Donald Trump no puede vencer al coronavirus

El carácter compulsivo de Donald Trump está aderezado con inmensas dosis de egolatría, emanadas de cada una de sus presentaciones públicas al arremeter contra periodistas, científicos y economistas que no concuerdan con su impredecible discurso.

Sin embargo, el cambio constante solo tiene que ver con una baja autoestima que necesita regodearse de la imparable inyección de adulonerías por parte de la camarilla que lo rodea en el Gobierno.

La pandemia del coronavirus ha expuesto la probada incapacidad para liderar el país. Acostumbrado al terreno de los negocios, de los ganadores y perdedores, de los garroteros, intereses, chantajes y regateos, el Emperador no acepta su fracaso ante un competidor más fuerte que no tiene forma de persona.

Este lunes, Joe Biden, su más probable rival demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre, desde su casa en Delaware, señaló: “Trump sigue diciendo que es un presidente de tiempos de guerra” y retomando la anécdota de Lincoln y el general McClellan inactivo durante la Guerra Civil, citó: “Si no quieres usar el ejército, ¿me lo prestas?”.

Mientras, a Trump tampoco le agrada el hecho de “desperdiciar” su tiempo en el presente año electoral y se consuela al usar las sesiones informativas diarias sobre el virus como si fuesen actos de campaña.

Se trata de una mera politiquería, parte de su rutina, con la que no demora en ensalzar los supuestos logros de su gestión gubernamental frente al COVID-19 y arremeter contra todas las acciones que demuestren lo contrario.

Por eso apuntó los cañones, desde Twitter, su escenario favorito, hacia los periodistas, por investigar su lenta respuesta a la crisis.

Veo y escucho las noticias falsas de CNN, MSDNC, ABC, NBC, CBS, algunos de FOX (desesperada y tontamente tratan de ser políticamente correctos), el @nytimes, y el @washingtonpost, y todo lo que veo es el odio que sienten por mí, a cualquier costo”, tuiteó este fin de semana. “¿No entienden que se están destruyendo a sí mismos?”.

EE.UU. se ha convertido en una “olla de grillos”. Este domingo, Trump criticó al gobernador de Illinois, J.B.Pritzker y a un “pequeño grupo de gobernadores” por “culpar” a su administración “de sus propias deficiencias” para enfrentar la crisis sanitaria.

Pritzker respondió con un tuit diciéndole que había desperdiciado “meses preciosos” en los que podría proteger a los estadounidenses, y agregó: “Debería liderar una respuesta nacional en lugar de hacer berrinches desde el asiento trasero, sal de Twitter y haz tu trabajo”.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo también ha ejercido presión durante semanas para acelerar la fabricación y el acceso a ventiladores, después de que la ciudad se haya convertido en el nuevo epicentro del coronavirus.

Cuomo mostró su frustración el martes cuando escribió: “No entiendo la renuncia a usar la Ley Federal de Producción de Defensa para fabricar ventiladores. Si no es ahora, ¿cuándo?”.

Tras la conferencia telefónica sostenida con algunos gobernadores, Trump anunció que, en gran parte, están solos para abastecerse de equipos como respiradores.

Ese comentario suscitó la respuesta de la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer quien dijo la semana pasada que el gobierno federal “no se tomó en serio” la crisis del coronavirus de manera temprana.

Por su parte, Larry Hogan, gobernador de Maryland expresó: «No creemos que estemos listos de ninguna manera para estar fuera de esto en cinco o seis días más o menos desde el momento en que comenzaron este reloj imaginario”.

PGS/RL / Foto de portada: Tasos Katopodis/ Getty Images.  

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: