Cuba evita peor escenario la Covid-19 pese a del bloqueo de EEUU

Por Orlando Oramas León /RL

Cuba despliega estrategia  y esfuerzos para adelantarse y evitar el peor momento de la Covid-19, pero sus empeños podrían ser más eficientes si la isla no estuviera bajo el férreo bloqueo de Estados Unidos.

Hace unos días el gobierno de Estados Unidos indicó que la política de cerco contra el pequeño y vecino país tiene total vigencia, y de hecho Washington lo ha arreciado pese a la pandemia de la cual Cuba no escapa.

El Departamento de Estado, además, confirmó que Cuba fue excluida de un paquete de ayuda humanitario destinado a repartir 508 millones de dólares entre 106 países para el combate a la enfermedad y el desarrollo económico.

Recientemente La Habana denunció la imposibilidad de adquirir ventiladores pulmonares previamente contratados a dos firmas que fueron adquiridas por una empresa estadounidense.

Resulta un  hecho cotidiano en la historia del bloqueo,  que durante las últimas seis décadas se construyó con el propósito de provocar carencias, privaciones e incluso el hambre y enfermedades entre los cubanos.

Ocurre con dispositivos e insumos que se precisan, por ejemplo, en los hospitales cardiológicos infantiles, pero también obliga a Cuba a adquirirlos en latitudes más lejanas y con costos agregados.

Ello, en las desiguales condiciones de este país, cuyas finanzas son perseguidas y los inversionistas extranjeros sujetos a sanciones de EE.UU., resulta una carga adicional que dificulta los esfuerzos para contener a la Covid-19.

La campaña del gobierno de Estados Unidos va también contra la cooperación médica cubana al atacar a los profesionales de la salud que por estos días ofrecen sus servicios contra la Covid-19 en 20 países.

Contra la enfermedad Cuba desplegó su potencial médico y científico, mientras implementó medidas oportunas para el distanciamiento social y cortar los contagios.

En ello participa el Sistema de Atención Primaria, por el cual el médico y la enfermera de la comunidad están al tanto y se ocupan de la situación sanitaria a nivel local.

También están los centros de aislamiento, la red de hospitales y la ampliación de las capacidades de camas en terapia intensiva, como parte de todo un plan nacional de enfrentamiento a la Covid-19.

“Ciencia y conciencia son nuestra fuerza”, declaró la víspera el presidente, Miguel Díaz-Canel,  jornada en la que cumplió 60 años.

En entrevista al portal web Cubadebate, el mandatario reiteró que el  plan de respuesta al nuevo coronavirus puede adelantarse al peor momento y evitarlo.

No obstante, acotó, es necesaria una mayor responsabilidad de las personas sin percepción del riesgo que conlleva la enfermedad causada por el virus SARS-Cov-2.

Las máximas autoridades del país insisten en todos los escenarios posibles en la importancia de asumir con disciplina las medidas adoptadas para evitar más contagios en Cuba.

Igualmente, destacan el esfuerzo de científicos y personal sanitario para enfrentar la pandemia en un escenario doblemente complicado por el impacto del bloqueo de Estados Unidos y las acciones de ese país de evitar el acceso a equipos médicos necesarios.

Foto de portada tomada de

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: