Chile no era un oasis, era un espejismo

Por Hugo Farías Moya.

Tanto se hablaba de Chile. Que era el milagro, el modelo a seguir, el ejemplo mundial, el crecimiento en democracia.

En fin, no faltaron los adjetivos para mostrar nuestro país como la bonanza del tercer mundo. Y nos hacían ver hasta la majadería que debíamos creernos este cuento.

Nos habíamos integrado a la OCDE como país casi desarrollado. Ya no éramos una nación en vías de desarrollo, eso era para otros países de la región, pero nunca para Chile. Todas esas alabanzas se coronaron con la frase del hasta hoy presidente de facto de Chile, Sebastián Piñera (tiene un 13% de aprobación) al catalogarlo como un “oasis” en nuestra convulsionada América Latina. Llamaba al coro mundial de inversionistas y saqueadores a invertir en Chile, como el modelo de estabilidad mundial. Pero como la vida nos da sorpresas y nos enseña siempre que más vale ser humilde que arrogante, toda esta maravilla se vino abajo una semana después de tildar a este modelo neoliberal implantado en dictadura a sangre y fuego como exitoso. Al final la crisis le explotó en la cara y no tenía más argumentos que la represión y muerte. Todo se tradujo al declararle la guerra al pueblo chileno al tildarlo de “enemigo poderoso e implacable”.

El “modelo chileno” como lo tildan los economistas a nivel mundial, ya venía dando alertas de la debacle que se cernía sobre nuestro país. Yo que trabajo en el rubro de la construcción bien conozco la realidad, tanto del empresariado arrogante como la del sencillo trabajador que ofrece su mercancía, es decir su mano de obra. Todas las alertas estaban a mano y no pueden desconocer o a estas alturas repetir con ingenuidad de que no nos habíamos dado cuenta. Todos lo sabían, pero no lo querían reconocer. Ya hace más de dos años que la Cámara Chilena de la Construcción había advertido que los precios de las viviendas y departamentos habían alcalzado su máximo precio y que lo hacían inalcalzables para las futuras familias. Avisaba que había que regular pronto el mercado inmobiliario para que después no se hiciera insoportable el precio desmedido. Nadie quiso hacer nada, aunque las advertencias estaban a mano. Todos los agentes relacionados con el rubro lo sabían.

Los trabajadores y obreros de la construcción, de los que tengo bastante cercanía, me lo repetían hasta el cansancio que todos los productos más esenciales y básicos que componían su vida diaria iban subiendo sin ninguna regulación y su sueldo cada mes le alcanzaba para menos. Los sueldos se congelaban año tras año, mientras las constructoras e inmobiliarias sumaban utilidades muchas veces obscenas y que terminaban por violentar la conciencia de los trabajadores. Dentro de esos productos de primera necesidad estaba la locomoción colectiva y para paliar esta merma en su economía familiar cada vez se hacían evasiones. Las estadísticas del gobierno señalaban que cuando empezó el transantiago hasta este año casi un tercio de los santiaguinos no pagaba su pasaje. ¿No era esto también una advertencia para las autoridades? ¿no lo vieron o no lo querían ver?

No soy sociólogo, pero tengo algunos conocimentos básicos que me ha entregado mi hija y creo tener alguna opinión al respecto. Todas las respuestas ante lo afirmado era más represión, más control de la policía y nunca se vieron las causas del problema. Era una crisis social en ciernes. Ante la evasión de los pasajes del Transantiago pusieron controladores y carabineros y más multas. Algo que por supuesto no iban a pagar ya que si no había dinero para cargar las tarjetas BIP, menos iba a ver dinero para pagar las multas.

A nivel de jóvenes que habían egresado de alguna Universidad con CAE, estos al estar endeudados no podían entrar al sistema financiero o no se podían bancarizar. Cada año ingresaban cerca de un millón de ellos buscando trabajo, pero al estar endeudados por años debían buscar alternativas en el mercado informal o pedir prestadas las tarjetas de crédito a su círculo cercano. No podían comprar una casa o departamento o no podían comprar en el retail. Estas cifras de cesantes ilustrados y no ilustrados crecía año a año, pero los “economistas y los expertos” no se daban cuenta o mejor dicho no querían darse cuenta.

A nivel familiar las mujeres postergaban su maternidad y hasta renunciaban a ella por la carestía que significa tener hijos en este paraíso neo liberal llamado Chile. Cada año disminuía el número de hijos por familia. En el año 1960 el promedio era 6,7 hijos y el año 2018 fue de 1,3 hijos por familia. Es decir, ni siquiera existía la tasa de reemplazo de los padres. Esto significaba que el país envejecía y se estancaba, pero dale con los “expertos” que Chile es una economía sana, robusta y exitosa. Todos estos indicadores nos decían que íbamos derecho al despeñadero, pero y lo vuelvo a repetir, no lo sabían o no lo querían saber.

Las pensiones cada vez se hacían mas miserables. Los adultos mayores tenían jubilaciones en promedio de $ 110 mil y cada año ingresaban más adultos al sistema informal de préstamos para salir de su miseria. Cerca de dos millones de chilenos salimos a marchar hace años por el término de las AFP en marchas familiares, multitudinarias, llenas de alegría y esperanza. Marchas pacíficas por supuesto, tal como les gusta a la derecha y a la Concertación. ¿Que sucedió después de este clamor popular? NADA. Se rieron de todos y siguieron defendiendo lo indefendible. Las famosas AFP fueron las verdaderas saqueadoras de los sueños y esperanzas de los chilenos y por cierto las creadoras de la miseria de nuestros adultos mayores. Si después hasta el Estado tuvo que lanzarles un salvavidas al crear la pensión solidaria, es decir lo que no pudieron hacer la “eficiencia” de la empresa privada lo suplió el Estado. Estado del que tanto reniegan los “economistas y expertos”. Toda esta alerta se había conocido, pero seguían con su porfía de salvar a las tristemente célebres AFP. Todos, desde la Concertación hasta la derecha, todos se mimetizaron y se camuflaron y en tejido del engaño. Por supuesto que se daban cuenta y no hicieron nada y no han hecho nada hasta ahora. 

Como todo en la historia existe un punto de inflexión, tuvieron que ser los jóvenes los que nos mostraron el camino nuevamente. Con la evasión masiva como protesta por el alza de los pasajes del metro, nos demostraron que no eran 30 pesos, eran 30 años de contubernio entre la derecha y La Concertación. Eran 30 años de saqueos de nuestros recursos naturales, eran 30 años de represión y muerte, tanto a los chilenos como a nuestros hermanos mapuche. Eran 30 años de rabia contenida.

Al final tal como los exploradores, los beduinos o los viajeros necesitaban encontrar un lugar en el desierto donde recobrar sus fuerzas y beber agua, empezaban a perder la conciencia y deliraban. Asimismo se encontraron los chilenos, con este espejismo que ha durado largos 30 años.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada: Juan Trujillo Limones.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: