Chile: Festival de rabia y rebeldía popular en Viña del Mar

Por Guillermo Correa Camiroaga.

Entre las numerosas consignas coreadas por las y los manifestantes una de ellas era: «Viña no quiere festival, Viña quiere un hospital».

Una manifestante que fue entrevistada en plena calle Valparaíso relató en forma muy clara el por qué estaba protestando, expresando: «El Festival de Viña del Mar viene a presentar una distracción para los reales problemas que hoy día tenemos como chilenas. Además el Festival de Viña del Mar está siendo auspiciado y llevado a cabo por una administración comunal, que es la municipalidad de Viña del Mar, que está envuelta en muchas irregularidades (…) hay plata para un Festival pero existen personas viviendo en condiciones infrahumanas producto de la gran desigualdad que hay en Chile y especialmente en Viña del Mar (…) Las que estamos acá estamos pidiendo que el Presidente renuncie, porque tiene un 96% de desaprobación. Es un Presidente que ha demostrado que no le interesa la gente, que solo le interesa restablecer la normalidad que le conviene a él y a sus amigos empresarios que le quitaron la dignidad a la gente y hoy días están luchando por dignidad. Esta es una lucha por dignidad. La gente se dio cuenta que en Chile hay una desigualdad gigantesca, que hay un sistema neoliberal implantado en una Constitución donde se ha encargado de aprovecharse de los más vulnerables y hoy tiene sumida a la sociedad chilena en una crisis profunda y que la clase política, transversalmente, no ha sido capaz de solucionar…»

El carro lanza aguas o «guanaco» fue el primero en actuar en contra de quienes se encontraban en la Plaza Vergara, seguido por la acción del carro lanza gases o «zorrillo» que inundó el ambiente de gases tóxicos. De allí para adelante la rabia se transformó en rebeldía y las barricadas, los enfrentamientos y las acciones directas fueron in crescendo, haciéndose cada vez más enérgicas.

En la intersección del puente Libertad con Avenida Uno Norte se produjo un violento enfrentamiento entre las y los manifestantes con varios piquetes de Fuerzas Especiales y 4 retenes móviles presentes en el lugar. Los policías, al verse sobrepasados por el decidido actuar de quienes los enfrentaban mediante el lanzamiento de piedras y otros elementos, debieron retroceder y retirarse del lugar.

Hasta las 21 horas, momento en que estuve presente observando lo que sucedía en la ciudad jardín, las barricadas, las manifestaciones de rebeldía y las numerosas acciones directas realizadas por las manifestantes y los manifestantes se multiplicaban, abarcando un amplio territorio en los sectores céntricos de la ciudad jardín.

Mientras las trasmisiones en directo de canal 13 y del Canal Nacional muestran en sus pantallas un espectáculo incontaminado, el plan de la Viña se ha transformó en un violento «Festival de rabia y rebeldía popular».

Diversos incidentes en la ciudad marcan el inicio del Festival de Viña del Mar

La jornada inaugural de la versión 61 del Festival de Viña ha estado marcada por diversos incidentes de protesta y enfrentamientos con la policía tanto en los alrededores de la Quinta Vergara como en otros puntos de la ciudad. Los hechos incluyen cantos contra el presidente Piñera del público asistente al evento, así como el ataque a una automotora, a una sucursal bancaria, la quema de vehículos, barricadas y enfrentamiento con la policía.

Tal y como todo hacía indicar, intensa ha sido la jornada en Viña del Mar en el día inaugural de la versión 61 del Festival de Viña, uno de los espectáculos masivos más tradicionales del país. Pues las manifestaciones populares que no se han detenido desde el 18 de octubre encontraron un nuevo impulso con la atención mediática nacional e internacional que genera este evento.

Las autoridades, previniendo este escenario, establecieron un doble perímetro de seguridad en los alrededores del recinto, con un sobrepoblado contingente de Carabineros y efectivos de la PDI, «sacrificando» el resto de la ciudad para asegurar la realización de este evento privado. Así, cerca de las 18:00, comenzaron las primeras escaramuzas en la calle Álvarez, a una cuadra de la Quinta Vergara, situación que intentó ser repelida por Carabineros que los arrinconó hacia la Plaza Viña, lugar donde atacaron, con piedras y liberando extintores, el simbólico Hotel O’Higgins y fueron incendiados dos automóviles.

Posteriormente, personas se agruparon en la Plaza Sucre, lugar donde armaron barricadas y se enfrentaron con Fuerzas Especiales de Carabineros. En el lugar fueron utilizados vehículos para impedir el avance de la policía. Por mientras, antes de comenzar la transmisión oficial en los canales de televisión, el público presente en el anfiteatro de la Quinta Vergara comenzó a entonar el himno de las concentraciones masivas durante el verano «¡Piñera, concha de tu madre, asesino, igual que Pinochet!».

Por su parte, un grupo de manifestantes hizo ingreso a la automotora Cartoni de Viña del Mar, ubicada en 1 Norte, donde fueron empujados dos automóviles desde el segundo piso, automóviles que se encontraban a la venta.

Además, a una cuadra del lugar, otro incidente se registró en la automotora San Marino, donde se quemaron al menos seis vehículos en fila y se destrozaron los ventanales de la tienda.

 

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: