China desafía las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela

Por Lucas Leiroz de Almeida. 

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, anunció que China no interrumpirá sus relaciones con la Venezuela de Nicolás Maduro, a pesar de las sanciones del gobierno de Estados Unidos sobre el país sudamericano. El anuncio no es sorprendente, dados los innegables esfuerzos del país asiático en términos de cooperación internacional, pero, en medio de la creciente agresividad con la que opera la hegemonía estadounidense, representa un verdadero gesto de coraje.

Esto significa que, independientemente de las sanciones unilaterales de Estados Unidos, China continuará importando petróleo venezolano. El Enviado Especial de la Casa Blanca, Elliott Abrams, anunció que Washington está tomando las medidas necesarias para convencer a China de que renuncie a su decisión de seguir cooperando con el régimen de Nicolás Maduro. El diplomático estadounidense también anunció que su país está actuando para evitar, no solo a China, sino también a India, que deje de comprar petróleo venezolano.

Por otro lado, los comunicados oficiales de Beijing muestran un apoyo irrestricto a la soberanía venezolana y a la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China declaró

«Permitir que EE. UU. Tome conciencia de los hechos, dejar de abusar de las sanciones y otras medidas coercitivas, trabajar con todas las partes para encontrar una solución política al problema venezolano […] La cooperación entre China y Venezuela continuará desarrollándose, incluso con los ‘cambios’».

Las acciones del gobierno chino no se limitan a beneficiar solo a Venezuela, sino que se están expandiendo a una lista de otros países.

Por ejemplo, esta es la posición de China en relación con el caso de la compañía petrolera rusa Rosneft y su subsidiaria, Rosneft Trading, que también sufrió sanciones de los Estados Unidos. El portavoz de la Cancillería china dijo que «nos oponemos a cualquier interferencia en los asuntos internos de otros países, así como también estamos en contra de las sanciones unilaterales y la jurisdicción extraterritorial».


Sanciones estadounidenses: sabotaje económico que es mortal, ilegal e ineficaz

Geng enfatizó que los principios que guían a China en sus relaciones internacionales en caso de conflicto de intereses entre los Estados son los mismos que los establecidos en la Carta de las Naciones Unidas, que favorecen la negociación de acuerdo con las normas básicas de convivencia. Con respecto al caso específico de Venezuela, Geng afirmó la necesidad de priorizar un diálogo pacífico y racional con el gobierno de Nicolás Maduro, sin admitir sanciones arbitrarias impuestas de manera infundada solo para garantizar los intereses de las potencias mundiales que las imponen.

La costumbre estadounidense de imponer violentamente sus intereses contra cualquier estado ha sido hegemonizada en las políticas de las Naciones Unidas durante décadas. Lo que Washington ha hecho, y sigue haciendo, contra La Habana y Pyongyang demuestra claramente hasta dónde puede llegar la promoción del boicot y el aislamiento. De hecho, los planes de la Casa Blanca incluyen hacer lo mismo con Caracas, boicotear el comercio mundial de petróleo venezolano, con el objetivo de cortar la principal herramienta económica del país y agravar su crisis, sumir a millones de ciudadanos en la pobreza y desestabilizar a los legítimos y soberanos. Gobierno de Nicolás Maduro.

Por el contrario, China demuestra una forma interesante y legalmente correcta de mantener relaciones y afirmar sus intereses en el escenario internacional, manteniendo relaciones pacíficas con los Estados, negociando de manera segura y dialógica y evitando involucrarse en medidas coercitivas en cualquier parte del mundo. La cooperación con Venezuela, el desprecio por los castigos infundados contra la compañía petrolera rusa, los préstamos justos y el alivio de la deuda en los países africanos, además de una serie de otros factores, muestran claramente el papel de China en la construcción de una nueva civilización global legal, basada en las buenas relaciones entre los pueblos , seguridad y paz entre Estados. Y el resultado será el crecimiento del poder económico y la influencia política de China.

Sin embargo, hasta que las tensiones en Venezuela disminuyan, se presenciarán muchos conflictos. Empeorando la situación, la guerra comercial entre Estados Unidos y China puede estar aún más lejos de una tregua.

Lo que queda para los otros países BRICS y para cualquier Estado nación que quiera mantener su soberanía en el mundo globalizado es seguir el ejemplo chino. No hay razón para cumplir con las sanciones estadounidenses contra Venezuela cuando el país tiene un gobierno legítimo, que, simplemente porque quiere preservar su soberanía, es humillado por Washington.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: