El ‘gondolazo’: La protesta contra la inflación frente al Congreso de Argentina

En Argentina presentaron un proyecto de ley para incluir a los productos de las cooperativas en los supermercados y evitar los monopolios y el aumento indiscriminado de precios. Realizaron una instalación para comparar valores y vendieron verduras y artículos de marcas populares.

Las cajas de colores representaban los productos con los precios desproporcionados con los que se venden en las cadenas de supermercados más grandes del país. A un costado, las góndolas improvisadas tenían a precio accesible y popular los artículos de canasta básica de cooperativas y empresas pequeñas y medianas, que no tienen ninguna chance de competir en los anaqueles de las grandes tiendas minoristas, aunque no por sus precios.

El proyecto plantea que ningún grupo empresario pueda ocupar más del 30% de las estanterías de los supermercados en cada categoría de productos. Grabois dio el ejemplo de los lácteos, un mercado absolutamente dominado por la empresa local La Serenísima.

“No puede ser que haya solo una empresa que tiene cinco marcas diferentes, todas al mismo precio, y que no haya competencia y no se le permita a las marcas más pequeñas, que tienen precios más competitivos, estar en los supermercados”, dijo el dirigente.

Según su análisis, el Gobierno de Mauricio Macri ha destruido la industria nacional y al pequeño y mediano comerciante para beneficiar a una minoría de empresas dominantes.

Todo se concentra en un grupo de cadenas de supermercados, en general transnacionales, de origen norteamericano y europeo, y un puñado de lo que nosotros llamamos ‘la burguesía intermediaria’, las grandes empresas nacionales que inflan artificialmente los precios, abusando de su posición”, dijo.

Argumentó que el aumento desmedido de los precios no se produce por efecto de la ley de oferta y demanda sino que responde a una “cartelización” entre las empresas encargadas de la distribución y venta al público y la consolidación voluntaria de monopolios.

La suba de precios es un problema que las autoridades no han podido atacar. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), entre febrero de 2018 y febrero del 2019, los precios aumentaron en un 51,3%, muy por encima del límite que había trazado el Gobierno en su acuerdo con el FMI (32%).

Los salarios no han crecido en igual medida y los trabajadores argentinos se han visto perjudicados por una pérdida del poder adquisitivo considerable, ya que cuando la inflación se ubicaba levemente por debajo del 50%, los sueldos subieron en un 27,9%.

Un salario mínimo cubre menos de la mitad de la canasta básica, el conjunto de bienes y servicios que una familia promedio debe adquirir para no caer en la pobreza.

Además de los alimentos, los aumentos de precios han sido particularmente notorios en los servicios como el agua, la luz y el gas, debido a la quita de subsidios del Estado nacional.

Texto: Francisco Lucotti  / Tomado de Sputnik.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: