Impacto psicológico de la cuarentena


Al hacer un análisis sobre el impacto psicológico de la cuarentena producto de la situación actual, encontré la reciente investigación de Samantha K Brooks, PhD, Rebecca K Webster, PhD, Louise E Smith, PhD, publicado por: The Lancet DOI The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. Los resultados que revelan me llevan a conclusiones concretas que veremos a continuación.

Como siempre refiero en mis notas, es necesario señalar la definición exacta de lo que estamos comentando, según la RAE, cuarentena es la separación y restricción del movimiento de personas que potencialmente han estado expuestas a una enfermedad contagiosa para determinar si se sienten mal, lo que reduce el riesgo de que infecten a otros.

Puede presentar efectos psicológicos negativos debido al distanciamiento social que implica dicha medida, incluidos síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo. Los factores estresantes incluyeron una mayor duración de la cuarentena, temores de infección, frustración, aburrimiento, suministros inadecuados, información inadecuada, pérdidas financieras y estigma. Algunos investigadores han sugerido efectos duraderos.  Un estudio que compara los síntomas de estrés postraumático en los padres y los niños en cuarentena con los que no estaban en cuarentena encontraron que las puntuaciones medias de estrés postraumático eran cuatro veces más altas en los niños que habían sido puestos en cuarentena que en los que no lo estaban.

El 28% (27 de 98) de los padres en cuarentena en ese estudio informaron síntomas suficientes para garantizar el diagnóstico de un trastorno de salud mental relacionado con el trauma, en comparación con el 6% (17 de 299) de los padres que no estaban en cuarentena. Después de la misma, muchos participantes continuaron manifestando conductas de evitación. Para los trabajadores de la salud, estar en cuarentena se asoció de manera significativa y positiva con conductas de evitación, como minimizar el contacto directo con los pacientes y no presentarse al trabajo. En general, esta revisión sugiere que el impacto psicológico de la cuarentena es amplio, sustancial y puede ser duradero.

Esto no sugiere que la cuarentena no deba aceptarse; los efectos psicológicos de no usar la cuarentena y permitir que la enfermedad se propague podrían ser infinitamente peores. Sin embargo, privar a las personas de su libertad para el bien público en general es a menudo polémico y debe manejarse con cuidado y en las situaciones que realmente comprometan la salud propia y de la comunidad.

Si la cuarentena es esencial, los resultados sugieren que los funcionarios deben tomar todas las medidas para garantizar que esta experiencia sea lo más tolerable posible para las personas. Esto se puede lograr: manteniendo una información directa, educativa y constante sobre lo que está sucediendo y por qué, explicando cuánto tiempo continuará, proporcionando actividades significativas para que realicen mientras están en cuarentena, especialmente niños y adolescentes en edad escolar, involucrando a las universidades y proporcionando una comunicación clara. Asegurando suministros básicos (como alimentos, agua y servicios médicos). Poner estos recursos al servicio de la población refuerzan la sensación de seguridad que las personas deberían, con razón, sentir.

Un Estado responsable de la salud de sus ciudadanos, que se proponga mitigar los efectos terribles de la pandemia del Covid-19 debe hacerlo, ya no solo por la vida de sus connacionales sino de la humanidad.

Eso es lo que está haciendo con enorme esfuerzo el gobierno cubano, aún en medio de las grandes dificultades económicas que impone el bloqueo. Por eso aún con muchas preocupaciones, fortalece, une y hace crecer la autoestima, antídoto para enfrentar cuarentenas, desastres y pandemias.

Por L L P/  RL

Foto de Portada tomada de Diario Marca

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: