Las vanguardias del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí

El Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), que lidera en estos momentos una parte de las estrategias a seguir en la Isla frente a la Covid-19, es uno de los centros científicos más antiguos y prestigiosos de Cuba. Fue fundado en 1937 y desde sus inicios se caracterizó por sus significativos aportes a la ciencia en el campo de la Parasitología.

Cuarenta y dos años después de su creación, en 1979, esta institución amplió sus campos investigativos y de la epidemiología y la docencia. La formación profesional se extendió entonces a disciplinas como la microbiología médica y la infectología.

Las contribuciones del IPK a la ciencia mundial han hecho de este centro un obligado punto de referencia en patologías como el Dengue. Entre numerosos aportes al conocimiento de esta enfermedad, un estudio sobre su forma hemorrágica, en diferentes grupos poblacionales, se cuenta entre los principales resultados científicos de esta institución.

Sobresalen también en las líneas de investigaciones que desempeña el IPK, la evaluación de vacunas. En el 2003, por ejemplo, fueron realizados allí los ensayos clínicos de la Haemophilusinfluenzae, Cólera y antileptospirosis (Vax-SPIRAL).

La caracterización clínica de los infectados con el VIH-SIDA y el seguimiento y evaluación de la terapéutica antiviral que se utiliza en estos pacientes, también está entre sus quehaceres científicos. En ese sentido, la disminución de la mortalidad de los enfermos que utilizan las terapias antirretrovirales y el aumento de su calidad de vida, ha sido uno de los resultados más importantes obtenidos por el IPK en la investigación. El sistema nacional digitalizado de vigilancia epidemiológica, que ha impedido en Cuba la propagación de enfermedades exóticas trasmisibles, es otro de los resultados del IPK, que ahora, ante la presencia en Cuba del nuevo coronavirus resulta fundamental.

Asimismo, el centro ha protagonizado la atención médica especializada a pacientes con enfermedades infecciosas, incluyendo el SIDA, y creó la red de laboratorios nacionales de referencia para microbiología, parasitología y de control de la calidad de la red diagnóstica del país.

Ante cualquier epidemia o duda respecto a la presencia en la Isla o fuera de ella de una enfermedad infecciosa, los expertos del IPK son capaces de dar una respuesta certera en el menor tiempo posible.

En Cuba, el número de casos y la mortalidad por enfermedades infecciosas suele ser pequeño, pero aun así el IPK mantiene la vigilancia epidemiológica de todas las enfermedades infectocontagiosas y parasitarias, en especial de las exóticas que puedan llegar al país.

FP/RL/Foto de portada: Archivo.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: