Día de la Prensa en Cuba: Un periodismo por y para el pueblo

El 14 de marzo de 1892 el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, fundó el Periódico Patria para intensificar el llamado al reinicio de las luchas independentistas de la Isla. En aquel primer número escribió: “Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, dirigir; tócale proponer soluciones, madurarlas, hacerlas fáciles, someterlas a consultas según ella; tócale en fin, establecer y fundamentar enseñanzas, si se pretende que el país la respete, y que conforme a sus servicios y merecimientos la proteja y la honre”.

Más de cien años después, Cuba celebró el Día de la Prensa, en conmemoración a esta fecha, con los concurridos festivales Prensa pública, prensa del pueblo en diferentes plazas del país y la entrega de los Premios Nacionales de Periodismo Juan Gualberto Gómez y José Martí. Pero, sobre todo, con la convicción profunda en cada uno de sus periodistas de intentar que las definiciones de Martí se confirmen todos los días.

No por gusto el presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Ricardo Ronquillo Bello, en sus reflexiones en torno a esta celebración apuntó que entre los grandes desafíos de la prensa cubana hoy “está ofrecer mayor relevancia a las preocupaciones e intereses de las audiencias en los más diversos soportes y defender el ejercicio de la crítica, para que los medios —siempre al servicio de los mejores intereses patrios—, puedan jugar su papel de informadores, formadores y movilizadores de la conciencia social, así como de contrapartida y contrapeso en nuestra sociedad”.

Avanzar hacia un nuevo modelo de prensa pública que encaje con el socialismo cubano en plena actualización, fue uno de los principales llamados del Presidente de la UPEC, que encontró en Patria los orígenes de un poder fundamental: la defensa de la verdad.

Para ello, señaló, es necesario “dibujar un nuevo tipo de relación entre el sistema de instituciones públicas y el sistema de medios públicos” y “abrirse a cambios en los modelos de gestión editorial y económica de los medios”.

En ese camino, una de las principales actividades de la celebración en la Isla fueron los festivales Prensa pública, prensa del pueblo, que tuvieron como objetivo acercar a los que hacen las noticias a sus públicos y entre ellos, para retroalimentarse, aprender unos de otros y conseguir una prensa en sintonía con las necesidades de la sociedad.

Refiriéndose a esta iniciativa y su razón de ser, Ronquillo aseguró que son “una singular distinción en un mundo donde lo común es la privatización de los medios, en beneficio de los grandes intereses empresariales y corporativos, en no pocos casos convirtiéndolos en verdaderos partidos políticos y agentes de la más siniestra manipulación y el engaño”.

La fecha señalada también sirvió como justificación para reconocer el trabajo de los mejores profesionales del sector. Enrique Ojito Linares, del diario Escambray, fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, por la obra de la vida. Además, se reconoció la labor reporteril de todo un año, con la entrega de los Premios Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez 2020 en seis categorías: televisión, radio, prensa escrita, periodismo digital, fotorreporterismo y gráfica.

La celebración de un nuevo Día de la Prensa en Cuba dejó bien claro, una vez más, cuál es su razón de ser. El reto, en definitiva, sigue siendo construir una prensa del pueblo y para el pueblo.

El líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, así lo predijo: “Nosotros estamos seguros de que nuestra prensa y nuestro periodismo, al igual que la Revolución, tendrán en el futuro un gran porvenir, y que el trabajo de nuestra prensa revolucionaria será cada vez más importante, más decisivo, en la medida en que nuestro pueblo será —como decíamos— cada vez más exigente”.

AT/RL/ Foto de portada:  

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: