Canadá: La ideología neoliberal está privando a la población de tratamientos médicos de COVID / Gobierno niega la entrada a médicos cubanos

Compartir

Imagen: Chrystia Freeland, Viceprimera Ministra de Canadá

El mundo ha enloquecido. De hecho, el mundo ha estado desbocado durante décadas, pero COVID-19 ha puesto al descubierto para todas las pretensiones, los cuentos de hadas de los políticos, las traiciones socioeconómicas y geopolíticas y el derramamiento de sangre de los superpoderosos. También proporciona el pretexto ideológico para la expansión masiva de las pandemias ya en curso, en particular la intensificación de los flagelos de hace tiempo tales como la PANDEMIA DE LA POBREZA, la DESCOMPOSICIÓN DEL ESTADO y la MANÍA DE CAMBIO DE REGIMEN. Han causado y generarán exponencialmente más sufrimiento y muerte que COVID. Sea como fuere, COVID explota y expone los efectos debilitantes en nuestra infraestructura sanitaria actual y sistemas económicos/sociales de estas pandemias de ingeniería multimillonaria.

La degradación del aparato de políticas y servicios públicos está hecha por el hombre y es deliberada; ha dado lugar al debilitamiento de su capacidad para luchar contra COVID. Este pandemonio está ocurriendo, no sólo en el extranjero sino también en nuestras propias ciudades, las Primeras Naciones, nuestras comunidades rurales, nuestros suburbios y nuestros hogares de cuidados a largo plazo. Un atributo positivo de COVID es que hace resplandecer mil millones de velas brillantes en el vaciamiento, en beneficio de unos pocos, de nuestra salud colectiva y de otras instituciones esenciales para la vida.

La Dama de Hierro Margaret Thatcher y Ronald Reagan, a instancias de los súper ricos y poderosos, lanzaron el programa neoliberal de desmantelamiento de los tejidos sociales y económicos de los continentes. Los Bush, los Clinton, Tony Blair, Stephen Harper y Barack Obama y sus multimillonarios patrocinadores aceleraron este proceso y lo agravaron con guerras interminables, revoluciones de color alucinantes y operaciones ilegales de cambio de régimen. La Dama del Óxido Chrystia Freeland, de facto la primera ministra de política exterior de Canadá, hizo suya esta guerra ideológica y la llevó a alturas vertiginosas.

¿Por qué Dama-del-Óxido-Chrystia-Freeland, alguien podría preguntarse? Porque todo en lo que se mete se convierte en óxido y polvo. Y ella se mete mucho, en su país y en el extranjero. Vamos a contar los modos.

Chrystia Freeland bloquea a un equipo de médicos cubanos para que no puedan venir a las Primeras Naciones de Manitoba para proporcionar asistencia médica de emergencia a esos pueblos originarios. Esto, a pesar de que las comunidades de las Primeras Naciones están drásticamente desatendidas, quedando así con pocas defensas contra el virus. Según un jefe de Manitoba, «Canadá no tiene suficientes trabajadores sanitarios para mitigar la propagación del COVID-19 y para hacer frente a los próximos casos en las comunidades de las Primeras Naciones». El pretexto de la Sra. Freeland para su bloqueo: «El sistema de atención de la salud del Canadá, que cuenta con destacados profesionales de la salud, tiene la capacidad de hacer frente a este extraordinario desafío».

Las Primeras Naciones saben que las declaraciones de Freeland son manifiestamente engañosas. El sistema de salud ya es incapaz de atender a la población en general y COVID-19 se convertirá en un agudo problema humanitario para sus pueblos, dado que su esperanza de vida y otros indicadores sociales ya son mucho peores que el promedio del Canadá. La diputada Niki Ashton se encarga de Freeland. «Las Primeras Naciones no están recibiendo el apoyo que necesitan», dice. «A algunas comunidades les están sacando los médicos. Muchos no pueden hacer las pruebas medicales. Otros necesitan hospitales de campaña urgentemente. No hay tiempo para esperar». La Reconciliación Nacional del Primer Ministro Trudeau, tal y como la entrega Freeland, va por delante de la negligencia voluntariosa.

El Interferón Alfa 2B de Cuba es una medicina probada para el tratamiento de COVID-19. Es un contribuyente clave para el exitoso logro de China con el Coronavirus y se utiliza con efecto positivo en Italia y muchos otros países del mundo. Sin embargo, Canadá sigue afirmando que no hay cura para COVID-19. ¿Por qué el Primer Ministro Justin Trudeau, la Sra. Freeland y la industria farmacéutica canadiense y americana, con la ayuda de la necrolítica cámara de eco que son los medios de comunicación, pontifican que no hay cura, mientras que rechazan el Interferón Alfa 2B? Porque la Gran Farma quiere la exclusividad de las vacunas COVID-19 con patentes de décadas de duración, todo esto mientras que les llevará de 12 a 18 meses desarrollarlas. Esto permitirá a los farmacéuticos llenar sus bolsillos de seda con decenas de miles de millones de dólares, al tiempo que aumentará enormemente la riqueza y el poder de los hiper-ricos, permitiéndoles una vez más aplicar la máxima «no se debe permitir que ninguna crisis tan rica quede sin explotar». ¿Por qué privar a los Canadienses del Interferón Alfa 2B, un tratamiento que salva vidas, ya que Canadá podría rápidamente elaborar un acuerdo conjunto con Cuba? ¿Por qué el tándem Trudeau/Freeland es tan adverso a Cuba de repente? Mas una relación vital es oxidar, si no morder el polvo, en el altar de las sanciones de los EE.UU.

¿Ni la Dama del Óxido Freeland ni el Primer Ministro Trudeau están llamando a la cábala de la Casa Blanca en contra del bloqueo de equipos vitales para combatir el Coronavirus en Cuba? ¿Por qué están avergonzando a todos los canadienses al ser silenciosos y cómplices del asedio de EE.UU. a Cuba, bloqueando la entrada de alimentos y todo tipo de productos vitales para entrar o salir de Cuba? Desde que Justin Trudeau se acobardó para dar marcha atrás después de elogiar a Fidel Castro cuando murió, nuestro Primer Ministro ha estado a disposición de Washington. Ese día, la política exterior de Canadá, tal y como la diseñó Pierre Trudeau entre otros, murió.

Un amigo venezolano me dijo lo siguiente. El mundo está en profunda tristeza y desorden porque el COVID-19 envió a la tumba a 54.000 personas en todo el mundo y destruyó la economía del planeta. Pero parece que a nadie le importa que las sanciones de EE.UU. enviaron a sus tumbas al doble de personas de un solo país pequeño llamado Venezuela, y simultáneamente destrozaron la economía de ese país. El virus pandémico de Venezuela, el que nos está matando, se llama Estados Unidos y los que ayudan a propagar el virus son los que apoyan a Estados Unidos, especialmente Canadá y el Grupo de Lima.

Chrystia Freeland, bajo las órdenes de los capitanes de la industria, la minería y las finanzas, ha sido la directora de la Orquesta del Grupo de Lima y de la Locura de Guaidó. Mientras Trump se muestra apático con respecto a COVID-19 y trata desesperadamente de desviar la atención amenazando con fuego y azufre a Venezuela con buques de guerra, aviones de combate, drones que escupen la muerte y facsímiles de Bahía de Cochinos de un buque de ataque naval paramilitar disfrazado de crucero, Dama de Óxido Chrystia Freeland le anima y trabaja duro para apretar la soga alrededor de los cuellos de todos los venezolanos; agravado por su apoyo a la negativa del Fondo Monetario Internacional de prestar a Venezuela los fondos cruciales que necesita para defenderse de COFID-19. Sus acciones y la aquiescencia de Trudeau aseguran que «Del Polvo Eres y Al polvo Volverás» de los Venezolanos ocurra prematuramente.

Justin Trudeau y Chrystia Freeland han impulsado la opresión de los Palestinos mediante el apoyo absoluto al régimen israelí de apartheid sionista y el intento de silenciar a la oposición de los derechos humanos, en Canadá y en el extranjero, incluyendo el apoyo al atroz bloqueo de la entrega de equipos de COVID para salvar vidas en Gaza. Freeland oculta el asesinato por Arabia Saudita de decenas de miles de Yemeníes (más de 100.000 muertos en la guerra, más 85.000 niños muertos por malnutrición, con otros 14 millones de Yemeníes al borde de la hambruna, según la ONU). Estas horribles cifras ni siquiera tienen en cuenta los mortales estragos que COVID-19 causará en estas poblaciones tan debilitadas. Chrystia Freeland también alimenta la ignominiosa dictadura del crimen contra la humanidad que es Arabia Saudita, suministrando recursos de Export Development Canada (nuestros impuestos en marcha) y aprobando contratos de máquinas de matar. Este es el régimen que, no lo olvidemos, es también uno de los arquitectos del actual colapso drástico de los precios del petróleo que está paralizando la economía de Alberta. ¿Cuándo llamará el primer ministro de Alberta Jason Kenny a Freeland y Trudeau sobre esto? No lo hará, por supuesto, porque él y los líderes de Arabia Saudita están hechos de un tejido similar.

La Dama del Óxido Chrystia Freeland elige la ideología en lugar de la cordura económica y la capacidad de tratamiento médico que se necesita urgentemente, precisamente en el momento en que COVID-19 está en su peor momento. Sus acciones a los niveles internacional y nacional están socavando algunos de los loables esfuerzos que su propio gobierno está haciendo para luchar contra COVID-19. El Primer Ministro Trudeau tiene una decisión que tomar.

Por Pierre LeBlanc

Tomado de Resumen Latinoamericano

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: