En Uruguay homenajean a Ahed Tamimi: mural por la libertad de todas y todos los niños palestinos. Video

Desde diciembre, la joven palestina Ahed Tamimi resiste en la cárcel del sionismo. Convertida en símbolo de rebeldía, representa muy bien lo que podría llamarse, rebeldía cotidiana en la supervivencia de tantos jóvenes, y niños y niñas que nacen y crecen en Palestina ocupada por el sionismo israelí-yanqui.

Texto de Valeria Fariña, Resumen Latinoamericano

No ha habido un segundo en la historia de ese inventado país llamado “Israel”, que ni siquiera se haya acercado a conocer algún resorte de la democracia liberal, plagada ya a esta altura como sabemos, de tantos artificios y engaños como le son necesarios, cuando el cinturón económico y la lucha de los pueblos, aprieta.

Con 16 años, la rebelde Ahed Tamimi, se encumbra en el ejemplo moral de un pueblo, que como lo demuestra en cientos de episodios y hechos de su historia, conoce tanta dignidad y coraje, como la usurpación y desfachatada ocupación que han sufrido.

Interrogan esos niños y niñas, esas mujeres y esos hombres palestinos, que no pueden nuestros pueblos más que agradecerles el camino recorrido y la esperanza sembrada. No bajar los brazos, decir la verdad, denunciar el sionismo y entregar la vida, son el destello de ese hermano pueblo, que ha recibido tanto bombazos de la dupla sionista (Israel-EE.UU), que a cualquier enterado internacional, conmueven hasta el alma.

Cuando Ahed se convierte en ícono, decimos que resulta lo más bellamente representativo de esa juventud, que a pedradas contra tanques y sopapeando a militares sionistas entrenados hasta el hastío, está dispuesta a continuar batallando; que en este caso, es decir, resistiendo, nada más y nada menos, que a la ocupación que los gendarmes y dueños del mundo, han hecho de su tierra.

Esos financistas, y a la vez grandes beneficiados de las guerras, cuentan necesariamente hoy, no sólo con los soldados y militares sionistas; adiestrados en las doctrinas del fascismo-nazismo, ejecutores de métodos de torturas, en fin, salvajes y rústicas bestias lanzadas al terreno para aniquilar a la población, sino también con una de las mejores hazañas de la resistencia: la vergüenza internacional de recibir una cachetada de Ahed, una joven CONSECUENTE, así con mayúscula.

Llevarla detenida desató una ola de solidaridad internacional, que algunos creían pasada de moda.

Este episodio que recorrió el mundo, sonroja en nuestro querido Uruguay, a muchos predicadores de derrotas que pisan sobre su pasado, convirtiendo su presente en un diminuto acto, del que aún no están avisados.

Muchos de esos, sumados a los otros que desde 1948 apoyan esa mentira histórica conocida como “Israel” –la delegación de Uruguay votó afirmativamente en la ONU la creación de esa mentira-, hoy se codean con el sionismo, y hacen un deliberado silencio frente a la violación de Derechos de Humanos que comete el sionismo contra las y los niños palestinos.

Aun así, en Uruguay también existe desde hace décadas la solidaridad internacional. Y ésta toma fuerza cada vez que un mamarracho, de esos que festejan los grandes medios, se comete en nombre de quien sabe que justicia; acaso sea la de quienes siendo menos, más son los que se benefician de ella.

Lo cierto es que el movimiento popular uruguayo, pendiente del ultraje a Palestina, ha sostenido en diversas jornadas, la solidaridad con el hermano pueblo en lucha. Y a fines de enero, el Comité Palestina-Uruguay organizó una jornada especial de homenaje a Ahed Tamimi, en la que también se rindió un necesario reconocimiento y cariño, a todas las niñas y niños que el sionismo; cobarde y genocida, tiene encerrados tras sus rejas.

De manera que en los alrededores del Palacio Legislativo, se dispuso la confección colectiva de un mural para todos y todas ellas, demostrando que no han podido acallarlos.

La jornada fue acompañada por la actuación de Títeres-Girasol, una maravillosa dupla que creativamente compartió su espectáculo, en el que reafirmó el reclamo urgente de libertad para todas las y los presos.

Además, dijeron los convocantes, se continuará con la campaña de solidaridad a partir de nuevas actividades, que confirmarán en próximas semanas.

Faltaría acaso decir para finalizar, que la cachetada de Ahed, sembrada en el más acendrado amor a su tierra ancestral, la condena sin lugar a dudas: a ser una joven profundamente optimista y seriamente comprometida con el futuro de su patria.

Cuando la mejor forma de decir es hacer, el ejemplo se multiplica, crece a raudales e inunda de fulgor los ánimos. Ahed, lo decimos conscientes de que no escatimamos en ello, se ha convertido en una heroína internacional, y posiblemente sea una clara demostración de cuán importante es sostener la moral en alto; preservar el rumbo ideológico, y más aún, creer en lo que se dice y hacer lo que se piensa.


 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: