Con pretexto del coronavirus, EEUU apaga la luz y cierra la puerta

Estados Unidos cierra sus entradas cuando se advierte al Congreso que 150 millones de personas se infectarán con coronavirus. Según testigos, las carreteras y los aeropuertos están desiertos, Washington, DC, Maryland y Virginia están tomando medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus, que ha enfermado a miles en el mundo.

Mientras aumentan los casos confirmados en el área, las autoridades han llamado a restringir reuniones masivas de personas, a la vez que servicios, y eventos han sido afectados por este brote. “Vemos un pueblo fantasma y millones de personas se amontonan en las tiendas de comestibles para obtener suministros”, dijo a la prensa un vecino de Washington DC.

El Dr. Brian Monahan, médico que asistió al Congreso, vaticinó  que entre 70 y 150 millones de personas en los Estados Unidos podrían infectarse con el nuevo coronavirus.

De acuerdo con una proyección de lo que podría ocurrir en el futuro, la congresista Rashida Tlaib  afirmó que en el punto más alto del contagio, el 46 por ciento de la población de Estados Unidos podría estar infectada por el virus, lo cual significaría alrededor de 700 mil muertos.

Hasta ayer, hay más de 1.700 casos y 41 muertes en los Estados Unidos. Un alto funcionario de salud estima que solo Ohio tiene 100.000 casos aún no diagnosticados.

Todas estas predicciones han provocado un estado de emergencia en la ciudad de Nueva York, donde los compradores se apresuraron por los suministros el jueves por la noche. Las autopistas y calles de la ciudad permanecen tranquilas algo inusual allí.

Los aeropuertos permanecen en silencio mientras los estadounidenses esperan el inicio de la prohibición de viajar desde Europa a la medianoche del viernes.

A medida que el virus se esparce por el país y que los contagios aumentan, académicos, expertos en salud y organizaciones civiles temen que el caso no sea el único.

Tal y como está estructurado el sistema de salud pudiera estadounidense pudiera facilitarse de forma indirecta una mayor expansión del COVID-19.

Hasta el martes 10 de marzo, solo 79 laboratorios estatales o del sistema de salud pública contaban con capacidades para hacer las pruebas, en un país con más de 327 millones de habitantes.

En territorios de ultramar como puerto Rico el gobierno confirmó que en la isla hay varias personas “potencialmente contagiadas”, pero dado que han tenido que enviar las muestras a la sede de los análisis en Atlanta, no han podido confirmar los casos a la espera de los resultados oficiales.

ST/ RL/ Foto de portada: EFE.

 

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: