Cuba: Compartir médicos, vida

Por Orlando Oramas León.

Son geografías distintas y distantes. Venezuela, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Granada, Dominica o Surinam, entre otras naciones de este lado del mundo. 

Togo y Angola, del otro lado del Atlántico, en África. Al norte, en Crema, Lombardía y Turín, Piamonte, en Italia, adonde llegó la víspera una segunda brigada médica cubana compuesta por 21 médicos, 16 enfermeros y un coordinador logístico.

Bienvenidos a Torino. Gracias Cuba”, se leía en una gigantesca manta en la pista del aeropuerto Turín-Caselle, donde les esperaban las máximas autoridades de la región.

Los antillanos, como muchos otros de sus compatriotas desplegados en esas distintas y distantes geografías, forman parte del Contingente Henry Reeve, creado por Fidel Castro para atender situaciones de emergencia sanitaria provocadas por epidemias o desastres naturales en el mundo.

Antes probaron su valía y la nobleza de la idea en otras tierras lejanas: Pakistán, Sri Lanka, Indonesia, Chile, Ecuador,  Guinea, Sierra Leona, Liberia, entre otros países y misiones para salvar vidas frente a terremotos, tsumanis, deslaves o epidemias como el dengue y el ébola.

La génesis de la creación de este humanitario contingente fue la situación sanitaria creada en Estados Unidos a consecuencia del huracán Katrina, en agosto de 2005.

Fue uno de los más destructivos y el que causó más víctimas mortales de la temporada ciclónica en el Atlántico de ese año. Se trata del huracán que ha provocado más daños económicos, así como uno de los cinco meteoros más mortíferos, de la historia de Estados Unidos.​

El líder de la Revolución cubana ofreció al gobierno del país norteño el concurso del Contingente Henry Reeve, que lleva el nombre de un joven estadounidense que se destacó en el campo de batalla y dio la vida por la independencia de Cuba frente al colonialismo español.

Washington, prepotente y ciego de odio, rechazó la oferta pese a la difícil situación de comunidades pobres, sobre todo en Nueva Orléans  y otras localidades.

Ahora, con la coyuntura de la Covid-19 hay una veintena de brigadas médicas de ese destacamento enfrentando la enfermedad en diversas latitudes. Aquella primera avanzada que no pudo curar a las víctimas estadounidenses del Katrina hoy se ha multiplicado.

Antes que la pandemia se desatara Cuba prestaba cooperación médica a 59 países. Togo, por ejemplo, no estaba en esa lista. Hoy son más.

Compartimos con otros pueblos atención médica, vida, escribía al respecto en su cuenta de Twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

RL/ Foto de portada: Twitter.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: