Enrique Ubieta: “Si un gobierno es acosado por el imperialismo, o perece o se radicaliza”

Enrique Ubieta es ensayista y periodista cubano. Director de la publicación “La calle del medio” y uno de los intelectuales destacados de la Isla, cultor del pensamiento crítica y defensor de la Revolución cubana, de su pueblo y su gobierno en todos los ámbitos en que le toca actuar.

Recientemente estuvimos con Ubieta en la Cumbre de los Pueblos en Lima, y esto es lo que señaló para Resumen Latinoamericano.

RESUMEN LATINOAMERICANO: ¿Ubieta, cuál es la importancia de dar la batalla ideológica en los momentos difíciles y complejos que se viven en América Latina?

ENRIQUE UBIETA: La situación que vive Cuba es peculiar con respecto a la que transita el resto de los países. En la mayoría de los procesos progresistas y revolucionarios que están sucediendo hoy en América Latina, es menos importante la posición ideológica de cada ciudadano que su posición política. Es decir, se está a favor de esos cambios, en un sentido general vota a favor del gobierno, y ese voto es muy importante, es la primera meta que se está tratando de lograr, y el aspecto ideológico pasa a un segundo plano, aunque desde luego hay ideologías que son inadmisibles. El caso de Cuba es diferente, nosotros hemos hecho una revolución socialista que ya tiene 60 años.

Empecemos por lo más importante: tenemos el poder, y de hecho, nosotros ya estamos construyendo un sistema social con la perspectiva socialista. Esto implica que también tenemos que fortalecer la ideología interna, paradójicamente en un momento en el que existe una diversidad -que siempre ha existido pero ahora es más notoria- en la población cubana. Esta diversidad está creada por dos motivos fundamentales: el primero es el hecho de que la revolución ha cultivado la individualidad, esa cosa maniquea de pensar que las revoluciones se hacen sólo para realizar proyecto sociales es un error, la revoluciones se hacen para permitir que cada individualidad se desarrolle plenamente. Entonces, en Cuba hay una explosión de individualidades, y eso es una gran virtud de la revolución. Pero también hemos tenido que aplicar políticas internas, que son necesarias e imprescindibles, es decir, no hay un camino único para construir el socialismo y menos aún en las circunstancias que nosotros nos encontramos, de absoluta soledad.

Nosotros hemos abierto algunos espacios para la pequeña propiedad privada, y eso crea diversidad de intereses, yo no sólo de individuos. Tenemos que lograr un consenso social, que no está ya en torno a la palabra de un genio político que fue Fidel Castro, con una enorme virtud, que era la de haber hecho una revolución, el prestigio de haber estado en primera línea en todos los momentos importantes, en todos los momentos difíciles y haber conducido victoriosamente al país durante tantos años. Hoy nos enfrentamos a un momento en que ese líder no está, hay una diversidad de opiniones, de sentimientos y de intereses tal vez, y nosotros aunando esa diversidad, porque tenemos que mantener un consenso social en un nivel diferente al anterior. Debemos, sin embargo,  conservar y fortalecer la ideología revolucionaria. Ahí es donde viene el trabajo del imperialismo, que está intentando aprovechar lo que fue una conquista de la revolución, que ellos lo entienden como una posibilidad de debilidad o de un hueco por donde pueden entrar. Es decir, ellos quieren aprovecharse de esa diversidad para fomentar la división, oponer a los jóvenes con los viejos, oponer a lo privado contra lo estatal, oponer una supuesta “sociedad civil” a la institucionalidad que ha creado la revolución, que es además la que envidia toda América Latina, la que no tienen los pueblos latinoamericanos para crearse una cultura y una vida más feliz y estable.

RL: ¿Hay peligro de un Gorbachov en Cuba?

EU: Yo creo que no, aunque siempre hay que estar alertas. En Cuba hay una unidad grande en torno a un consenso logrado, existen documentos que se discutieron y aprobaron con el pueblo, el problema es que hay que respetar esos consensos, aquí nadie puede venir a dar una receta al margen de ese acuerdo. Muchas veces, los que pretenden que Cuba “profundice los cambios” están viéndolo fuera del consenso, y podrían también haber diferentes interpretaciones de esos lineamientos, pero yo creo que en la batalla de ideas, es muy importante que los revolucionarios estemos a la vanguardia. En el seno de los revolucionarios hay dos segmentos, una vanguardia, mucho más consciente, más activa, y un grupo mayoritario de personas que está con la revolución pero que también necesita cierta guía, eso pasa en todas partes en la historia, por eso es muy importante que esa vanguardia esté consciente de su papel y de los peligros que estamos enfrentando.

RL: Decías recién que esto era para Cuba, pero que para el resto del Continente a lo mejor era importante no desestimar lo ideológico pero sí avanzar en políticas concretas y obtener triunfos desde éstas, aunque no esté consolidado todo lo que se necesita a nivel ideológico. Ahora, ¿esto no es un peligro?, en el sentido de que ya lo hemos pasado, con ciertas variantes del progresismo que llegaron con el voto de la izquierda y después frustraron los procesos.

EU: Nuestro gran aliado en ese sentido es el imperialismo. Un gobierno de aspecto amplio que llega al poder, empieza a tomar medidas a favor del pueblo e inmediatamente va a ser atacado por el imperialismo y va a hacer acosado, y tiene dos únicas opciones: o perece, o se radicaliza. Eso lo hemos aprendido también de la historia reciente de América Latina, y queda por supuesto, en los máximos dirigentes de esos procesos, esa comprensión.

RL: ¿Esto vale para el futuro?

EU: Esto vale absolutamente para el futuro.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: