Un nuevo capítulo en la historia de amor de Trump y Bolsonaro

Para la más reciente reunión entre el presidente Donald Trump y su homólogo brasileño Jair Bolsonaro, se ajusta muy bien el adagio popular que enuncia “Dios los cría y el diablo los junta”, solo que, en esta ocasión, lo que une a ambos mandatarios es un acuerdo bilateral de defensa que busca “mejorar o suministrar nuevas capacidades militares” para las dos naciones.

El pacto se concretó, cuando este domingo en Miami, Bolsonaro y el almirante Craig Faller firmaron el convenio, este domingo, en la sede del Comando Sur, que dirige las operaciones militares de Estados Unidos en el Caribe, Centro y Sudamérica.

La posibilidad de negociar nuevos pactos de cooperación en seguridad y defensa entre Brasil y Estados Unidos estaba pendiente en la agenda de ambos gobiernos, sin embargo, se trata de acuerdos que no entran en vigor de forma inmediata sino que requieren aprobación legislativa.

Inglaterra, Francia y Alemania son países con los que se alcanzó semejantes entendimientos sin llegar a materializarse.

Un día antes de la firma ,Trump recibió a su mayor admirador en la residencia y club de golf Mar-a-Lago en Palm Beach. Allí, el tema central volvió a ser Venezuela, su apoyo a  Juan Guaidó y su  odio acérrimo a Nicolás Maduro, quien aseguró el viernes en Caracas que la reunión entre Trump y Bolsonaro era parte de un plan de Estados Unidos para desatar un conflicto en Venezuela y justificar una intervención militar.

Luego de ocupar la silla presidencial, la obsesión de Bolsonaro ha sido la de arremeter contra los gobiernos de Venezuela y Cuba, olvidando que los 20 000 médicos cubanos que viajaron a Brasil, atendieron a más de 113 millones de personas, entre ellos –según el propio Gobierno brasileño– a 60 millones de pacientes que nunca tuvieron acceso a la atención médica.

La adoración irracional profesada por el “Trump del trópico” tiene mucho que ver con las ventajas que la alianza trae para Brasil. De concretarse el acuerdo los productos brasileños tendrían representación en otros 28 países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Brasil no es miembro del bloque, pero fue designado por Estados Unidos como un “aliado preferencial extra-OTAN”, desde que el inquilino de la Casa Blanca otorgó el ansiado estatus a esta nación y ambos firmaron un acuerdo de salvaguardias tecnológicas que permite el uso de la base de Alcántara para el lanzamiento de cohetes estadounidenses.

El onírico romance entre ambos presidentes podría verse afectado. Más allá de la eventual falta de ratificación de alguno de los Congresos, el desembarco chino en la región en la industria de las telecomunicaciones, con el ingreso de la compañía china Huawei para operar la tecnología 5G, es un «impedimento» importante para la cooperación militar, según publicó la agencia Reuters y confirmó el diario argentino La nación, después que el Gobierno de EE.UU. acusara al gigante tecnológico chino de crimen organizado y conspiración para robar secretos comerciales.

Una vez más la paronoia del gobierno es incontrolable.

PGS/RL/ Foto de portada: Alan Santos/ EFE.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: