Catalunya: Aina Tella y María Sirvent, de la CUP denuncian la farsa del juicio a los presos políticos

Texto de Carlos Aznárez, Resumen Latinoamericano

Las luchadoras catalanas María Sirvent, diputada del Parlament  y Aina Tella, responsable de internacionales, ambas por la Candidatura de Unidad Popular (CUP), organización independentista que reivindica la República Catalana, estuvieron con Resumen Latinoamericano en Caracas, en el marco de la Asamblea Internacional de los Pueblos.

Con ellas dialogamos sobre la situación en Catalunya, el juicio-farsa a los presos políticos independentistas por parte de los jueces españoles, y también recogimos su opinión sobre lo que ocurre en Venezuela, ya que ambas proclamaron su solidaridad con el pueblo y gobierno del país caribeño.

-Catalunya atraviesa un momento delicado porque se está llevando adelante el juicio a los presos y presas políticos catalanes y queríamos tener una evaluación de ustedes sobre ello y cómo puede derivar lo que pueda ocurrir con esta criminalización de las y los luchadores independentistas.

-Aina Tella: Nosotros leemos este momento como un “castigo ejemplar” a los miembros del gobierno que decidieron hacer frente al Estado y a los miembros de las principales organizaciones civiles que se sumaron a esa dinamización y celebración del Referéndum y que atacaron a la unidad de España. Esto ha derivado en un juicio político  con unas penas que se esperan que sean muy altas para precisamente evitar que no solo en Catalunya no se avance en el proceso de autodeterminación, sino que cualquier pueblo del Estado Español no piense en la posibilidad de abrir un frente como se abrió en Catalunya en ese sentido.

-O sea, que ya están condenados de antemano, ahí hay una venganza clara contra quienes de alguna manera fueron los dirigentes, responsables de la convocatoria a votar en un referendum. Esto tan simple como es el derecho a participar, el fascismo español lo vende en el exterior como sedición y rebelión.

-Aina Tella: Claro, totalmente. Se lee, se ve, por los escritos de la abogacía del Estado, de la fiscalía, de los mismo jueces, de la denuncia de la acusación popular, que se basa todo no en hechos reales, sino en una sed de venganza, porque los escritos supuran franquismo, vocabulario franquista, antidemocrático, y están juzgando los pensamientos, la ideología, de las personas, no a los hechos. Se está juzgando lo que podrían haber hecho, nunca lo que han hecho, porque no hubo en cualquier caso ningún acto de rebelión tal  como la Constitución española lo describe, que se requiere de violencia.

-¿Cómo ha respondido el gobierno catalán frente a este juicio farsa que se está celebrando en Madrid?

-Maria Sirven: Desde una defensa popular, más allá de la que se está produciendo en la sala por parte de lo abogados, se está utilizando este juicio político por parte de la población como un medio de agitación política. Lo que se está haciendo es sacar de la sala los argumentos por los cuales nosotros queremos seguir luchando por objetivos políticos que han llevado a estos compañeros a sufrir esta represión por parte del Estado. Eso hace que cada vez más gente vea en el ejercicio del derecho a la autodeterminación y el proceso de construcción nacional y transformación social una oportunidad para transformar la sociedad y para cambiar sus condiciones de vida. Por tanto, lo que sabemos claramente es que en este juicio no hay motivos jurídicos, no se está haciendo una defensa estrictamente jurídica en ningún caso. Lo que hay es un intento de poder movilizar a la población desde la defensa que ese está ejerciendo desde la sala del Tribunal Supremo. También, pudiendo poner en el calendario una agenda de movilizaciones consensuadas que están interpelando al máximo a los actores políticos y sociales que están de acuerdo con el ejercicio del derecho a la autodeterminación, interpelando a este movimiento en defensa de ejercer este derecho.
Por ello, hemos hecho varias movilizaciones, una el 16 de febrero, que fue una manifestación muy masiva, luego, el 21 de febrero se convocó una huelga general que tuvo mucha participación, que nos sorprendimos porque también replicó esa metodología de movilización descentralizada en los municipios que también hubo el 3 de octubre después del Referéndum, y por lo tanto tuvimos unas movilizaciones muy masivas al rededor de todo el territorio. En breve habrá una manifestación en Madrid conjuntamente con diversos colectivos de todo el Estado para mostrar esa solidaridad internacionalista y que cuando se está juzgando al pueblo catalán también se está juzgando la capacidad de ejercer el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos del Estado español. Esto se visibiliza como  una posibilidad para que podamos construir una alternativa a este régimen que vive tanto del franquismo. Por eso, para nosotros la República Catalana debe ser el fruto de otras Repúblicas alrededor del Estado.

-Ahora se viene una elección que ha sido forzada por el tema de los presupuestos. El presidente Pedro Sanchez amenazó con convocar a elecciones anticipadas, finalmente lo ha hecho, y de alguna manera esto sorprende a los grupos políticos catalanes en medio de una crisis por arriba, porque por abajo hay una gran movilización. Me estoy refiriendo a los partidos independentistas o seudo independentistas algunos de ellos. ¿Cómo se ubica la CUP frente a esta elección que se viene encima?

-Aina Tella:  Desde la CUP,  leemos que es un momento de no normalidad democrática y esto significa que vamos a necesitar de un “caos” institucional. Es lógico que no se hayan aprobado los presupuestos, lo extraño hubiese sido que se hubiesen aprobado pareciendo que hay una normalidad democrática en el Estado español. Asimismo, esto se da en el Parlament de Catalunya, visto que no hay una unidad de acción política o un objetivo compartido y no hay ahora mismo un frente político institucional diferente.

En la calle es otra cos, pero hay que reflejarlo a esto en la evolución institucional y ahí vamos a requerir de un tiempo en el que el Estado va a sufrir una anormalidad democrática porque nosotros estamos viviendo bajo una represión muy fuerte y lo que se está juzgando no solo es el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán, sino todos derechos y libertades individuales, como la libertad de expresión, de pensamiento, de asociación, y eso va a perjudicar a todo el Estado.
Por ello, era importante que no se aprobaran estos presupuestos y que se reflejara en grandes manifestaciones, como la que pretendemos hacer en Madrid con estos colectivos antifascistas de izquierdas que están organizando la movilización, pero, también abiertos a otras organizaciones del Estado que leen el contexto de la misma forma. Porque más allá de Podemos o de Izquierda Unida que decían que estos eran los presupuestos más sociales de la historia, eso era lo mismo que decía Esquerra Republicana cuando la CUP no quería aprobar unos presupuestos y que finalmente nos vimos obligados a hacerlo. Ese argumento es falso y tiene que destrozarse porque más allá de los presupuestos, lo que hay es una necesidad de construir un frente democrático amplio, antifascista, en un Estado donde se pisan los derechos individuales y colectivos.

-Por abajo la gente grita en algunas movilizaciones: “únanse, únanse”, refiriéndose a los partidos independentistas. ¿Es probable a corto plazo esa unidad que tanto se reclama?

-María Sirvent: Más allá de la solidaridad antirepresiva que evidentemente existe, y eso nos tiene que unir forzosamente y por otra parte todas las movilizaciones que se están llevando a cabo con actores políticos y sociales, que haya una unidad con una propuesta compartida estratégica para llegar al objetivo político es muy complejo. Porque en el momento en que hicimos el Referéndum de autodeterminación se logró mediante una acción de desobediencia civil activa muy masiva que ejercieron 2.200.000 personas. Eso hizo que las bases del Estado temblaran porque se vio una organización popular muy potente que ni siquiera el gobierno podía controlar. Al día de hoy eso a todo el mundo lo agarra preparado, es decir, en ese momento nosotros confiábamos mucho en la gente, pero los dos partidos independentistas hegemónicos en la institución no pensaban lo mismo y menos que quienes se movilizaban iban a tener tanta fuerza y tanta capacidad de organización. Dicho escenario les dio mucho miedo al ver como el independentismo organizado podía llegar incluso a obligarlos a ellos a tomar determinadas decisiones a favor del pueblo.
Al día de hoy la única solución política que le están dando al pueblo catalán es un diálogo con el Estado español. Diálogo que es inviable e imposible porque el Estado español de forma pública y notoria, mediante todos los medios que tiene, ya sea poder político, social o económico, se está pronunciando en contra del derecho a la autodeterminación y esta siendo muy duro en contra de cualquiera que no solo quiera defender ese derecho, sino que quiera defender cualquiera de sus expresiones. Incluso, vemos como cantantes, maestros, están siendo reprimidos por defender la libertad de expresión, de enseñanza, etc.
Por lo tanto, nosotros lo que decimos es que si la única solución política que al día de hoy da el gobierno para resolver el conflicto en Catalunya es el diálogo con un Estado absolutamente autoritario y que está en contra de ese diálogo, estamos dejando huérfanos de solución política a toda una población. Para nosotros es importante que volvamos a repetir aquello que supuso el Referéndum del 1 de octubre que fue una conjunción de una desobediencia institucional y una popular, las dos coordinadas y en el mismo sentido, y las instituciones se pusieron al servicio de ese movimiento popular. Si no volvemos a repetir esa alianza de desobediencia institucional y popular es imposible que hallemos una solución política.

Venezuela vista desde Catalunya

-¿Cómo ves la situación en Venezuela y el tema de la solidaridad en el marco de esta Asamblea Internacional de los Pueblos en la que han participado como CUP?

-Aina Tella:  La situación en Venezuela es difícil para los venezolanos y venezolanas puesto que hay una ofensiva imperialista muy grande que se lleva a cabo desde los Estados Unidos, pero en connivencia, no solo con la Unión Europea, sino con otros Estados latinoamericanos que ya se encargaron de poner títeres en sus instituciones para poder hacer ese frente anti Revolución Bolivariana o anti poder popular.
Aún así, lo que hemos visto estos día es un pueblo muy bien organizado, muy sano. democráticamente hablando, porque aunque hay mucha crítica interna ya que siempre las cosas pueden mejorar, sin embargo cierra filas con un gobierno que es legítimo y que responde a la soberanía popular de los venezolanos y las venezolanas. Ante esa inminente injerencia externa, o invasión militar, vemos un pueblo organizado que va a luchar en las calles y va a defender sus instituciones y su Revolución, que está aún en proceso.
Aunque la situación es difícil empiezan a haber muchos movimientos de solidaridad internacional que ya existían con Venezuela, pero que se están activando más fuertes, puesto que hay una sensibilidad muy grande. En el caso de Europa, el cambio que estamos viendo estos días ante las fake news, toda la difamación y las mentiras que nos mandan, es que la población está reaccionando críticamente porque no quiere intervenciones militares. Es muy evidente que las injerencias externas no son buenas, independientemente si te gusta un gobierno o no, pero no es cuestión de los europeos decidir si un gobierno ajeno es bueno o no. Lo que hace falta es hacer un frente por la Paz y contra las injerencias externas y que defienda la autodeterminación y la soberanía de los pueblos.

– ¿Cómo se vive desde el independentismo catalán lo que ocurre en Venezuela? ¿Tienen noción de que se está atacando un gobierno legítimo?

-María Sirven: Claro que se tiene noción y además para nosotros es muy preocupante porque al final la lucha por la emancipación nacional y social y de género del pueblo venezolano es una lucha que es de todos los pueblos y por lo tanto nos ayuda a todos los pueblos. Teniendo en cuenta que nosotros precisamente ahora estamos inmersos en un proceso de construcción nacional, de emancipación social y de género, pues nos preocupa ver como cualquier alternativa al sistema hegemónico, capitalista, es reprimida.
Por otra parte, también nos preocupa ver, y aprender de esa experiencia. El hecho de que Venezuela no tuviera una buena planificación de la producción que respondiera a los derechos y necesidades de la ciudadanía y que los hiciera autosuficientes con una economía autocentrada, y la dependencia que se tiene del petróleo ha hecho que sea más vulnerable a estas injerencias internacionales. Por lo tanto, eso nos hace aprender e intentar entender que no hay control del territorio posible si uno no tiene también un control sobre su producción y las herramientas para autoabastecer a su población que no dependan de las importaciones. Porque al final, ser un país importador también te hace que dependas de las exportaciones, en cambio si se tiene un tejido productivo propio se puede tener más soberanía y capacidad de decisión.
Por lo tanto, lo que vemos es que todas las experiencias de los Consejos Comunales caminan en ese sentido, por eso, esa descentralización del poder, esa capacidad de crear un modelo en el que la población pueda autoabastecerse con sus propios recursos hace que esas injerencias internacionales, esos ataques imperialistas, sean mucho más difíciles de consolidar.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: