Los terroristas contra la Nación y la emigración (Parte III)

Por José Luis Méndez Méndez/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Cuando todavía el estupor y la repulsa crecían en la emigración cubana, otro crimen, tal vez más horrendo por la forma en que se produjo, enluto a los cubanos de ambas orillas del Estrecho de la Florida.

Te quedan 2 meses y 5 días”. Esta fue la sentencia de muerte, que adelantó la organización terrorista Omega-7, contra el líder comunitario cubano y miembro del Comité de los 75, Eulalio José Negrín Santos, quien fue ultimado al cumplirse ese plazo el domingo 25 de noviembre de 1979, cuando en compañía de su hijo Ricardo de doce años, se dirigían a la iglesia.

Salió de Cuba, por causas personales en 1962 por vía legal. Ejercía el periodismo, era abogado, poeta y soñador. El “guajiro” Negrín, como se le conocía en Estados Unidos, vivía modestamente y ayudaba a los emigrados cubanos, era reconocido y respetado en la comunidad.

Creía, que en cualquier lugar del mundo se podía luchar por un ideal. Residía en Union City, Nueva Jersey, que era uno de los cubiles de los violentos, allí instaló su oficina, donde mantenía el Programa Cubano de Ayuda. El 25 de marzo de 1979, le colocaron una bomba en ese local, que fue atacado varias veces por el grupo terrorista Omega 7.

Además, Eulalio recibía llamadas telefónicas donde lo amenazaban, le decían: “te queda poco” o le ponían para que escuchara  el tic tac de un reloj, que le anunciaba la inminencia de su muerte. Recibió incluso una tarjeta timbrada con el logo de Omega 7, que decía: “Para que te acuerdes de tus amigos te quedan 2 meses y 5 días”. Él pidió protección para su vida a las autoridades norteamericanas y estas –en componenda con los terroristas- hicieron caso omiso. Los ejecutores materiales y los promotores intelectuales fueron detenidos cinco años después, por haber realizado otros actos de terror y en el proceso judicial, reconocieron haberlo ultimado.

En su último viaje a Cuba dejó un testamento donde pedía que en caso de morir su cuerpo reposara en su Patria. En la despedida de duelo en su  pueblo natal de Juan Gualberto Gómez, Matanzas, René Rodríguez Cruz, entonces presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, ICAP,  dijo: “A la Patria, una vez marchado de ella, solo se vuelve con la honra del deber cumplido”.

Su hermana, en su último viaje le había pedido que se quedara en Cuba y él con convicción le respondió: “Mi lucha es allá, y no creas, para vivir allá, como yo vivo, hay que tener bien puestos los pantalones”.

Otros participantes en las conversaciones con las autoridades cubanas fueron asesinados, como el emigrado Rafael Correa y el periodista Manuel de Dios Unanúe, que ejercía en la ciudad de Nueva York.

El acercamiento continuó, el terrorismo y la intolerancia fueron vencidos y en abril de este año, se efectuará la 4ta conferencia, que contará con la participación de emigrados cubanos residentes en 124 países y como homenaje a las víctimas de la violencia, existen 166 asociaciones de cubanos residentes en 79 países, la sangre de ellos no se derramó en vano.

Foto de portada: Getty Images/ Archivo.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: