Bolivia: Mujeres agradecidas por contribución cubana a alfabetización

Por Adalys Pilar Mireles.

Cargando a sus bebés en coloridas bolsas llamadas aguayos, decenas de mujeres bolivianas asisten a clases hoy en la ciudad de El Alto, con el deseo de aprender más tras la etapa de alfabetización.

El espíritu de superación es grande, así que tener un pequeño no es impedimento para estudiar, a falta de guarderías muchas madres vienen acompañadas de sus niños, manifestó a Prensa Latina la pedagoga Rogelia Teresa Arenas. En una acogedora escuela ubicada en El Alto, a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, las mamás reafirman ahora los conocimientos adquiridos inicialmente para continuar luego en otro nivel de enseñanza.

Ha sido profundo el cambio -comentó-, gracias a la campaña de alfabetización respaldada por los maestros cubanos, muchas de las personas iletradas acogidas en ese programa permanecieron en las aulas hasta graduarse de bachilleres, otras siguieron el sueño de convertirse en profesionales, algunas lideran en la actualidad sus comunidades.

Yo soy comerciante, venir a la escuela me permitió hacer correctamente las cuentas, antes no sabía ni escribir, en estos momentos puedo ayudar a mis hijos, estoy contenta y mi familia orgullosa, afirmó Santusa Churata, una de las alumnas de dicha urbe, la de mayor altitud en Bolivia.

En ese paraje contiguo a La Paz y custodiado por nevados como el Illimani, el Huayna Potosí y el Chacaltaya, adultos con discapacidad reciben igualmente los beneficios de tal idea encaminada a eliminar el flagelo del analfabetismo.

La colaboración cubana tuvo aristas múltiples como el envío de personal especializado, de equipamiento, cuadernos y otro material educativo para poner en práctica la metodología Yo sí puedo, creada por expertos de la isla, explicó el director nacional de posalfabetización, Ramiro Tolada.

Fue vital la solidaridad, trabajamos intensamente de 2006 a 2008, una faena ardua, añadió el funcionario luego de recordar que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró a Bolivia territorio libre de analfabetismo.

Como resultado de la labor conjunta logramos reducir la tasa de 13.28 a 3.7, por lo que recibimos el reconocimiento de la Unesco, no obstante las acciones continuaron con el fin de beneficiar al resto de los pobladores iletrados, subrayó el experto.

En Potosí, situado en el altiplano andino al igual que La Paz, agradecen asimismo dicha iniciativa que es fruto del acuerdo de cooperación firmado en 2005 por el presidente boliviano, Evo Morales, y el líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro.

Era muy difícil la vida para ellos y con las clases conseguimos que puedan trabajar, sentirse útiles y ocupar un lugar dentro de la sociedad, todo es más fácil ahora, la mayoría de los favorecidos son mujeres pues no tuvieron la oportunidad anteriormente de instruirse por quedar a cargo de la casa, expresó la educadora Yovana Pimentel.

En el jardín botánico ubicado en el centro de la ciudad un grupo de potosinas alfabetizadas siembran, cuentan y cuidan las plantas.

Nos ayudó mucho a ampliar nuestro vocabulario, a comunicarnos mejor, estamos felices, aseguró Martina Mendoza, alfabetizada con el método Yo sí Puedo.

Tomado de Prensa Latina / Foto de portada: Tomada de CNN.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: