Cuba: Entrega Universidad de Matanzas al sector salud máscaras biodegradables de protección contra Covid-19

Compartir

Dice una conocida pieza del refranero popular que “la necesidad hace parir hijos machos”, y de esos Cuba está repleta. El bloqueo económico y financiero de Estados Unidos ha impuesto una dinámica no solo de resistencia sino de búsqueda de soluciones.

De ahí que un equipo de investigadores del Centro de Estudio de Fabricación Avanzada y Sostenible (CEFAS), de la Universidad de Matanzas, a 100 kilómetros de La Habana, acabe de idear y crear máscaras de protección que donarán a las autoridades sanitarias para la lucha contra la pandemia de coronavirus, según dio a conocer la Agencia Cubana de Noticias.

Con un diseño sencillo, en el que se utilizan impresoras 3D, se obtiene un producto de fácil ensamblaje que posibilita esterilización. Ya se entregaron las primeras unidades confeccionadas con un material biodegradable, gracias a la inventiva de estos investigadores y la colaboración de colegas de Brasil, Canadá y Alemania.

Historias similares hay disímiles acerca de piezas de repuesto para equipos que dejaron de funcionar hace años, hoy vitales en la economía del país. La filosofía es que en la Isla nada se bota, todo sirve, desde un auto Chevrolet del año 1950, hasta una lavadora soviética marca Aurika, cuyos motores sirvieron alguna vez para fabricar ventiladores, licuadoras…

En el caso de las máscaras, Ramón Quiza Sardiñas, director del CEFAS, declaró a la ACN que se tomó un diseño disponible en Internet, al cual se le hicieron algunas modificaciones mínimas por razones técnicas, y el material de impresión empleado es el poliácido láctico o PLA, una especie de plástico de origen orgánico.

Esa universidad ha logrado otros adelantos, como el diseño y fabricación de implantes de cráneo usando también la impresión 3D, elaborado por los especialistas del CEFAS que ahora logró las máscaras.

Cada una de estas máscaras protectorastiene tres componentes básicos, lo que se imprime es la parte frontal, además requiere un elástico como sostén, y una lámina de acetato, explicó el también doctor en ciencias.

Cuentan con dos impresoras 3D, un par de rollos de PLA donados por amigos canadienses y alemanes, y gracias a esos donativos pueden imprimir unas 20 o 30 máscaras de protección, que estarán a disposición de las autoridades del sector de la Salud, quienes determinarán dónde darles un mejor uso en la batalla contra el SARS Cov-2, señaló Quiza Sardiñas.

Fabricar estos medios mediante impresión 3D da una ventaja grande, porque resulta más sencilla cualquier modificación que recomienden los médicos, gracias a su diseño flexible, comentó el director de esa institución, enfocada en técnicas aplicadas a la industria, desde la digitalización hasta la inteligencia artificial, y entre sus líneas estratégicas se incluye el desarrollo de materiales y equipamiento biomédico.

LG/RL/ Foto de portada: AP.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: