Covid-19 en Cuba: La vacuna de ahora es la protección

Compartir

Por Yaimi Ravelo/ Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 28 de abril de 2020.- Muchos países apuestan por encontrar lo antes posible  una vacuna específica para eliminar el nuevo coronavirus. En la conferencia de prensa que ofrece el Ministerio de Salud Pública de Cuba, el Dr. Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología explicó que ante el largo proceso que conlleva obtener una vacuna disponible para todos, hay que protegerse para reducir al mínimo la incidencia de esta enfermedad. 

Países como China, Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña y Rusia, son los que más se acercan a tener en un menor periodo de tiempo un candidato vacunal definitivo. Los científicos cubanos también trabajan arduamente para una vacuna de producción nacional.

Pero en lo que coinciden la mayoría de los países según el Dr. Francisco Durán, es que la vacuna para curar la Covid-19 podría estar disponible para el próximo año.

Ante la alta transmisibilidad de este virus es importante ir adquiriendo una cultura de protección que permita reducir al mínimo los casos en la Isla. Aunque a los cubanos les resulte desagradable por su idiosincrasia, el uso del nasobuco, saludar sin besos, «es importante incorporarlo en el actuar cotidiano como se introdujo el uso del condón en un momento determinado para prevenir el VIH». Pues explicó el Dr. Durán que el VIH es un virus también reportado como pandemia, el cual aún no tiene una vacuna para su cura, han sido las medidas de protección las que han permitido que las personas dejen enfermar por el VIH. Hasta tanto no exista una vacuna para la Covid-19, como no existen para otras enfermedades a pesar de los esfuerzos, «lo mejor es prevenir y protegerse», señaló el especialista cubano.

Respecto a la situación epidemiológica de Cuba, se reportó al cierre del día (27 de abril a las 11:59 PM), 3.330 pacientes hospitalizados, de ellos 53 en vigilancia, 2.475 sospechosos y 802 son confirmados positivos para el Sars Cov-2. En las áreas de atención primaria permanecen 6.742 personas en vigilancia. Se reportaron también 1.859 pruebas diagnósticas realizadas, de las cuales 48 resultaron positivas, acumulando así un total de 1.437 casos de Covid-19 diagnosticados en Cuba. De los 48 nuevos casos reportados 33 son contactos de casos confirmados, en 15 se intensifica la búsqueda de la fuente de infección; y 28 de estos nuevos casos fueron asintomáticos en el momento del diagnóstico. La provincia que sigue reportando mayor cantidad de casos es La Habana (26 de los 48 nuevos casos) y acumula un total de 603 casos diagnosticados.

De los 1.437 casos positivos en Cuba, al cierre de este parte 790 tienen una condición clínica estable (el 55% del total de casos), 50 pacientes de alta en el día, por lo que suman 575 los recuperados (40% de los casos diagnosticados), 58 fallecidos, 7 en estado crítico y 5 graves. Los profesionales de la salud luchan por mejorar el estado clínico de estos pacientes en las terapias intensivas.

Sobre cómo pudiera afectar la Covid-19 en la esperanza de vida en Cuba, el Dr. Durán afirmó que puede incidir, pero que son las enfermedades crónicas no transmisibles las 10 primeras causas de muerte que influyen en la esperanza de vida al nacer en la población cubana.

El Dr. Francisco Durán también explicó que para cortar la transmisión del virus, es de vital importancia la información que aportan los casos confirmados, mientras reporten de manera fidedigna la cantidad de personas y en los lugares que pudo hacer contacto, se tiene mayor control de la transmisión, ya que permite buscar todos los casos posibles en un grupo de riesgo. En el caso de Cuba el método es, una vez diagnosticado el caso positivo para la Covid-19, se buscan todos los contactos posibles mediante las acciones de control de foco, se ingresan en hospitales y centros de aislamientos, donde se hacen los estudios para descartar la enfermedad. Y en los grupos de contactos que además presentan síntomas son automáticamente declarados sospechosos e inician protocolo de tratamiento.

Precisó el Dr. Durán en esta conferencia respecto a los términos de pico y meseta, que el pico del comportamiento de la enfermedad es una cifra elevada en un momento determinado, aunque se pueden tener varios picos en dependencia del comportamiento del virus y la meseta responde a una estabilidad en las cifras del gráfico, un comportamiento poco variable por varios días. Específicamente en Cuba los gráficos muestran la curva por debajo del pronóstico favorable, el control de esta curva dependerá mucho del cumplimiento de las medidas de protección por la población cubana.

Foto de portada: AP. 

Vea detalles del parte del MINSAP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: