TI.NA, Trump y el coronavirus

Compartir

Por Geraldina Colotti.

Hay un enemigo común detrás del coronavirus, y se llama TI.NA. Un acrónimo femenino con mandíbulas de tiburón que, desde la década de 1980, ha arrojado las palabras pronunciadas por Margaret Thatcher, entonces primera ministra británica: There is Not Alternative, No hay alternativa. Un cabestro al que se han adaptado las izquierdas moderadas en Europa, haciéndose cómplices del ataque global llevado a cabo por el gran capital contra las conquistas de las trabajadoras y los trabajadores. Un ataque cuyas consecuencias son visibles para todos hoy, incluso si faltan las herramientas para que los sectores populares comprendan que sí existe la alternativa, y ahora es una cuestión de supervivencia.

Esto han manifestado, en Italia, aquellos trabajadores que participaron en la huelga general, organizada por el sindicato de base USB. Una «huelga por la vida», practicada concretamente en aquellos sectores obligados a producir a pesar de que no existe una necesidad real, y simbólicamente apoyada por aquellos que, por otro lado, están proporcionando servicios esenciales. Estos sectores se unieron mostrando carteles en la web o deteniéndose por un minuto, mientras que los otros que ya están en casa, se manifestaron con una «marcha digital», difundida por la página Facebook de la organización Poder al Pueblo.

Una huelga por la vida que, a pesar de no haber involucrado a las grandes masas, registró una participación significativa. Sobre todo, tenía el mérito de indicar un problema común a todos los países capitalistas, que colocan la ganancia de unos pocos antes de la vida de quienes la producen. «Todo irá bien si defendemos los derechos de los trabajadores», fue de hecho la entrega de la huelga, a la que se unieron trabajadores metalúrgicos registrados en el sindicato FIOM de Lombardía, la región en el centro de la pandemia.

Una consigna que agregó una aclaración necesaria a la retórica del gobierno que asegura: «Todo irá bien», mientras que las muertes aumentan a un ritmo de más de 700 por día. El 27 de marzo, en Italia, el número de infecciones parece haber disminuido ligeramente (66.414), pero no las muertes, que son 9.134, y podrían ser muchas más porque hay personas que mueren en sus hogares y no son reconocidas cómo víctimas de la pandemia. En España, el virus se está extendiendo con una rapidez similar (más de 60.000 infectados el 27 de marzo, casi 5.000 muertos).

La mitad de los infectados del mundo (450.000) están registrados en Europa. Los muertos son 25.000. Pero mientras tanto, Estados Unidos, en solo 15 días, superó a China por número de infecciones, debido a la obtusa y grotesca actitud de Trump, emulada por sus clones, en Brasil o en el Reino Unido. En un país donde si no puede pagar, te muere, es fácil predecir cuáles serán las proporciones de la catástrofe.

Esto se ha visto en Italia, donde en diez años los “gastos” por la salud pública se ha reducido en un 50% en beneficio del sector privado. Y, en los Estados Unidos, los economistas estiman que el número de personas que buscarán beneficios de desempleo o ayuda del gobierno podría ascender a 4 millones.

Pero, mientras tanto, el presidente de EE.UU. incluso anunció que planea reabrir las fábricas para Semana Santa… Y, para desviar la atención del desastre que se está preparando para el pueblo estadounidense, ha anunciado otra agresión contra Venezuela declarando, con la habitual arrogancia imperialista, de haber puesto una recompensa para matar el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello y otros líderes del gobierno bolivariano.

El grotesco vaquero de la Casa Blanca considera al venezolano un «estado narco-terrorista». Y solo una prensa subordinada y coludida como la europea ha podido captar la noticia sin notar el púlpito del que proviene el sermón: proviene del presidente del principal país consumidor de drogas y el principal financiador de todas las operaciones desestabilizadoras, pasadas y presentes, llevadas a cabo dentro y fuera del continente latinoamericano.

La confesión pública hecha a una radio colombiana por un oficial desertor venezolano, Cliver Alcalá, habría sido suficiente para explicar el concepto con un ejemplo concreto. El personaje, que vive en Colombia y que ha decidido difundir las declaraciones para proteger su propia seguridad, ha confesado la compra de un gran lote de armas para llevar a cabo ataques contra líderes chavistas, que se tendrían que concretar en estos días, aprovechando la situación de emergencia por coronavirus.

Las armas, dijo el desertor, se compraron a través de una compañía estadounidense en nombre del «autoproclamado presidente interino» Juan Guaidó y con el evidente respaldo del gobierno colombiano. ¿Y de dónde vienen los millones de dólares para comprar esas armas? De los bolsillos de los venezolanos, como informó Fundalatin a las Naciones Unidas. La ONG ha pedido al organismo internacional que trabaje para poner fin a las medidas coercitivas unilaterales, denunciadas como crimen de lesa humanidad, impuestas por Estados Unidos a países que, como Cuba y Venezuela, no se someten al nuevo «consenso de Washington».

Según la voz de su secretario general, Antonio Guterres, la ONU ha pedido que termine «la locura de la guerra» y que se suspendan los conflictos. ¿Es esta la respuesta de Trump? ¿Es esta la respuesta de aquellos países europeos que han legitimado el teatro indigno del «autoproclamado», exponiendo al pueblo venezolano, que ya ha sido tan golpeado, a una pandemia global como la del coronavirus?

Durante la entrevista con la radio colombiana, el desertor Alcalá recibió una llamada telefónica de sus jefes estadounidenses que probablemente habían decidido deshacerse de él, y que por esto lo han incluido en la lista de «sancionados», y que intentaban silenciarlo nuevamente.

El desertor dijo que tenía miedo de ser víctima de un «falso positivo», una práctica utilizada en Colombia para hacer creer que personas asesinadas por paramilitares o la policía eran «terroristas», y así aumentar el negocio de la «seguridad», reprimiendo el conflicto social. Prueba de ello son los asesinatos de ex guerrilleros y líderes sociales cada día.

La confesión del ex oficial antichavista confirma lo que el gobierno bolivariano ha denunciado en todos los organismos internacionales acerca de los planes desestabilizadores de la extrema derecha, provenientes de Colombia y financiados por los Estados Unidos. Planes que son aún más criminales en un momento tan trágico para toda la humanidad.

La intención de Trump y la banda de ladrones que conforman la extrema derecha venezolana es, de hecho, evitar que las empresas internacionales negocien con Venezuela, bajo pena de incurrir en las fuertes sanciones previstas en caso de «narcoterrorismo».

There Is Not Alternative, no hay alternativa al capitalismo, querían que creyéramos. Que esta pandemia esté demostrando exactamente lo contrario es, por supuesto, un peligro gigantesco para el imperialismo, ya que desde esta crisis global se puede poner en marcha una perspectiva de transformación radical en todo el mundo.

Una vez más, se debe tratar de debilitar la resistencia indomable del pueblo chavista. A pesar de la guerra multifacética que ha enfrentado el socialismo bolivariano en los últimos años, el comportamiento adoptado por el liderazgo chavista de Maduro está, de hecho, en los niveles más altos de sabiduría política frente a esta tragedia mundial.

El pueblo venezolano, consciente y organizado por su partido, se ha unido más y fortalecido. A diferencia de lo que sucede en los países capitalistas, él sabe que no está expuesto a la arbitrariedad de la élite, sino que es el motor principal de la «democracia participativa y protagónica» contemplada en la constitución. Esto claramente emerge hoy y enfurece al vaquero del Pentágono y sus lacayos.

El coronavirus, dijo el vicepresidente ejecutivo Tareck el Aissami, retomando las palabras del presidente Maduro, compara dos modelos. Por un lado, está el sistema capitalista, que privilegia las ganancias y no la vida, que niega la gravedad del problema para proteger los intereses del gran capital internacional. Por otro lado, «existe la visión socialista, que se centra en el ser humano, el hombre, la mujer, la familia».

De hecho, en Italia, un retraso culpable debido a la presión de los industriales y comerciantes ha llevado a esta dramática situación. No en vano, el centro de la pandemia se encuentra en las regiones del norte que, en los últimos años, han sido las más devastadas por la xenofobia y la incompetencia de la derecha y la aquiescencia del Partido Demócrata, o por incompetentes que consideran la lucha de clase como arqueología.

En cambio, la explosión del coronavirus trae los problemas a sus raíces: a la materialidad del trabajo, a la necesidad de planificar la economía y poder reconvertirla en momentos de emergencia como este. Por el contrario, como denunciaron los trabajadores de La Spezia durante el programa facebook de Giorgio Cremaschi (coordinador de Poder al pueblo), en las fábricas de material de guerra el trabajo continúa.

Gracias a la ambigüedad de los decretos gubernamentales, para justificar el mantenimiento de las actividades de producción, y también en condiciones que no permiten la aplicación de medidas de protección contra el virus, las empresas pueden declarar llevar a cabo actividades esenciales solo con una autocertificación, avalada por los prefectos. ¿Para quién sería «esencial» el gasto militar si no fuera para proteger los intereses del gran capital internacional?

Regiones enteras en Italia sobreviven gracias a la economía de guerra, mientras que el pueblo de los “sin derechos” muestra carteles en las ventanas preguntando al gobierno cómo pueden comprar comida en cuarentena si no tienen dinero. Aquí no hay CLAP como en Venezuela, ni el pueblo tiene la formidable organización territorial del PSUV en Venezuela que actúa sobre el tejido social más frágil. Los bajos subsidios prometidos por el gobierno italiano no se sabe cómo y cuándo llegarán, y ciertamente no protegerán a los inmigrantes y trabajadores informales.

Alessandro Mustillo, del Frente de la Juventud Comunista, escribe en su perfil Fb: “El gobierno no ha previsto ni financiado ninguna regulación específica para los alquileres de viviendas, que continúan funcionando como si nada hubiera pasado. Necesitamos un salario y un ingreso de cuarentena que sean financiados con impuestos obligados de grandes activos, con impuestos extraordinarios a las multinacionales de comercio electrónico y por aquellos que están haciendo dinero en este momento de emergencia».

Primero los trabajadores, dice el gobierno bolivariano, primero la protección de las comunas, de la pequeña producción directa, del trabajo informal. No a los despidos y desalojos. Prohibición absoluta a las compañías de comunicaciones de cortar los servicios a los ciudadanos. Y ya, en Venezuela, los servicios son prácticamente gratuitos. Pero, ahora más que nunca, nadie tiene que quedarse atrás.

La búsqueda del bien común, en el socialismo, no es retórica, sino una dialéctica fructífera entre los intereses generales y los intereses del individuo como ser social. “No vinimos a dar lo que nos queda, sino a compartir lo que tenemos. Todos ofrecen lo que tienen adentro», dijo el jefe de la misión médica cubana que acaba de llegar a Italia. Médicos, no bombas. Una visión que Cuba siempre ha perseguido, a pesar del terrible bloqueo que está experimentando.

Y los militares que se ven en la calle en Venezuela tienen una función completamente diferente a la de defender los intereses de los sectores dominantes, como sucede en Europa o Estados Unidos: «No somos mercenarios de ninguna potencia extranjera», dijeron los líderes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana rechazando «la declaración extravagante y extremista de Trump contra Venezuela».

Después de reafirmar la lealtad de los 5 cuerpos que componen la FANB, garantizaron la máxima vigilancia frente a los ataques de la extrema derecha en un momento tan delicado para el país, concluyendo: “El imperio norteamericano y sus aliados no doblegarán nuestra dignidad y la decisión irrevocable de ser libres, soberanos e independientes».

Un mensaje que los pueblos de todo el mundo están recopilando estos días al firmar llamamientos o enviar mensajes de protesta contra las medidas coercitivas y unilaterales de Trump y sus ladrones. No Más Trump. Este podría ser el buen momento para enviarlo al basurero de la historia.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario