Cuba protege a sus embarazadas frente a la COVID-19

Mientras en el mundo los sistemas de salud colapsan y muchos grupos vulnerables quedan desprotegidos ante la pandemia provocada por el nuevo coronavirus, en Cuba se toman todas las medidas para evitar el incremento excesivo de casos confirmados de COVID-19 y asegurar el tratamiento a todos los grupos poblacionales.

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) trabaja constantemente para que los servicios de salud sexual y reproductiva, y por ende la atención a embarazadas, no sufra ninguna modificación. A pesar de la situación generada por el virus, las mujeres en período de gestación siguen recibiendo los cuidados, consultas y análisis que el sistema médico les garantiza de forma gratuita en cualquier circunstancia.

El Ministro José Ángel Portal Miranda informó en conferencia de prensa que, a pesar de las medidas tomadas para disminuir los servicios asistenciales y las aglomeraciones consecuentes, se mantienen todas las consultas de la atención materno infantil. “Las embarazadas tienen un respaldo en sus cuidados, y están establecidos los protocolos para ellas en caso de que alguna pueda enfermarse”, declaró.

Además, los hospitales dedicados a la atención de la COVID-19 articulan todo lo necesario para proteger la atención especializada a posibles futuras madres contagiadas. Por ejemplo, en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, centro líder en el enfrentamiento a la pandemia en la isla, se destinaron camas y salas específicas para este grupo de riesgo.

De acuerdo con Manuel Romero Placeres, director del centro,durante la fase previa a la entrada del virus, en la institución habanera se habilitaron un total de 160 camas para recibir a los enfermos. “Nos estamos preparando también para recibir casos de niños o embarazadas que puedan tener sospecha de esta enfermedad. Tenemos dispuestas 20 camas para estos grupos, el resto es para pacientes adultos, hombres y mujeres que puedan padecer la COVID-19”, aseguró.

En tanto, el ministro de salud agregó que la mejor medicina para las embarazadas es cuidarse, evitar el contacto con personas de riesgo y no salir de casa, salvo por requerimientos médicos.

En Cuba, gracias al Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) y al sistema de atención primaria sobre el que se sostiene, los cuidados a embarazadas y lactantes están garantizados. Todas las futuras madres reciben seguimiento durante el embarazo y los recién nacidos, hasta el primer año de vida.

El sistema de cuidados a las embarazadas incluye consultas semanales en el área de salud, análisis y ultrasonidos trimestrales y atención especializada de nutrición, psicología, ginecología y genética.

Mientras en el mundo, según advierte el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la actual crisis sanitaria afecta gravemente el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, y aquellas que se encuentran embarazadas, temen por su salud a la hora de asistir a controles o se quedan sin servicios; Cuba gestiona el enfrentamiento a la pandemia sin abandonar a los más vulnerables.

AT/RL/ Foto de portada: ACN.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: