Campañas mediáticas contra Cuba

Compartir

Las bases de la agresiva campaña mediática contra Cuba están contenidas desde hace más de 50 años en El arte de la Inteligencia, un best-seller de Allen W. Dulles, fundador e ideólogo de la CIA.

En estos últimos meses, las mirillas y altavoces-más los altavoces que las mirillas- de los grandes medios de comunicación se han enfrascado en desacreditar la Revolución cubana. Los medios satanizan y cuestionan a diario las decisiones, las noticias y hasta los amigos de Cuba.

Twitter y algunos blogs, son unas de las nuevas superarmas “aniquiladoras” de ideas revolucionarias. Parece una escobita nueva, pero no es más que un déjà vu*, la estrategia es la misma desde hace décadas, cuando la mirada entonces se centraba en la antigua Unión Soviética.

El propio fundador y por años director de la CIA, Allen W. Dulles, trazó las líneas que, desde el siglo pasado y hasta este minuto, se aplican en contra de cualquier proyecto que se interponga en sus intereses geopolíticos. Aquí la cita que se encuentra disponible en muchas fuentes y que en nuestro caso tomamos de una referencia de Rodolfo Walsh:

“Sembrando el caos en la Unión Soviética, sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia.

“De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas, que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad.

“En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas, innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos, y ante todo el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.

“Solo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarles, desacreditarles y señalarles como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos.”

Estos fragmentos no dejan lugar alguno a la imaginación. No es necesario ganar un Nobel para traspolar Rusia por Cuba y… voilá. Mentiras que ansían convertirse en verdad, caras nuevas, modus operandi de estreno, pero el dinero y la estrategia de donde mismo…del antiguo centro laboral de Dulles. ¿Por qué todo resulta tan conocido?…déjà vu.

Tomado de: http://epoca2.lajiribilla.cu/2010/n466_04/466_42.html

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: