética y el campo socialista del este y aún tendríamos que preguntarnos cómo y por qué sucedió.

Betto indica que el pensamiento político martiano está vigente en la América de hoy porque desde su realidad histórica dibujó líneas universales como el sentido de independentismo, la ética en la política, la valoración de la espiritualidad y el antiimperialismo.

Leer a Martí, señala, es poner una luz a la realidad de hoy en una relación muy complicada porque América Latina fue siempre un continente explotado y colonizado, primero por las potencias europeas y después por Estados Unidos.

Hemos intentado dos caminos después de liberarnos del colonialismo: el de la revolución que solo ha tenido éxito en Cuba, y la movilización popular, pero dentro de los parámetros de la democracia burguesa, expresa.

Frei Betto considera que se ha avanzado bastante en los últimos años, que muchos países lograron elegir jefes de Estado progresistas, y se han conquistado conexiones continentales muy importantes como la Alianza Bolivariana (ALBA), Celac, Unasur.

Pero advierte que se cometieron errores, y desde el punto de vista humano el más fuerte fue no cuidar la organización popular ni el trabajo político y allí entra Martí porque él siempre se preocupó por el tema ideológico.

Ahora, dice, tenemos que hacernos una autocrítica fuerte y preguntarnos cómo vamos a rescatar esos gobiernos progresistas desde el punto de vista de países como Venezuela, Argentina y, Brasil. ¿Cómo evitar en Brasil, por ejemplo, la catástrofe de lo que acaba de suceder en Venezuela y Argentina?

Betto insiste en que en el campo socialista europeo hubo equívocos que llevaron a su desaparición, y ubica en su centro la falla en la participación popular en el proyecto socialista que fue paternalista y, al mismo tiempo autoritario, y que no le dio participación a la gente como protagonista del proceso lo cual provocó que la gente tomara su camino.

Al recomendar aprender de los errores, asegura que no basta que haya un grupo de dirigentes que tenga conciencia revolucionaria porque esta debe estar en cada individuo, en cada joven y que la gente pueda tener una buena autoestima del socialismo. Martí, dice, estuvo muy pendiente de la necesidad de esa formación política.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: