No al racismo de Trump: Comunicado del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos

Repudiamos con toda nuestra energía las declaraciones de odio y racismo del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump sobre los inmigrantes de Haití, El Salvador y países de África.

La ofensa, el desprecio y el odio racista fueron expresados en una reunión sobre temas migratorios realizada el jueves 11 de enero en la Casa Blanca ante congresistas de ambos partidos. Trump dijo: «¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?», y agregó que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones.

Los gobiernos de El Salvador, Haití, la Unión Africana, El Vaticano, la ONU, el gobierno de Cuba han rechazado las declaraciones ofensivas.

Trump ha mentido nuevamente al mundo intentando negar sus propias palabras. El senador demócrata Dick Durbin, presente en el encuentro, reiteró que el presidente se refirió repetidamente a «países de mierda» durante la reunión. Trump «tuiteó al dia siguiente negando que utilizó esas palabras. No es verdad. Él dijo esas cosas llenas de odio, y las dijo repetidamente (…). Hizo esas declaraciones viles y vulgares, llamando a esas naciones países de mierda», dijo Durbin a la red MSNB.

En dicha reunión dos senadores presentaban un proyecto de ley migratoria para otorgar visados a algunos de los inmigrantes de países que han sido retirados del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

El gobierno de Haití consideró «inaceptables» y «racistas» las declaraciones. «El gobierno haitiano condena con la mayor firmeza estas declaraciones desagradables y abyectas que, de ser probadas, serían inaceptables en todos los sentidos porque reflejan una visión simplista y racista completamente equivocada». En la nota, Haití dijo estar «profundamente indignado y sobresaltado por el tenor de las declaraciones, que no han sido desmentidas oficialmente».

La Cancillería salvadoreña esperó «prudentemente» a que se produjera un pronunciamiento oficial de Washington para «aclarar o desmentir» las declaraciones. Sin embargo, únicamente a través de las redes sociales han trascendido algunas reacciones de Trump que confirman «implícitamente» el uso de términos «en menoscabo de la dignidad de El Salvador» y de otros países.

La gobierno de El Salvador expresó su «profundo rechazo» a las afirmaciones de Trump y ha enviado a Washington una nota de protesta en la que destaca «el alto valor de los salvadoreños y las salvadoreñas», y recuerda a EE.UU. su contribución a la reconstrucción del Pentágono tras el 11-S, así como a la de Nueva Orleans tras el devastador huracán Katrina, además de su papel en numerosas misiones de paz a nivel internacional. El Salvador demanda «respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo».

El portavoz de la oficina de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Rupert Colville, calificó de escandalosas, vergonzosas y racistas las palabras de Trump.

En este contexto congresistas republicanos elaboran un proyecto de ley en la Cámara de Representantes para reducir el número de inmigrantes que entran a Estados Unidos y permitir la detención de menores que cruzan la frontera con sus padres.

Corren peligro de ser devueltos a sus países cerca de 700 mil trabajadores inmigrantes, entre ellos miles de niños.

Martí se refería al imperio cuando señalaba: «Ese norte revuelto y brutal que nos desprecia».

Expresamos nuestra profunda solidaridad con los pueblos de Haití, El Salvador y los países de África. Con todos los inmigrantes que en estos momentos son perseguidos, despreciados y deportados por el gobierno racista de Trump.

Comité Internacional, Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos

13 de Enero de 2017

Foto: Bill Hackwell.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: