Argentina y Cuba: Hermandad de ida y vuelta

Por Julieta García Ríos.

Fidel, hablo en nombre de nuestras familias, de nuestros hermanos, de los niños y niñas que serán sanados y le devolveremos la sonrisa, de las familias que no tiene para pagar medicinas y nosotros se las llevaremos en nombre de su pueblo, de las madres que nos esperan contentas, porque esta medicina les devolverá la esperanza de no ser olvidadas… Fidel, hablo en nombre de los silenciados, de los desaparecidos. Hablo en nombre de América Latina y el mundo que sigue recibiendo la medicina de Cuba de manera solidaria…”

Con esas palabras el argentino Nicolás Kessler agradecía al líder histórico de la Revolución Cubana la oportunidad de formarse como médico y firmaba así el compromiso de servir a su pueblo.

Para Nico—como le coreaban sus amigos ese día que en representación de los egresados manifestaba su gratitud—la ceremonia de graduación es inolvidable. Como inolvidable es suestancia en la isla caribeña y en el Complejo Escultórico Ernesto Che Guevara, que guarda los restos del Guerrillero Heroico y el de sus compañeros caídos en Bolivia.

En la Santa Clara liberada por el Che, Nico se formó escuchando las historias de la huella del médico y guerrillero en la central provincia cubana. Cinco décadas después, en ese territorio, el futuro doctor combinó los estudios médicos con el trabajo comunitario en los barrios y escuelas. Conoció de nuestra historia y mártires. También quedó prendada en su memoria la imagen del Che junto a Camilo Cienfuegos.

De regreso a su natal Córdoba en Argentina, las cosas no resultaron como esperaba. A su esposa Martina Cossío, uruguaya a quien ama desde sus días en la ELAM, no le aceptaron el título cubano y debió esperar cinco años para revalidarlo. Mientras tanto,él trabajaba en lo que apareciera. Ahora ambos laboran en el Sanatorio Allende, clínica privada donde ella hace la especialidad de Pediatría y él en Terapia Intensiva.

No es el sitio donde imaginé trabajar al volver de Cuba, pero las condiciones del sistema de salud de mi ciudad así lo imponen”, confiesa.

También en la clínica el aprendizaje es rico. En un futuro podré combinar en mi accionar como médico la experiencia de los dos sistemas de salud y tomaré lo mejor de ambos. Lo haré guiado siempre del concepto del prestigioso médico argentino René Favaloro —padre de la cirugía cardiovascular conocida como bypass coronario— quien expresó: En cada acto médico, debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales, entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad”.

La pandemia en cifras

Al cierre del miércoles 29 de abril fueron confirmados 158 nuevos casos de Covid-19 en Argentina. Con esos registros suman 4.285 personas positivasen el país, de los 1.310 se recuperaron y 214 los fallecidos.

En medio de las intensas jornadas laborales Nico hace una parada para darnos detalles de lo que acontece en la provincia de Córdoba.

Este miércoles llegó a 279 la cifra de personas enfermas por el nuevo coronavirus en Córdoba. De ellos 100 se recuperaron, 104 se encuentran con tratamiento ambulatorio con aislamiento domiciliario, 61 están internados en centros hospitalarios y 14 fallecieron».

A 15 kilómetros de distancia está el hogar de Nico del hospital en que trabaja junto a su esposa. En tiempos de pandemia la pareja se traslada en automóvil, para así evitar el uso del transporte público y un posible contagio.

La pandemia impone nuevas rutinas: uso de barbijo (nasobuco), lavado frecuente de manos y uso de alcohol en gel. Cambiarse de ropa en el lugar de trabajo. Tomar todas las medidas de protección al estar en contacto con los pacientes. A la salida del hospital, salen sin la ropa de trabajo obviamente, pero antes de entrar al hogar la descartan para ser lavada, se bañan y solo así saludan a su familia.

“Al principio acostumbrarme dio trabajo, hoy ya es un hábito normalizado”, afirma.

Cuenta el médico argentino que, desde mediados de marzo, el presidente y su gobierno decretaron la cuarentena obligatoria para toda la población. “Eso ha permitido: disminuir los contagios, enlentecer el proceso de transmisión, aplanar la curva de contagio y dar tiempo al sistema de salud de prepararse de la mejor forma posible para cuando lleguemos al pico de infectados, poder dar respuesta a la demanda asistencial”.

— ¿Cómo quedó el sistema de salud a la salida de Macri?

— Históricamente la salud pública nunca fue prioridad de la agenda de numerosos gobiernos con techos neoliberalistas. Con el gobierno saliente, tocó fondo, al considerar que era un gasto. Hoy día, el actual gobierno invierte en el sistema de salud pública, y un claro ejemplo son las medidas tomadas para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

La pandemia pone al descubierto las debilidades del sistema capitalista dominante y las consecuencias del abandono y despreocupación hacia el sistema de salud. Cuando todo pase debemos repensar una sociedad donde la salud no forme parte del negocio de los mercados. De ello se han dado cuenta hasta los más poderosos del mundo, quienes ven ahora su supervivencia amenazada”.

— ¿Cuál es la situación en Córdoba?

— Aparentemente la situación está controlada, dado este aplanamiento de la curva de contagios. Lo cual da tiempo a las diferentes provincias y a sus centros de salud, tanto públicos como privados en responder con testeos, tratamientos ambulatorios y losaislamientos correspondientes

— La propagación ha sido lenta…

— Sí, gracias a las medidas tomadas por el gobierno lo cual demuestra que fue una buena decisión política.Un ejemplo para la región y el mundo.

—¿Cómo enfrentan la Covid 19 en el Sanatorio Allende?

— Se testean casos sospechosos, según resultado y evolución del paciente reciben tratamiento ambulatorio, internación si lo requiere. Hemos diagnosticado 32 casos hasta ahora

— ¿Hay algo que te llame la atención?

— En nuestro centro estamos extrañamente sorprendidos porque en estos momentos nos preparamos para lo peor, y sin embargo producto de la cuarentena, realizada de forma temprana por el gobierno, se logró detener al mínimo el pico de pacientes contagiados. La mayoría de los centros estamos con pocos pacientes. Esperamos con mucho temor la llegada de innumerables enfermos, esto genera mucha ansiedad en todo el personal de salud porque la situación futura es una interrogante.

— ¿Cómo te sientes en esta situación?

— Preocupado, con mucha tensión, stress. Pese a lo estricto que soy con la prevención, temo de regresar todos los días con el virus a casa y contagiar a mi familia.

Por otra parte me siento identificado y respaldado por las medidas tomadas por el gobierno. Sé que no ha sido una tarea fácil. El sistema neoliberal presiona día a día para romper con la cuarentena y abrir las compuertas al mercado y al flujo de la economía, hoy paralizada por priorizar la salud».

“Al mercado no le interesan las vidas, solo interesa vender y tener ganancias. Hoy está en juego, la vida vs las ganancias de las empresas”.

Aquel verano de 2012, en su ceremonia de graduación, Nico reconoció el gesto de Cuba de llevar la medicina a América Latina y el mundo. Transcurrido ocho años de su graduación, en tiempos de pandemia la Mayor de la Antillas sufre con mayor intensidad el Bloqueo Económico y Financiero, y aun así hoy 1.218 profesionales cubanos de la salud salvan vidas en Italia, Principado de Andorra, África, Reino de Qatar, en América Latina y el Caribe.

Mientras tanto, autoridades argentinas han mostrado interés en que un contingente de «batas blancas» llegue para sanar a la Patria de Nico, la Patria del Che, de quien aprendimos el internacionalismo como máxima.

La noticia alegra al médico cordobés. “Es algo lindo. Viví años en Cuba, conozco a los cubanos y su calidad profesional. Es gratificante saber que vendrán médicos a combatir la pandemia aquí. A ellos podrían direccionarlos estratégicamente a los lugares de realidades más difíciles, dando así un gran soporte a nuestro sistema de salud”.

Cuenta Nico que esa noticia generó grandes polémicas en Argentina. “Muchos se preguntan si de verdad hacen falta o si detrás de todo esto hay algún negocio, algún beneficio, ese es el razonamiento de los interesados que no comprenden de solidaridad, de internacionalismo. Si la brigada fuera de Europa o de Estados Unidos, nadie cuestionaría nada, pero como es Cuba todo hay que explicarlo”, opina.

Hace años un médico argentino fue a Cuba. Pronto de allá llegarán cientos de médicos. Esa relación de ida y vuelta,une desde entonces a Argentina y Cuba”.

RL/ Fotos: Gentileza del entrevistado.

Foto de portada: Nicolás Kessler y la uruguaya Martina Cossío en en Santa Clara, el día de su graduación.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: