Tercera ronda de la Comisión Bilateral Cuba – Estados Unidos: conferencia de Josefina Vidal Ferreira.

Texto y fotos: Lic. Laura V. Mor, Corresponsal en Cuba del Club de Periodistas Amigos de Cuba (CAPAC) para Resumen Latinoamericano.

 

Habana, 16 de mayo de 2016.-    El 17 de diciembre de 2014 el Presidente Barack Obama y el Comandante Raúl Castro Ruz anunciaban simultáneamente el reinicio de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y el inicio del proceso de “normalización” de la bilateralidad, luego de que el 3 de enero de 1961 Estados Unidos interrumpiese unilateralmente relaciones con la Revolución cubana.  Luego de esos anuncios se ha constituido una Comisión Bilateral como un mecanismo útil a fin de dar seguimiento al avance en dichas relaciones.  Un año y medio después de aquel histórico día se desarrolló en La Habana la tercera ronda de la Comisión Bilateral, a seis meses de transcurrida la última reunión que tuvo lugar en Washington.

Josefina Vidal Ferreira, Directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX), encargada de llevar adelante las negociaciones en el camino hacia la normalización de relaciones con Washington, brindó una conferencia de prensa en el Centro de Prensa Internacional (CPI) a fin de informar el estado de las conversaciones y los avances en la materia a la prensa acreditada en Cuba.

En esta nueva ronda de negociaciones la delegación cubana ha dado cuenta de catorce acciones de carácter financiero que perjudican a Cuba a pesar de los acuerdos establecidos con anterioridad -y que ponen de manifiesto la vigencia del carácter extraterritorial del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba en el año 1962- como ser ceses de operaciones y servicios, cierre de cuentas bancarias en el exterior, rechazo de transferencias y de realización de transacciones en otras monedas debido a la vigencia de multas; así como de seis negativas de servicios comerciales entre los cuales se efectivizaron a Embajadas de Cuba en Namibia, Canadá, Turquía y Austria.

Esta notable persistencia del bloqueo y su extraterritorialidad es una de las principales trabas a la hora de intentar normalizar relaciones; como también lo son la usurpación de la bahía de Guantánamo y la existencia de la base naval y la prisión estadounidense en ese territorio arrendado a perpetuidad contra la voluntad del Pueblo y del gobierno cubano, del cual se exige su legítima devolución.

Otro punto importante y vital para Cuba se refiere a las políticas migratorias preferenciales para ciudadanos cubanos que aún se mantienen vigentes en la administración Obama y que violan los acuerdos en la materia firmados entre ambos países: la Ley de Ajuste Cubano, la política de Pies secos, pies mojados y el Programa PAROLE para el personal de la salud fomentando la inmigración ilegal, no segura y descontrolada de cubanos hacia Estados Unidos; así como el vaciamiento de personal médico en la isla.   Hasta el momento Estados Unidos se niega a poner fin a estas prácticas, a la vez que exige un resarcimiento económico por las expropiaciones de empresas estadounidenses que tuvieron lugar a inicios del proceso revolucionario. Cuba por su parte, exige legítimamente la compensación por los daños causados como resultado de atentados contra sectores estratégicos de la producción nacional, pilares de la economía cubana que generaron al país millonarias pérdidas, además de las ocasionadas tras 55 años de bloqueo y el descongelamiento de las cuentas en el exterior.

Asimismo, se continúa planteando la necesidad de la eliminación por parte de Estados Unidos de las transmisiones radiales y televisivas (específicamente TV y Radio Martí) destinadas al ciudadano cubano -enmarcadas en la política estratégica de cambio de régimen en Cuba para la cual se destina un presupuesto anual de U$S 20 millones-, ya que atentan contra el principio de soberanía y autodeterminación de los Pueblos, a la vez que viola principios de derecho internacional recogidos por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo al que ambos países adhieren.

Josefina Vidal, ratificando “la voluntad del gobierno de Cuba en la construcción de una relación de nuevo tipo entre Cuba y Estados Unidos basada en el diálogo profesional y respetuoso, igualdad y reciprocidad”, explicó las nuevas metas propuestas para los próximos meses de cara a la cuarta ronda de negociaciones de la Comisión Bilateral -programada para septiembre de este año en Washington- referidas a acuerdos en materia de cooperación en salud, agricultura, meteorología, sismología, conservación y manejo de áreas protegidas, enfrentamiento al tráfico de drogas y personas; así como a iniciar diálogos sobre la propiedad intelectual y la protección de marcas y patentes, tema en el que se han presentado conflictos de intereses en los últimos tiempos.

Queda claro que la normalización no implica la ausencia de conflicto ideológico, sino la existencia de espacios de cooperación entre países vecinos, en donde se pueda poner fin a la lógica dominación – hegemonía, tan dicotómica como histórica.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: