El aniversario de los CDR: Una fiesta popular

Texto: Laura V. Mor / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

Fotos: Yaimi Ravelo Rojas.

La Habana, 28 de septiembre de 2018.- El 28 de septiembre de 1960 Fidel, quien había acabado de llegar de Naciones Unidas, estaba pronunciando un discurso frente a lo que era en aquel entonces el Palacio Presidencial (hoy Museo de la Revolución), cuando su inigualable oratoria se vio interrumpida por unos estruendosos estallidos. Terroristas financiados por el gobierno de Eisenhower habían detonado artefactos explosivos en medio de la multitud.

“Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo”, afirmó Fidel ante la multitud enardecida ante lo ocurrido.

Esa misma noche sin más, quedaron constituidos los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), ese sistema de vigilancia colectivo impulsado por Fidel como respuesta popular al terrorismo que Estados Unidos venía ejerciendo sistemáticamente contra el país.

Organizados territorialmente en cuadras, zonas, municipios, provincias y nación los CDR se han encargado por 58 años del trabajo con las personas y de canalizar de forma directa las necesidades de la ciudadanía.

Si bien las tareas iniciales de esta organización no gubernamental dada la necesidad histórica fueron las de vigilancia revolucionaria, con el tiempo fueron adicionando otras tareas de interés popular como ser el trabajo voluntario, desarrollo de campañas de salud y protección del medio ambiente, jugando un rol vital en la movilización de la ciudadanía para actuar en actividades de prevención y recuperación tras desastres naturales, como pudimos observar tras el paso del huracán Irma el año pasado.

Los CDR cuentan con 7.600.000 “cederistas” a lo largo de toda Cuba y tienen la particularidad de ser ad honorem, ya que sus dirigentes no cobran salario alguno por su actividad, son propuestos y electos por sus vecinos, quienes a su vez financian su funcionamiento.

Se celebra un nuevo aniversario de su creación y en cada barrio es un día que no pasa desapercibido.

Desde la mañana del 27 los barrios se sienten alborotados. Esa noche es la celebración y todos los vecinos participan. Desde días antes se recolecta entre los mismos vecinos alguna vianda que sirva para condimentar la famosa caldosa (*). Quien puede además colabora con algunos pesos cubanos para comprar el “cake”, los dulces y los refrescos para los niños, así como la cabeza de puerco que será la vedette del típico plato cubano.

Desde temprano en la mañana se van preparando los vecinos. Unos serán los encargados de cocinar, otros de adornar el barrio con banderas cubanas, algunos de ir a comprar lo necesario, otros de pasar música y hasta alguno que otro de animar la fiesta con actividades para los más pequeños y recitales en vivo para los más grandes.

Ya alrededor de las 9 de la noche todo está listo en el barrio para celebrar colectivamente. Banderas cubanas adornan vestíbulos, zaguanes y balcones, la música cubana inunda las calles, contagiando la alegría.

Bebidas, refrescos, dulces, panecitos con pasta, croquetas, galletitas, caramelos y todo lo demás que han aportado los vecinos se comparte hasta que se escucha “ya se va a dar la caldosa” y empieza la fila india. Los vecinos se acercan con sus pozuelos, platos, vasos y hasta alguna cacerola si son muchos integrantes en la familia. ¡Nadie se quiere perder la caldosa!No importa si ese día la jornada fue dura o si a la mañana siguiente hay que levantarse temprano para ir a la escuela o al centro de trabajo, es día de celebrar y celebrarse, de saberse parte y sentirse “en casa”.

Cada quien según su capacidad es la premisa de una fiesta por demás popular y única, en donde año a año el pueblo en unidad y camaradería espera con baile, música y mucha alegría que el reloj marque las 12 y se inicie un nuevo aniversario de esa organización que los identifica y que continuará haciendo historia.

 

Nota

(*) Plato tradicional cubano elaborado a base de viandas, carnes, especias y gran diversidad de vegetales, también conocido como ajiaco o sancocho.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

0 comentarios en «El aniversario de los CDR: Una fiesta popular»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: