Brasil: Jair Bolsonaro comparó el coronavirus con las muertes por accidente de tránsito

Además de las miles de personas fallecidas en el mundo, del estado caótico de los hospitales, de las economías derrumbadas, de la caída de los valores bursátiles, del desempleo; los efectos de la pandemia COVID-19 no dejan de sorprender, y cuando parece que dentro de la tragedia muy poco puede ser noticia, resurgen presidentes como Jair Bolsonaro comparando el coronavirus con las muertes por accidentes de tránsito.

Este viernes, durante una entrevista al canal Band TV, el mandatario dijo: “¿Algunos van a morir? Van a morir, lo siento. Así es la vida. No se puede detener una fábrica de automóviles porque hay muertes en accidentes de tráfico”.

Por si no fuera suficiente, sugirió que las autoridades de algunos estados del país podrían estar manipulando las estadísticas: “¿Cuántos mueren de H1N1? Unas 700 personas por ahí. ¿Y todos tienen coronavirus?” y agregó, “esta es una señal de que el Estado de Sao Paulo está manipulando, queriendo hacer un uso político de los números”.

Bolsonaro acusó al gobernador de esa región, Joao Dorian, de inflar las cifras de los muertos para dañar la imagen del Gobierno federal, y expresó que no podía haber un juego de números para favorecer intereses políticos.

Las medidas tomadas por los alcaldes y gobernadores para evitar una mayor propagación del nuevo coronavirus, al “Trump del trópico” le parecen “un crimen”. “Están despedazando Brasil, están destruyendo empleos”, afirmó.

También ha criticado a quienes opinan que “la economía es menos importante que la vida” y ha dicho que “sin dinero no hay producción”, porque el campesino también va a dejar de producir.

Los últimos datos ofrecidos, este 27 de marzo, por el Ministerio de Salud de la nación, registran 3.417 casos y 92 decesos. Sin embargo, esas elevadas cifras no parecen preocupar a Bolsonaro, quien declaró previamente al virus como una “gripecita o resfriadito” y como Trump, su mayor referente, culpó a los medios de comunicación por activar en la población el estado de alarma innecesariamente, pues piensa que “mucha gente ya fue infectada en Brasil, hace pocas semanas o meses, y que ellos ya desarrollaron anticuerpos que ayudan a que el virus no prolifere”.

Este martes 24 de marzo, el presidente pidió a toda la población que volviera a la normalidad, “sin pánico y sin histeria” e instó a las autoridades municipales a que anulasen las medidas de confinamiento, de cierre de comercios y de reducción de transportes públicos.

Mientras el comportamiento del presidente continúa siendo el de la inacción y la pasividad, la iniciativa de decretar el toque de queda ha sido tomada por algunos líderes de grupos de narcotráfico radicados en favelas, a los que se han sumado paramilitares de milicias que también controlan barrios de ciudades brasileñas, los cuales constituyen las zonas más vulnerables y de mayor precariedad laboral de todo Brasil.

PGS/RL/ Foto de portada: Ueslei Marcelino/ Reuters. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: