Crucero británico en apuros y cómo Cuba llegó a la cima

Compartir

El diario británico Independent acaba de publicar un texto revelador acerca del coronavirus, Estados Unidos, Cuba y su sistema de salud, y el crucero puesto a salvo por el gobierno cubano. Su autor, Ahmed Twaij, revela cómo Cuba permitió que MS Braemer atracara en sus costas, a pesar de tener al menos cinco casos confirmados de coronavirus y otros 52 pasajeros que presentaban síntomas.

El barco, con más de 600 pasajeros principalmente británicos, no tenía ciudadanos cubanos a bordo, pero había solicitado ayuda tanto de Cuba como de los Estados Unidos. Este encontró obstáculos y la Isla halló respuestas, en «un esfuerzo compartido para enfrentar y detener la propagación de la pandemia» dijo su ministerio de Relaciones Exteriores.

La voluntad de ayudar no es hecho fortuito. Reseña el diario la utilización de la atención médica cubana para apoyar emergencias globales como el ébola en África occidental (2014), los terremotos en Haití (2010) y en Paquistán (2005).

Otro artículo, publicado en Argos International, alude a las crisis sanitarias que hoy se lamentan en Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Honduras, por haber pedido la salida de los médicos cubanos. “Pero que los gobiernos lo lamenten importa poco. Los que de verdad lo lamentan y lo sienten en carne propia son sus pueblos que perdieron esta ayuda. Hoy Italia, España y pronto otros países europeos pedirán ayuda a los médicos cubanos”.

Su autor, el analista puertorriqueño Salvador Tió, expone que la prueba de que servicios como la salud y la educación deben ser parte del Estado es que no se logra un acuerdo con los laboratorios privados alrededor del precio de los análisis. Cuba es ejemplo de eso. “Hoy vivimos una emergencia mundial y quienes han podido dar respuesta son Cuba, China, y Venezuela.Cuba heroica, cercada, acosada por el bloqueo es solidaria y eficiente. Contribuye a la humanidad”.

Apunta contra Donald Trump, que “pretende comprar a los médicos y al laboratorio alemán que está produciendo la vacuna contra el Coronavirus, para poder venderla al precio que se le ocurra. Esa es la diferencia entre el bien y el mal. Entre el socialismo y el capitalismo”.

Por su parte, Independent asegura que la pandemia de coronavirus debería ser causa para unir al mundo en su lucha contra la enfermedad. “Durante años, Cuba ha administrado un sistema universal de salud, con resultados iguales a los de los países desarrollados y una de las expectativas de vida más altas del mundo”. En cambio, EE. UU. continúa su empuje tenaz para sacar provecho del coronavirus. Su falta de previsión para proporcionar kits de prueba adecuados a su población, lo dice todo.

Ese programa gubernamental para la salud iniciado por Fidel Castro en 1959, es el mismo que ahora ayudó a los pasajeros del crucero. Es ejemplo de solidaridad, como el que hace falta para enfrentar la actual pandemia. Se trata de salvar al mundo nuevamente. En eso de salvar, Cuba sabe.

LG/ RL/ Foto de portada: Yaimi Ravelo/ Resumen Latinoamericano.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: