Comercio y empleo, víctimas de la Covid-19

La pandemia de la Covid-19 tiene dramáticas secuelas sanitarias, pero también afectan al empleo y comercio a nivel mundial.

El nuevo coronavirus provoca la restricción de las transacciones comerciales hasta el 32 por ciento, según estimación de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Tal estadística refleja que las actividades exportadores e importaciones están a la baja en todo el planeta, afectado por la inédita expansión y mortalidad del nuevo coronarivus que, salvando las distancias, trae al recuerdo lo que ocurrió sobre todo en la vieja Europa, hace siglos, con las entonces llamadas “pestes”.

Sin embargo, la Covid-19 irrumpió cuando la humanidad confiaba como irrepetibles tales adversidades, gracias a los adelantos de la ciencia y la tecnología.

Incluso cuando cientos de millones de humanos son vacunados para evitar enfermedades, algunas de ellas desaparecidas en varias latitudes del planeta.

Vivimos en un mundo en que hoy podemos transmitir un mensaje instantáneo dese una remota localidad y que llegue casi en tiempo real a megaurbes como Nueva York, Nueva Delhi o la vieja Londres.

Pero con casi igual velocidad se transmite el nuevo coronavirus, que tiene a Estados Unidos, en particular, su manzana empresarial, Nueva York, como epicentro de la pandemia.

Estados Unidos reportó el sábado un total de 19 mil 882 fallecidos confirmados, con lo que supera a Italia (19 mil 468) y se confirma como el país más afectado por la nueva enfermedad.

Para la que se precia ser la más potente nación del planeta, y la que tiene a su haber el mayor número de premios Nobel en Medicina, el número de contagios es de 514 mil 415, casi un tercio del total de 1,7 millones de afectados en todo el mundo.

Como para confirmar la gravedad de la situación en ese país, el presidente Donald Trump aprobó la declaración de desastre para el estado de Wyoming, con lo que por primera vez en la historia del país todos los estados de la Unión están en situación de desastre simultáneamente.

Ello tiene un impacto duro en el empleo en el país que predomina en la economía mundial. De hecho se multiplican las filas de personas que solicitan fondos de subsidio por desempleo en Estados Unidos.

Las imágenes de televisión, al menos desde Florida, muestran a personas usando mascarillas, pero aglomeradas a la espera de que la burocracia responda a sus necesidades, con el SARS-CoV-2 latente entre la multitud.

Ello no ocurre solo en Estados Unidos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calculó que las medidas de contención alrededor del mundo afectan a alrededor del 81 por ciento de la fuerza laboral mundial.

La OIT prevé que la crisis sanitaria internacional elimine 6.7 por ciento del total de horas trabajadas en el mundo, lo que equivale a 195 millones de trabajadores a tiempo completo durante el segundo trimestre de 2019.

Resultan augurios preliminares, pero lo cierto es que la pandamia avanza, incluso con mayor ímpetu en el denominado “Primer Mundo”.

Quizás asociado a los modelos de consumo de la etapa actual y ¿final?  del capitalismo, depredador no solo de los recursos naturales del planeta, sino también de la especia humana.

OOL/RL

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: