El Vaticano condena destrucción y lanzamiento de estatuas indígenas al río Tíber

El Vaticano condenó este martes el “triste episodio del robo y destrucción de imágenes amazónicas”, luego de que el lunes fueran robadas de la Iglesia de Santa María en Traspontina, en Roma, estatuas de madera de los pueblos indígenas que simbolizan la fertilidad para luego ser arrojadas al río Tíber.

“En nombre de la tradición y la doctrina -escribió Andrea Tornielli, director editorial de Vatican News-, se echó a perder, con desprecio, una efigie de la maternidad y de lo sagrado de la vida”.

“Un símbolo tradicional para los pueblos indígenas, que representa el vínculo con nuestra ‘madre tierra’, definida así por San Francisco de Asís en su cántico de las criaturas”, añadió Tornielli, quien definió a los autores del gesto como “nuevos iconoclastas, pasados del odio a través de las redes sociales a la acción”.

Las tres estatuas de madera de la tradición amazónica fueron arrojadas al río Tíber por un desconocido. El hecho, que coincidió con la celebración de una conferencia convocada por el papa Francisco para debatir el tema amazónico, fue subido a internet y recibió elogios por parte de sectores conservadores.

El secretario de comunicaciones del Vaticano, Paolo Ruffini, lo calificó de un juego que poco conduce al diálogo.

“Algunas de las reacciones son sorprendentes -prosiguió Tornielli- ante un gesto violento e intolerante. En un sitio web italiano se tituló ‘se hizo justicia’».

“A los nuevos iconoclastas, pasados del odio a través de las redes sociales a la acción, podría ser útil releer lo que fue afirmado por uno de los nuevos santos canonizados hace unos días, el cardenal John Henry Newman”, sostuvo director editorial de Vatican News.

En su Essay on the Development of Christian Doctrine, publicado en 1878 a propósito de la adopción por parte de la Iglesia de elementos paganos, Newman escribió: “El uso de templos, y de aquellos dedicados a santos particulares, y algunas veces decorados con ramas de árboles, incienso, lámparas y velas; el agua bendita, las festividades y las estaciones litúrgicas, el uso de calendarios, procesiones, bendiciones, vestimentas sacerdotales, el anillo usado en el matrimonio, tal vez también el canto eclesiástico y la (oración) Kyrie Eleison: todos son de origen pagano y han sido santificados por su adopción en la Iglesia”.

Las estatuillas habían sido colocadas en una capilla al lado de la Iglesia de Santa María en Traspontina, ubicada a poca distancia de la Plaza de San Pedro y que ha sido el punto de encuentro para las tribus autóctonas que participan en el sínodo.

Tomado de Cubadebate

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: