Interferón alfa-2b contra el COVID-19 y otros 5 logros de la biotecnología cubana

Esta semana la Organización Mundial de Salud (OMS) declaró el nuevo coronavirus, que surgió en China a finales de 2019, una pandemia. El número de pacientes con COVID-19 en las últimas semanas creció hasta alcanzar más de 129 mil en 140 países. En Cuba se reportaron los primeros cuatro casos.

En ese contexto, la nación caribeña ha recibido solicitudes directas, o de información, de países de América Latina y el Caribe, Europa, África y Asia del interferón alfa-2b humano recombinante. La ciencia cubana vuelve a ser noticia.

El medicamento, creado, producido y distribuido por el Grupo Empresarial BioCubaFarma, fue seleccionado por la Comisión de Salud de China entre un grupo de 30, para batallar contra el brote de COVID-19.

Muchos países han incorporado el interferón alfa-2b en sus protocolos para enfrentar la pandemia. Las razones están claras: su probada efectividad frente a virus similares y su potencial para ayudar a “curar” esta afección. Eduardo Martínez, director de BioCubaFarma, declaró que estaban listos para responder todas las solicitudes sin arriesgar las cantidades que requiere Cuba.

No es la primera vez que la industria biotecnológica cubana acapara titulares. Las vacunas, bioproductos, fármacos, medios diagnósticos y anticuerpos monoclonales creados por ella, sitúan a Cuba como una de las naciones en desarrollo con más avances en este sector.

BioCubaFarma, conformada por 32 empresas, 65 unidades empresariales y 21 de ciencia y técnica, tiene productos registrados y exporta a más de 50 países, posee 1800 patentes en el exterior y sus ingresos anuales superan los 2000 millones de dólares. El enorme grupo, que emplea a más de 20 mil trabajadores, tiene actualmente 425 proyecto de I+D, 88 ensayos clínicos aprobados en Cuba y 13 en el exterior.

El interferón es apenas uno de sus medicamentos. La industria cuenta con al menosotras cinco creaciones, únicas en el mundo.

– El Heberprot-P, fármaco utilizado para el tratamiento de las úlceras del pie diabético, ha sido capaz de reducir en más de cuatro veces las amputaciones provocadas por esta afección en pacientes cubanos. Se utiliza en más de 20 países.

– La vacuna terapéutica CIMAVAX – EFG contra el cáncer de pulmón desacelera el crecimiento de las células cancerosas e impide que la enfermedad se extienda por el cuerpo, prolonga la vida de las personas. Este medicamento llamó la atención de científicos del Roswell Park CancerInstitute de Nueva York que evalúan llevarlo a Estados Unidos.

– El Policosanol (PPG), elaborado a partir de la caña de azúcar,se utiliza sobre todo para disminuir el colesterol. También se han demostrado sus efectos antiagregantes, antiisquémicos y antitrombóticos. Cuba lo comercializa en Venezuela, Serbia, Eslovaquia y España, entre otros.

– La vacuna VA-MENGOC-BC es el único fármaco comercialmente disponible en el mundo que ataca los meningococos B y C. En Cuba ya se han aplicado más de 60 millones de dosis de la vacuna y la OMS reconoció su efectividad y seguridad.

– El fármaco NeuroEporetrasa la progresión del Alzheimer. El compuesto no evita la enfermedad, ni la elimina, pero puede enlentecer el deterioro que inevitablemente el paciente sufre y mejorar su calidad de vida.

En tiempos de coronavirus, la industria biotecnológica cubana, otro sueño del líder histórico de la Revolución Fidel Castro, demuestra una vez más su efectividad. Continúan haciendo ciencia –e historia- para Cuba y el mundo.

AT/RL/ Foto de portada: Yaimi Ravelo/ Archivo Resumen Latinoamericano.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: